Ansiedad y sus síntomas físicos: 5 Efectos de la ansiedad en el cuerpo

¿Cuáles son los síntomas físicos de la ansiedad? ¿Qué efectos tiene la ansiedad en nuestro cuerpo? Descubre cómo la ansiedad afecta a nuestro organismo y sus consecuencias a largo plazo.

13 OCT 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

La ansiedad y sus síntomas físicos

La ansiedad no solo afecta a nuestra salud mental. En muchos casos, este trastorno acaba afectando tanto a la mente como a nuestro cuerpo. De hecho, existen muchos síntomas físicos de la ansiedad que nos pueden ayudar a detectar que estamos ante un problema que debemos tratar. Los síntomas de ansiedad físicos pueden incluir problemas digestivos así como alteraciones en el sistema cardiovascular, urinario y respiratorio. Entonces, ¿Cuáles son los efectos de la ansiedad en nuestro cuerpo?

Síntomas físicos de la ansiedad

La ansiedad provoca tanto síntomas físicos y psicológicos. De hecho, la ansiedad sucede debido a que las personas se anticipan a las amenazas que podrían surgir en el futuro, de tal forma que nuestro cuerpo se prepara para un momento de ‘lucha o huida’ como si estuviéramos delante de un peligro inminente. Por lo tanto, nuestro organismo activa el corazón, los pulmones y los músculos para que estos estén listos para dar esta respuesta.

Este es el motivo por el que los síntomas físicos de la ansiedad son intensos y persistentes cuando identificamos este trastorno.  A pesar de que existen varios tipos de trastornos de ansiedad y por lo tanto las manifestaciones de la ansiedad pueden ser diferentes entre ellas, existen una serie de síntomas físicos que suelen ser comunes.

  1. Tension muscular: La tensión muscular suele implicar experimentar molestias tanto en la espalda como en el cuello. Este tipo de tensión asociada a los síntomas físicos de la ansiedad no disminuye a pesar de que la persona no se perciba como ansiosa en el momento, de hecho pueden persistir hasta en los momentos de relajación y de tranquilidad.
  2. Problemas digestivos: En el intestino también llegan los efectos de la ansiedad. Estos síntomas físicos de la ansiedad pueden tomar la forma de un malestar estomacal, así como de la presencia de náuseas, estreñimiento o diarrea. Los problemas digestivos pueden acabar teniendo mucho impacto en el día a día.
  3. Dolor de cabeza y mareos: La preocupación crónica propia de este trastorno puede llegar a convertirse en un dolor de cabeza muy persistente. Estos efectos físicos de la ansiedad pueden llegar a invalidar a la persona que lo padece, haciendo que este círculo vicioso alrededor de pensamientos y la angustia asociados a ellos se intensifique aún más.
  4. Nerviosismo: Otro de los síntomas físicos de la ansiedad más comunes es el nerviosismo. Esto también se puede traducir como irritabilidad o temblores.
  5. Fatiga: La preocupación crónica puede llegar a ser muy agotadora para aquellos que la padecen. De hecho, experimentar la ansiedad junto a sus síntomas físicos y psicológicos acaba resultando en una sensación de fatiga permanente. Además, otro de los efectos de la ansiedad es que este trastorno acabe afectando el sueño de las personas que lo padecen.
  6. Dificultad para respirar: El malestar general de la ansiedad también puede implicar un aumento de la frecuencia cardíaca, lo que también puede implicar experimentar cierta dificultad para respirar.

Estos son algunos de los síntomas físicos de la ansiedad más comunes. Si crees que experimentas muchas de estas señales junto a otros síntomas psicológicos de este trastorno, es importante que acudas a un profesional de la salud mental.

Principales efectos de la ansiedad en el cuerpo

¿Cuáles son los efectos de la ansiedad sobre el cuerpo?

