Baja autoestima y carencias afectivas

Realizada por Natalia. 29 oct 2016 5 respuestas

Hola, ante todo muchas gracias por leerme y ayudarme a través de su profesionalidad, consejos y palabras.
Voy a intentar esbozar mi historia de vida de la manera más breve posible, por si sirve para hilar mis conductas o sentimientos.
Soy una chica de 30 años. Siempre fui una niña con mucha bondad y muy tímida de cara a las relaciones sociales, pero con una fuerte personalidad. Mi infancia la recuerdo como una de las mejores etapas de mi vida. El único factor que quiero recalcar de ella, es que mi madre estaba enferma y aunque nos lo intentaban ocultar, resultaba evidente que operación tras operación iba degenerándose su salud. Lo más impactante para mí fue verla muy enferma luchando por vivir a nuestro lado. Para más impacto, dicha enfermedad la heredé. Enfermedad rara y cancerígena, donde salen tumores en todos los órganos vitales del cuerpo, la única cura es su extirpación, en operaciones muy peligrosas, muy largas y muy frecuentes.
Pre-adolescencia: mi vida dio un giro de 180º. Enfermé y perdí la visión total de uno de mis ojos. Esto supuso un fuerte buying durante varios años en el colegio, hecho traumático que me marco de por vida.
Adolescencia: mi madre de nuevo tuvo varias recaídas, tras doce veces operada durante su vida del sistema nervioso central, por médicos que no conocían dicha enfermedad ni su tratamiento, dejándola secuelas irrecuperables. Recuerdo que mi hermano y yo nos despedimos de ella, ella lloraba y no entendíamos porque, tras un mes en la uci, volvimos a verla; era otra persona, lo cual generó en mi un gran rechazo hacia ella: estaba hinchada, no pudo volver a andar, una sonda la alimentaba, tuvo que volver a aprender a comunicarse y un largo etc.
Comencé a tener grandes ataques de ansiedad y pánico. Solo salía de casa para ir al colegio o instituto. No me relacionaba con nadie más, no contaba a nadie lo que sucedía ni como me sentía, todo era un secreto en nuestro hogar. Con 13 años asumí el papel de madre (cocinaba, limpiaba, cuidaba a mi madre que era dependiente total) mi adolescencia fue truncada, tuve que madurar a pasos acelerados, pero seguía manteniendo esa inocencia característica en mí.
Juventud: a los 19 años conocí a un chico del que me enamoré locamente y él de mi (mi primer amor). En esos dos años fui muy feliz, él me llenaba y me daba vida. Pero de nuevo mi vida cambió de repente. Tenía 21 años y mi abuela, la persona que nos había criado, con la que tenía la conexión más fuerte que nunca he tenido, enfermó. En un mes el cáncer se la llevó. No podía creer lo que estaba sucediendo. Lo que más me hace sentir hoy en día culpable fue que durante ese mes que estuvo ingresada diciendo adiós a su vida, no permanecí a su lado todo lo que me hubiese gustado, mi madre estaba cada día más enferma y yo no podía creer todo lo que estaba sucediendo, no lo aceptaba.
El chico con el que estaba, me dejó, puesto que él vivía en otra ciudad en ese momento y nuestra relación, según él: no iba a funcionar, cuando todo era ‘perfecto’. Tras fallecer mi abuela, mi madre no pudo despedirse de ella ni ir a su funeral. A los 3 meses, estábamos mi hermano y en casa cuidándola y escuchamos que se atragantaba, estaba en la cama y había estado todo el día con fuertes dolores de cabeza diciendo que se moría, algo que no logramos asimilar. Al ir corriendo a la habitación la vi dormida, la moví, la hablé pero no respondía. Llamé a la ambulancia y no llegaba, mi padre ese día estaba trabajando, nuestros vecinos justo a esas horas no estaban y nuestra vida se truncó para siempre. Nuestra madre falleció, sin podernos despedirnos de ella, sin volverla a ver. Incluso un chico al que conocí durante esos meses, desapareció para siempre, sin explicaciones, sin volver a tener ninguna señal ni contacto de él.
Fueron unos días durísimos, pero lo duro vino después. Mis días comenzaron a volverse muy negros. Me daban unos ataques de pánico tremendos que no me dejaban salir de casa, ni permanecer sola en ningún lugar, ¡ni en mi propio hogar!. Necesitaba la protección de cualquier persona, me sentía sola, desamparada, muy triste, sentía que me iba apagando y no encontraba sentido a nada, un miedo enorme a vivir me inundaba cada día.
Un amigo íntimo, se fue acercando a mí y surgió entre nosotros una relación, la cual duró casi cinco años. Y el cual me hizo volver a ver el sentido a la vida. Pero esto no duró demasiado, pues la relación comenzó a convertirse en una relación altamente tóxica: recibía insultos muy graves por su parte, perdió el respeto hacia mí, intentó agredirme en varias ocasiones y comenzó a pasar por una mala etapa en la que ni a su familia ni a mí, dejó que le ayudásemos y nos hizo mucho daño. Finalmente me dejó, seguimos siendo amigos , pero en la actualidad no he vuelto a saber nada de él, hace poco cortó la comunicación de manera radical y yo no volví tampoco a comunicarme con él, porque recibí faltas de respeto muy graves en su conducta.
