Acceso centros Añade tu centro gratis

Atención a niños en situaciones de emergencia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Trabajar con niños en situaciones de emergencia es complejo por cuanto los menores pocas veces comprenden el suceso en sí. De ahí que la labor de los psicólogos sea tan importante.

14 DIC 2016 · Lectura: min.
Atención a niños en situaciones de emergencia

Cuando solo han pasado unos días desde los últimos atentados en Alepo, ante el horror y la tragedia que conllevan estos actos violentos, nos preguntamos cómo es el trabajo que realizan los psicólogos especializados en este tipo de emergencias, especialmente cuando tienen que enfrentarse al choque emocional de niños que lo han vivido en primera persona.

Los psicólogos de emergencia desarrollan su labor en situaciones de atentados, terremotos, naufragios, accidentes, suicidios… Todos recordamos su papel durante los atentados del 11M en Madrid o de la sala Bataclan en Paris, o cuando también tuvieron que consolar el dolor de las familias y amigos de los fallecidos en el avión francés siniestrado cerca de los Alpes, por citar solo algunos de los casos que más han conmocionado la opinión pública.

Estos profesionales trabajan directamente en el lugar del siniestro, donde atienden a los familiares, a los testigos y a aquellas víctimas conscientes de la situación que acaban de vivir. Su actuación, aunque pueda parecer discreta, es fundamental para la estabilidad emocional de los supervivientes y también de sus familiares; en muchas ocasiones no solo durante el suceso sino después del mismo, cuando se ha iniciado el proceso de duelo por la pérdida de los seres queridos.

Los problemas más frecuentes a los que tienen que hacer frente son ataques de ansiedad o de pánico, momentos de desesperación, comportamientos violentos o suicidas y estados de shock. Su delicado y paciente trabajo impide que los supervivientes se enfrenten solos a estas circunstancias y sepan afrontar el problema. Pero ¿qué sucede en el caso de los niños?

¿Cómo es la labor de los psicólogos de emergencias cuando los afectados son niños?

Trabajar con niños es muy diferente a hacerlo con adultos, aunque las terapias busquen lo mismo: recuperar la estabilidad emocional necesaria para que puedan continuar con sus vidas. Los menores pocas veces comprenden lo ocurrido, y cuando toman conciencia de ello, al cabo de días o semanas, su reacción suele ser diferente a la que experimentan los adultos.

La mayoría de los menores que sobreviven a accidentes, atentados o catástrofes naturales suelen sufrir un trastorno por estrés agudo, una respuesta de su cerebro que desencadena un estado alarmante de ansiedad, desapego de la realidad, amnesia y despersonalización. También suelen vivir crisis de angustia, pánico.

Tras estos problemas temporales, que remiten pasadas unas semanas, pueden desarrollar problemas de estrés postraumático, trastornos psicosomáticos graves, como problemas urinarios, dolores de cabeza…, o depresión, problemas que pueden acompañarles toda la vida si no reciben atención sanitaria y que pueden desembocar en abusos de alcohol y otras sustancias tóxicas, fobias, comportamientos violentos, etc.

Los psicólogos de emergencia que trabajan con menores en este tipo de situaciones proporcionan una atención directa en el momento del suceso para ofrecer asistencia emocional. Después de varios días, llevan a cabo una valoración del estado emocional del pequeño, examinando sus reacciones, así como su duración y la intensidad de las mismas. Además de trabajar con niños, prestan ayuda a los familiares que están a su cuidado, informando en todo momento de la situación de crisis que vivirán los menores y cuál deberá ser su actuación ante ellas.

Para procurar que recuperen paulatinamente el equilibrio emocional que necesitan para continuar con su vida, estos profesionales se valen de diversas herramientas. Muchos expertos han puesto de manifiesto los resultados de terapias basadas en EMDR para tratar casos de ansiedad infantil y que pueden resultar muy útiles en estos casos.

El uso de cuentos para hacerles comprender el problema y el acompañamiento durante el duelo suelen ser otras de las herramientas que emplean para atender a los pequeños tras catástrofes y sucesos dramáticos.

El objetivo que persiguen es que comprendan lo que ha sucedido, lo acepten y aprendan a convivir con ello, sin que el atentado o la catástrofe marque el ritmo de su vida. Es el único modo que existe para que puedan superar la experiencia negativa que supone vivir un suceso de esas carcaterísticas.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre actualidad