A largo plazo la ansiedad, así como sus síntomas físicos y psicológicos, puede aumentar el riesgo de desarrollar afecciones físicas crónicas. Esto sucede ya que nuestro cuerpo al responder delante de la ansiedad libera adrenalina y cortisol, dos hormonas que participan en la sensación de estrés que experimentamos ante un peligro. En muchos casos, si este efecto sucede de manera puntual, puede ser una respuesta útil. Pero cuando estos efectos persisten a largo plazo pueden llegar a afectar muchas partes de nuestro organismo. Entre ellas, podemos destacar las siguientes.

  • Cambios respiratorios: Durante los síntomas de la angustia y la ansiedad, la respiración se vuelve rápida y superficial, lo que en psicología y medicina se denomina hiperventilación. Este tipo de respiración hace que nuestros pulmones puedan absorber mucho más oxígeno y este se transporte más rápidamente por todo el cuerpo. Cuando una persona lo experimenta de manera recurrente puede llegar a sufrir mareos, sensación de aturdimiento, hormigueos y debilidad.
  • Efectos en el sistema cardiovascular: Los síntomas físicos y psicológicos de la ansiedad puede provocar cambios en la frecuencia cardíaca. De hecho, esta aumenta, lo que implica que la circulación en sangre es más rápida. Cuando esto sucede acaba traduciéndose en que nuestros vasos sanguíneos se estrechen, lo que también afecta a nuestra temperatura corporal. De esta forma, el cuerpo suda para enfriarse y las personas suelen experimentar más frío de lo normal. Al experimentar estos efectos de la ansiedad a largo plazo, las personas pueden acabar teniendo más riegos de enfermedades cardíacas.
  • Función inmunológica deteriorada: A corto plazo, somatizar la ansiedad puede llegar a afectar nuestro sistema inmune. Esto sucede debido a que el cortisol, la hormona relacionada con los síntomas del estrés y la ansiedad, previene la liberación de sustancias que causan inflamación lo que se traduce en apagar aspectos del sistema inmunológico que luchan contra las infecciones que podemos padecer. De esta forma, otro de los efectos de la ansiedad a largo plazo es que las personas que la padecen pueden tener más resfriados, gripes y otros tipos de infecciones debido a este trastorno.
  • Cambios en la función digestiva: El cortisol también bloquea aquellos procesos de nuestro organismo que no se consideran esenciales en las situaciones de ‘lucha o huida’ delante de un peligro inminente. Entre ello, la digestión es uno de los más afectados por ello. Como resultado las personas con síntomas de ansiedad pueden llegar a experimentar náuseas, diarrea, entre otras afecciones digestivas.
  • Respuesta urinaria: Los síntomas de ansiedad y estrés también pueden aumentar la necesidad de orinar. De hecho, este tipo de efectos de la ansiedad suele ser más común en aquellas personas que sufren de fobias.

Las consecuencias de la ansiedad

Consecuencias físicas y psicológicas de la ansiedad

Si la ansiedad no recibe un tratamiento efectivo y acaba siendo crónica, la persona puede verse afectada en lo siguiente debido a sus efectos.

  • Depresión
  • Problemas digestivos
  • Insomnio
  • Experimentar dolor crónico
  • Dificultades con la escuela, el trabajo o la socialización debido a los efectos de la ansiedad
  • Pérdida de interés en el sexo
  • Trastornos por abuso de sustancias
  • Pensamientos suicidas

Como podemos observar, los efectos de la ansiedad pueden acabar afectando muchos ámbitos de nuestro día a día. Por ello, si te identificas con los síntomas físicos de la ansiedad, así como con los psicológicos, es vital la consulta con un profesional de la salud mental.

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

  • Glasover, D (2020). The Physical Symptoms of Anxiety. Very Well Mind. https://www.verywellmind.com/physical-symptoms-of-anxiety-1393151
  • Raypole, C (2019). Physical Symptoms of Anxiety: How Does It Feel? Healthline. https://www.healthline.com/health/physical-symptoms-of-anxiety  

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 1
  • Rocio gutierrez Frias

    Tengo mi niña de 16 años que padece de ansiendad y se pone muy malita la e llevado dos o tres veces plr urgencias y no me dicen nada solo diezepan cuando este peor y yo no se como reaccionar en estos casos no se que hacer ni donde llevarla, un consejo por favor

últimos artículos sobre ansiedad