Atención, ¿la conoces bien?

No presta atención, no atiende demasiado, no escucha, no se entera, presta poca atención… parecería que “atención” es un término coloquial perfectamente definido.

15 JUL 2015 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Atención, ¿la conoces bien?

La atención es una aptitud para darse cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor. La atención implica la puesta en marcha de un conjunto de procesos que se llevan a cabo en coordinación y a la vez. Sería el director de orquesta. Según dirija el director puede parecer que es un problema de algún instrumento, o el resultado puede desafinar y hacernos pensar que "esto no sirve para la música" aún con la mejor orquesta.

Vamos a intentar explicar cada proceso de atención según el modelo de Mirsky y Tatman (por ser el único modelo hasta la fecha con predicción clínica).

Focalización

Capacidad y habilidad para focalizar la atención en un determinado elemento del entorno. Nos vienen a la cabeza puzzles donde en el borde hay elementos que se pueden buscar en la lámina. ¿Puede su hijo focalizar su atención en los diferentes detalles del elemento que busca en la lámina? ¿Encuentra a Wally? Si tiene dificultades, habría por supuesto que descartar un problema visual. Si el niño focaliza bien, entendemos que tiene buena calidad o eficacia atencional.

wally.jpg

Codificación

Es la habilidad para representar y operar internamente la información que atendemos. El hipocampo sería la parte del cerebro encargada de la codificación de la atención, porque implica el uso de la memoria.

En temporadas estivales, vemos en carreteras mensajes de las "áreas de descanso" en árabe, pero no lo codificamos, porque no lo reconocemos, no podemos procesar esa información que no está en nuestra memoria. Para codificar tenemos que re-conocer.

codificacion.jpg

Mantenimiento de la atención

Capacidad para mantener la atención focalizada en una tarea. Llamada también atención sostenida. Por ejemplo, si el niño es capaz de mantenerse jugando con construcciones, rompecabezas, juegos reunidos… o incluso dibujando durante "bastante rato", tendrá buena atención sostenida. No se incluyen ni películas, ni juegos de ordenador por su propia naturaleza. Un paradigma de atención sostenida sería jugar al ajedrez.

jugando%2Bal%2Bajedrez.jpg

Alternancia

Capacidad para alternar el foco de atención. Se pueden referir a ella como atención dividida. Hablamos de la capacidad del niño para atender a varias cosas a la vez. Es el córtex prefontal quien jugará el papel de cambiar una regla de ejecución por otra. Estamos oyendo la radio/TV y atendiendo una conversación, según lo que suceda decidiremos prestar más la atención a una u a otra. Es importante la flexibilidad para generar reglas y ejecutar cambios en función de la demanda.

Conclusiones

Cada niño puede tener diferentes niveles en cada tipo de capacidad atencional. Por ejemplo un niño hiperactivo, no tiene por qué tener problemas ni de calidad atencional, ni de alternancia de atención. El problema de atención de un niño hiperactivo es el mantenimiento de atención. Son niños con déficit de atención sostenida.

Por el contrario, hay profesores que se refieren a niños que están tranquilitos en su sitio (que no dan guerra), pero está "en las nubes" o "en la luna de Valencia". Estos niños no tinen problema de mantener la atención pero sí de calidad atencional, es decir le es complicado decidir cuál es lo relevante de cada situación, le cuesta percibir los detalles importantes. En el diagnóstico se habla de predominio "inatento".

Puede ser también que el niño tenga dificultades en atención sostenida y calidad atencional. (Que sería los diagnósticos TDAH tipo combinado).

Ser sabedor y conocer dónde tiene la dificultad el niño es imprescindible para un buen diagnóstico, y por ende, una buena y eficaz intervención.

Psicología Infanto-Juvenil PSICHE. Especialistas en clínica y educativa.

PUBLICIDAD

Escrito por

Psicología Infanto Juvenil PsiChE

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre tdah