Amor y pretensión

Todo lo que se hace por amor sólo puede tratarse con amor.

11 MAR 2014 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Amor y pretensión
Todo lo que ocurre y se mantiene por amor sólo puede resolverse con amor.

Los hijos comparten por amor las tramas de la familia. Y recordemos, por si se nos pasa por alto, todos somos hijos. Luego viene lo de ser padres y abuelos, pero primero y sobretodo somos hijos.

A primera vista puede parecer de otra manera pero sólo desde la familia se puede encontrar la solución. Y es en la profundidad de todas las familias donde se encuentra el agua necesaria para la vida tranquila y para que la vida germine en su plenitud.

La razón por la que un ser humano se vuelve malvado en el transcurso de su vida sólo se puede encontrar en el vínculo con sus antepasados. Aquí es donde se encuentra el amor y donde las personas comparten. Sólo en el terreno del vínculo amoroso se pueden solucionar las tramas.

La ira y el desprecio no son la solución pues funcionan a modo de goma elástica. Puede parecer que se ha solucionado pero luego te da en la cara.

El amor que siente un hijo por su familia es algo inmenso. Dará la vida por su familia sin pensarlo. El deseo de pertenecer a la familia se siente en cada fibra del ser. Un hijo comparte los destinos de la familia con el mayor de los agrados pues no percibe al otro como separado de sí y desea fundirse con él.

Cuando se acepta la Constelación Familiar, el amor ciego e infantil se transforma en amor adulto y consciente. Con este amor adulto se mira al otro en su destino y se respeta a ambos. La reverencia respetuosa es la expresión consumada de este respeto. Mediante esta reverencia se logra una distancia prudencial y la comunicación a nivel adulto.

Uno se encuentra con este amor adulto solo, como individuo con propia vida y destino. Por esa razón el vínculo ciego infantil es tan difícil de cortar. Funciona a modo de cordón umbilical y no se corta tan fácilmente. Este paso va siempre seguido de un sentimiento de culpa pues al cortarlo al otro también se le deja solo.

A veces es bueno fortalecer primero ese vínculo infantil, sobre todo en los casos donde hay alejamiento o sensación de abandono parental. El amor adulto sólo puede madurar lentamente. El descubrimiento del propio amor a los padres es bueno y curativo. Es un primer impulso para que el resto de pasos encuentren su camino.

La otra cara de este amor infantil es la pretensión. Viene a decir que cuando un hijo asume responsabilidades que lo colocan por encima de sus padres y se siente vanidoso por dicha carga. De adulto se somete a innombrables cargas y responsabilidades, exigiéndose siempre demasiado. En este tipo de constelaciones, donde abandonar la carga significa perder posición, es normal que se necesite mucho tiempo por lo que es recomendable darles fin cuando ya no evoluciona.

Tiempo. Ya se ha dado un impulso suficiente. Tal vez estén aquí las raíces del ego. Uno cree ser algo especial.

Cuanto más rápido se libere un ser humano de estos elementos extraños que ha arrastrado durante su vida, más posibilidades hay de reencontrar al niño inocente en su interior y simplemente ser ese niño para luego crecer con plenitud.

PUBLICIDAD

Escrito por

Brain's-Cf

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapias de pareja