MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Anclajes de PNL para la interacción con los demás

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

La PNL es muy empleada a la hora de proyectar conferencias o desarrollar importantes proyectos de comunicación.

11 may 2016 · Lectura: min.
Anclajes de PNL para la interacción con los demás

La Programación Neurolingüística (PNL) hace alusión a un modelo de comportamiento y comunicación que se basa en el desarrollo de técnicas para mejorar el rendimiento y conseguir nuestro objetivo. Estas técnicas aúnan lenguaje y mente, con el objetivo de posibilitar nuestra interactuación con los demás.

La PNL es muy usada a la hora de presentar conferencias o desarrollar importantes proyectos de comunicación, siendo un recurso sumamente empleado por la oratoria.

Siguiendo los preceptos de J. C. Richards y T. S. Rodgers, cuatro son los pilares que sustentan la PNL, a saber:

  • Establecer con claridad los objetivos a conseguir.
  • Desarrollar una comunicación que permita la interactuación con el público.
  • Tener capacidad para cambiar nuestro modo de comunicar hasta conseguir nuestro objetivo.
  • Prestar atención a la información que nos proporcionan los sentidos, sobre todo a aquella que no es verbal.

Para que tengamos éxito en nuestra interacción con los demás, nos servimos de anclajes, que no son más que estímulos que originan en nuestro interior sensaciones emocionales que nos posibilitan, o no, en el desarrollo de una determinada función. De este modo, contamos con anclajes positivos (confianza, alegría, seguridad) y negativos (miedo, inseguridad, ansiedad).

Creación de anclajes de PNL

Para poder sacarle el máximo partido a las estrategias de comunicación en nuestro día a día es importante crear anclajes efectivos que nos capaciten, y no nos limiten, para conseguir el efecto deseado. Los anclajes que podemos crear pueden ser auditivos (el recuerdo de una canción que nos guste, el sonido de las olas…), visuales (una fotografía, la sonrisa de nuestro hijo…), olfativos (el olor a café recién hecho…) o kinestésicos (sujetar un boli, apoyar las manos en la mesa…).

Su creación eliminará las sensaciones y emociones negativas cuando nos enfrentemos a la interacción con otras personas. Por ello su empleo es muy eficaz para llevar a cabo presentaciones, ponencias, discursos... También para enfrentarnos a una entrevista de trabajo. Incluso hay personas con fobia social que hacen uso de estos mecanismos para poder comunicarse con los demás.

De este modo, resulta sumamente útil que aprendamos a crear anclas que nos ayuden en nuestra vida. El mejor modo de hacerlo es asociando buenos recuerdos a nuestras sensaciones. Por ejemplo, tenemos que dar una conferencia en un auditorio repleto de competidores. Necesitamos demostrar confianza para poder defender nuestros argumentos con claridad y seguridad. No solo debemos hablar de manera serena y confiada; nuestro lenguaje corporal, nuestra conducta, debe evidenciar esa seguridad de la que queremos hacer gala. Una buena solución puede ser asociar esa sensación a una experiencia ya vivida, a un momento en el que hayamos experimentado esa emoción (cuando le hemos explicado a nuestro hijo cómo se hace un ejercicio, cuando hemos hablado con nuestra pareja sobre un tema que nos apasiona, etc.).

Cuando lo tengamos, tendremos que vincularlo a algún anclaje: sujetar un boli, mirar fijamente a los ojos de un compañero que nos acompañe… Mientras hagamos nuestra presentación, nuestra mente asociará ese momento con el otro, eliminando cualquier emoción negativa que podamos sentir, lo que nos capacitará para concentrarnos en nuestro objetivo.

Que necesitamos combatir la ansiedad que nos provoca hablar con alguien porque tenemos fobia social. Buscamos recuerdos o situaciones que nos transmitan serenidad y las asociamos a un ancla, por ejemplo, cruzar los dedos, clavarnos ligeramente la uña en el dedo, cerrar los puños… El caso es que ese mecanismo nos permita afrontar nuestra interacción con los demás con éxito.

psicólogos
Escrito por

Raquel Rodríguez

Deja tu comentario