Fabriqué una dependencia emocional, comencé a conocer chicos para olvidarme de él. Además, siempre he sido una chica que si cualquier chico la da cariño o presta atención, en seguida me encanto por ellos o me ‘enamoro’. Esto no se si puede deberse a una carencia afectiva o falta de afecto. No logro encontrar respuestas.
A raíz de este hecho, intenté conocerme a mí misma, a romper mis miedos, las barreras que no me dejaban conocerme ni acompañarme. Poco a poco pude ver que podía estar sola en mi hogar, incluso caminar por la calle y disfrutar de momentos en soledad, tan necesarios e imprescindibles, que nunca antes había vivido. Fue muy motivador para mí y comencé a sentirme muy bien conmigo misma. Aun así sentía una parte de mi vacía y aún no tengo respuestas para comprender que puede ser.
Hace año y medio, otro acontecimiento marcó mi vida. Tuve un recaimiento en mi enfermedad, ni mi padre ni yo asumimos lo que estaba ocurriendo, aun sabiéndolo. En mi comunidad autónoma nunca me han hecho los controles de protocolo y obligatorios de esta enfermedad y así fue que enfermé. Estuve un mes y medio en casa con fuertísimos dolores de cabeza, vomitando 12 veces al día, encontrándome las 24 horas del día mareada y acudiendo a urgencias, los cuales nunca me hacían pruebas y solo me daban un diagnóstico: tienes piedras en el oído o vértigos. Por fin a un médico se le iluminó una luz y me hicieron una resonancia magnética: tumor de 6 centímetros en el cerebelo con hidrocefalia.
Acudí de urgencias al único hospital donde eran expertos en el tratamiento de esta enfermedad, desplazándome a otra comunidad autónoma y sin ayuda administrativa de ningún tipo. Ingresé de urgencias en un estado de alta gravedad. Estuve a punto de fallecer. Después de un mes ingresada y de someterme a numerosas pruebas médicas y una operación de 12 horas de duración, fui recuperándome poco a poco: comencé a comer, a recuperar los diez kilos que había perdido, a aprender a caminar de nuevo y a aprender a mirar la vida con otro prisma. Me sentí muy querida y arropada por mi familia (mi padre, hermano y unos vecinos, cuya unión es muy fuerte entre nosotros) y por mis amigos, los que me dieron fuerzas para seguir luchando, ya que a los 4 meses me volvía a someter a otra delicada operación de 12 horas con la extirpación de 5 tumores. En la actualidad, me encuentro muy bien, plenamente recuperada, aunque con algunas secuelas. Mi concepto de vida cambió, al estar al borde de la muerte y luchar para seguir viviendo. Hoy en día soy una persona que acabó sus estudios de magisterio y la cual está preparando unas oposiciones para ejercer de la profesión que desde niña soñó.
Pero hay días que siguen haciéndose cuesta arriba. En los que no me siento una persona completa: no soy independiente (pues vivo con mi padre y mi hermano los cuales amo con locura y ellos a mí), actualmente no tengo trabajo, no tengo coche, no tengo pareja o hijos, no tengo todas aquellas cosas materiales con las que la gente se siente pleno y feliz y con las que nos tortura esta sociedad consumista y materialista en la que vivimos. Pero sí que tengo el amor más puro y real (el de mi familia, amigos y mis dos perros).
Aun así, me sentiría plena pudiendo desempeñar un trabajo y ganándome la vida, cosas que hasta ahora ha sido muy complicada y he ido tirando con trabajos temporales que he encontrado. Hay días en los que siento un vacío interior y una soledad constantes, donde me gustaría recibir un abrazo, un beso, una caricia y donde siento que tengo falta de afecto físico. De ahí que con cualquier chico que se me arrime, me enloquezco rápidamente. Y cuando me doy cuenta de la realidad (me ‘quieren para un rato’ o para pasarlo bien) vuelvo a sentirme aún más vacía y sola.
Necesito que me den alguna recomendación para cambiar mis pensamientos, transformar mi vida a la positividad y la luz o me recomienden algún tipo de libro de autoayuda que pueda leer. Ya que necesito alguien que me guie. Estoy sintiendo que me estoy encontrando a mí misma (tarea complicada), me estoy planteando el valor que tiene la vida y lo importantes y esenciales que son las pequeñas cosas que nos parecen insignificantes, pero que nos dan la vida (respirar, comer, dar un paseo por la playa, charla con una amiga, darte una ducha, ver volar a los pájaros, escuchar llover, etc). Valoro la vida, la cual es efímera, ¡ la muerte eterna!. Quiero vivir el aquí y el ahora, dejando que la vida fluya, desechando los lastres que me acompañan y mirando la vida con positividad, entusiasmo y plenitud, intentando disfrutar cada día del camino, porque aunque encontremos dificultades en él, la vida es maravillosa y fugaz, es un regalo.

