El 012 para mujeres maltratadas en Madrid se queda sin atención

Este grupo de mujeres ha querido aprovechar la celebración del Día Mundial Contra la Violencia de Género para denunciar que el nuevo servicio que ofrece el teléfono del 012 es insuficiente.

25 nov 2013 en Actualidad - Lectura: min.

psicólogos
Foto: Psicóloga Jennifer Lampre
La empresa que gestiona este servicio telefónico contra la violencia de género ha decidido prescindir de todo el equipo de psicólogas que desarrollaban esta ayuda dentro de la Comunidad de Madrid. El grupo de mujeres trabajaba conjuntamente desde hacía más de 7 años, ejerciendo las funciones de atención y asesoramiento a las víctimas y contando con una excelente formación específica en el ámbito de la violencia de género.

De ahí que ninguna de las afectadas pueda comprender la no subrogación de su contrato de trabajo, que tal y como ha indicado la nueva empresa concesionaria del 012, Sertel, ésta ya no estaba supeditada a una renovación directa de su puesto de empleo. Las 9 psicólogas que se han quedado sin trabajo han querido aprovechar la celebración del Día Mundial Contra la Violencia de Género para denunciar que el nuevo servicio que ofrece el teléfono del 012 descuida y desatiende en la mayor parte de los casos el amparo de las personas maltratadas y la atención pertinente hacia sus familias.

¿Un servicio indebido e insuficiente?

Así han definido las 9 psicólogas a la nueva prestación del servicio telefónico del 012, que actualmente es realizado por otro equipo de trabajo. Muchas de las llamadas, según han opinado las pertenecientes a este grupo de mujeres, quedan desatendidas por no descolgar el teléfono o son derivadas a otros recursos de la comunidad. Por el contrario, la empresa Sertel ha asegurado que el servicio de atención a las víctimas de la violencia de género sigue funcionando con igual profesionalidad.

Nuevo contrato laboral y peores condiciones

Tal y como establece el convenio en este tipo de situaciones, Sertel debía mantener al menos el 90% del personal que trabajaba en el 012 antes de hacerse efectivo el traspaso. Sin embargo, las cláusulas para conservar una subrogación directa de dichas trabajadoras rescindieron sorprendentemente durante la concesión. Por este motivo, Sertel ofreció a las 9 psicólogas un nuevo contrato de trabajo que, tal y como han explicado las afectadas, eliminaba por completo muchas de las condiciones y de las calidades laborales que hasta la fecha habían permanecido en su puesto de trabajo. Al no querer aceptar las nuevas circunstancias de contratación, la empresa decidió prescindir de la actividad de estas nueve personas, entre las cuales se encuentran una mujer de baja por maternidad, una mujer embarazada y una trabajadora con reducción de jornada por cuidado de menores.

Deja tu comentario

Comentarios (2)

Si te ha interesado, aquí tienes más