Un abrazo enorme para usted que me está leyendo y mucha luz en su camino.
Gracias de corazón.

Temas relacionados

5 respuestas

  • Mejor respuesta

    Hola Natalia¡¡¡ Te he leído de principio a fin porque me ha cautivado tu fortaleza y tu capacidad de superación¡¡ Eres una maga de la Vida, nunca dejes de Creer en Tí. Eres Luz, eres Amor y has nacido para brillar, estás en CAMINO.

    Si me necesitas Silba. ENHORABUENA POR EL CAMINO RECORRIDO, ERES UNA VALIENTE....Y ESPÉRATE Y VERÁS...en ese camino de autodescubrimiento y crecimiento personal, aprenderás a AMAR-TE y tu Luz alumbrará un Mundo.

    Gracias también a Tí de Corazón, por lo que traes para aportar al Mundo en forma de Don. Te Maravillarás cuando entiendas que viniste a trabajar con tu capacidad de AMAR...Tarea complicada ....antes de parirte...un regalo, cuando lo hagas. Y LO HARÁS.

    Luz y Amor. Si necesitas guía, contáctame. El guión es tuyo ;-)

    Fuerte abrazo, y GRACIAS.
    Susana.

    Subido el 04 Noviembre 2016

    Logo Antahkarana Majadahonda

    13 respuestas

    12 valoraciones positivas

¡Explica tu caso a nuestra comunidad de psicólogos!

¿Cuál es tu consulta? Psicólogos expertos en el tema responden a tus preguntas.
Revisa si existen preguntas similares ya contestadas:
    • Escribe correctamente: evita errores ortográficos y no redactes con mayúsculas
    • Exprésate de forma clara: usa un lenguaje directo y con ejemplos concretos
    • Sé respetuoso: no uses vocabulario inadecuado y mantén las buenas formas
    • Evita el SPAM: no incluyas información personal (teléfono, e-mail, etc.) ni publicidad

    Si deseas un presupuesto haz clic aquí
    ¿Cómo quieres enviar tu consulta?
    Eliminar
    Nombre (será publicado)
    E-mail en el que recibir respuestas
    Para que puedan atenderte telefónicamente
    Para seleccionar expertos de tu zona
    Para seleccionar a los expertos más adecuados
    • 9550 psicólogos a tu disposición
    • 11550 preguntas realizadas
    • 46300 respuestas realizadas
    • Si has superado todo lo que cuentas, has demostrado con creces que eres una valiente y tu poder de resiliencia (capacidad para sobreponerte a todo tipo de contratiempos) es enorme. Te felicito. No necesitas ningún libro de atuoayuda en mi opinión. Tu biografía es ya un libro-ejemplo de superación.
      Nacimos solos y moriremos solos, por mucha gente que hubiera o haya a nuestro alrededor. Lo digo por lo que cuentas sobre tu dependencia afectiva cuando un chico se te acerca. No te obsesiones con esas relaciones y te entregues incondicionalmente y desde el primer momento.Podría ser contraproducente y la otra persona perder interés hacia ti. Los humanos somos así. Dá en relación a lo que recibas. Reciprocidad de sentido común.
      La vida es dura para todo el mundo. Tú has demostrado con creces que sabes sobreponerte.
      Ah! se me olvidaba. Para ser feliz no es imprescindible tener coche, hijos, o pareja. Sí es importante la salud, el trabajo (estás en ello), y tienes personas que te quieren (tu padre, tu hermano... )
      Ánimo y a seguir sacando y disfrutando de lo positivo y bonito de la vida

      Subido el 09 Noviembre 2016

      Logo Eloy Alcalá. Psicólogo Clínico

      16 respuestas

      15 valoraciones positivas

    • Hola Natalia,

      Gracias por confiarnos tu historia personal. Desde luego son muchas cosas duras las que has pasado a lo largo de tu vida. Todo ello es difícil de asimilar y es natural que a día de hoy todavía te pase factura y te haya afectado de varias maneras a tu día a día.

      Mi principal recomendación encaja perfectamente con tus deseos del último párrafo: aunque el pasado nos ha traído hasta aquí, tenemos que trabajar con el presente, día a día, para aprender a disfrutar de cada momento y a cambiar aquellas partes de nuestra vida que no nos gusten y nos hagan sentir mal. El mero hecho de que hayas llegado a esta conclusión y te hayas marcado este propósito ya es muy valioso, por lo que no dudes en avanzar desde ahí.

      Sin embargo, con toda la historia vital que tienes detrás, es muy posible que ese objetivo de vivir en el presente te resulte complicado, por lo que mi recomendación es que pidas ayuda a un profesional que te ayude paso a paso en esa tarea y te dé cierta perspectiva sobre tu vida. Un buen profesional te ayudará a aprender a disfrutar de tu día a día, a desarrollar las habilidades que necesites para buscar empleo o cualquier otro objetivo que desees, a pensar de una forma que te resulte útil y constructiva, etc. Todas estas son habilidades que se aprenden, aunque requieren práctica y compromiso.

      Si necesitas ayuda o más información consúltanos.

      Subido el 01 Noviembre 2016

      Logo Libertia Psicología

      45 respuestas

      32 valoraciones positivas

    • Has tenido un proceso emocionalmente duro y eso requiere de que te sientes para ponerlo en claro con distintas opciones terapeuticas, pero no lo dejes correr porque no ira a mejor.

      Puedes contactar con nosotros y trataremos el problema

      Un abrazo

      Subido el 01 Noviembre 2016

      Logo Dr. Jaume Guinot - Psicologia Granollers

      1724 respuestas

      7606 valoraciones positivas

    • Buenas noches, Natalia.

      Debo reconocer que tu relato me ha impactado profundamente. Creo que has vivido situaciones muy tristes en tu vida que te han hecho perder a mucha gente que quieres, y eso sin duda alguna, deja una huella. Con cada persona que perdemos, debemos desarrollar un Duelo.

      Soy Psicooncóloga y lamento muchísimo los problemas que te has encontrado desde la administración pública y el que no hayas podido acceder a un psicólogo especialista en Oncología que te ayudara a atravesar el camino que has recorrido.

      Tu necesidad de sentirte útil y de conseguir un trabajo estable y preferiblemente de la profesión que tanto amas, creo que es totalmente normal, pero tal vez deberías ver este periodo de tiempo que se sucede entre el final de tus estudios y el hallar tu trabajo vocacional, como una manera de conocerte mejor y descubrir quién es la nueva Natalia que ha sabido sobrevivir a todos los sucesos negativos que te han ocurrido.

      Si lo deseas, puedes contactar conmigo. La terapia que realizo es toda online por lo que no hay problemas del lugar de residencia. Será un placer para mi ayudarte.

      Un abrazo, Elena.

      Subido el 01 Noviembre 2016

      Logo Cuidado-Psicológico  Psicooncóloga y Psicología Clínica

      40 respuestas

      63 valoraciones positivas

    Preguntas similares Ver todas las consultas