¿No puedes desplazarte a ningún centro?
Encuentra un psicólogo online
Acceso centros Añade tu centro gratis

Celebremos el día del amor, tengas o no tengas pareja

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

San Valentín nos recuerda lo agraciados o desafortunados que podemos llegar a ser sólo por tener o no tener pareja. Hoy explico cómo disfrutar de ese día tengas o no pareja.

14 FEB 2017 · Lectura: min.
Celebremos el día del amor, tengas o no tengas pareja

El día de San Valentín es un día deseado y odiado a partes iguales por la población. Muchas personas se sienten felices y agraciadas ese día ya que tienen pareja y saben que ese será un día especial, pero otras se sienten desdichadas y malditas simplemente por no tener pareja y no tener así "nada que celebrar".

Es cierto que el hecho de tener pareja es algo que hace sentirse realizado, completo y que sube la autoestima. Somos seres sociales y nuestra tendencia natural desde que somos primates es a emparejarnos para no estar solos y generar así nuestra propia familia. Además, sentir que alguien se ha enamorado de ti, de por sí sube la autoestima. Has sido escogido/a de entre toda la multitud, tú eres especial y la otra persona lo es para ti. Puedes experimentar lo que es el amor romántico y siempre hace sentir bien. Ya puedes saber lo que se siente.

Lo que ocurre es que muchas veces la sociedad presiona demasiado con este tema, y de ahí la frustración el día de San Valentín. Ese día si no tienes pareja te sientes un bicho raro. Si vas por la calle ves todos los comercios decorados con grandes corazones, pasteles que recuerdan el amor y las parejas van pregonando su alegría abrazados, besándose y descubriendo algún regalo. Si no tienes pareja es como si ese día no fueras nadie. Te sientes celoso/a, sin valor y frustrado/a por no tener "el amor", como si sólo existiera un tipo de amor.

En otras ocasiones lo que ocurre es que quien tiene pareja también se frustra porque tiene que pensar algo especial para ese día, debe sorprender y demostrar su amor a través de un acto especial (como si sólo fuera válido el acto de amor ese día). O por el contrario, se siente mal porque él o ella se ha esforzado más que la otra persona y aparecen dudas, "¿no me quiere lo suficiente?, antes me hacía regalos más elaborados, antes me sorprendía, con lo que me lo he currado yo y él/ella sólo me regala una rosa".

¿Qué puedo hacer para sentirme bien el día de los enamorados?

  • Lo más importante de todo es no darle tanta importancia a una fecha. Ese día no eres menos que otro día, tengas o no tengas pareja.
  • Si consideras que tu pareja te ha sorprendido poco o no se lo ha trabajado suficiente, baja tus expectativas, quizás pides demasiado. Valora lo que hace cada día y los motivos por los que estáis juntos. Evita cuantificar el amor en función de un regalo o una sorpresa. El amor se hace cada día y a través de pequeñas cosas. Céntrate en eso.
  • Piensa que San Valentín simplemente es un recordatorio del amor, si no tienes pareja, disfruta del amor que te dan otras personas hacia ti (aunque no sea amor de pareja). Valora a quien tienes a tu lado, tu familia, tus amigos, y sobre todo quien eres tú. Queda con amigos y/o familia, brinda por la amistad, por el amor incondicional que proporciona la familia, por el amor en general y disfruta de la gente que te rodea.
  • Piensa en lo negativo de tener pareja. Aunque sería necio decir que no queremos emparejarnos, no todo es positivo cuando se tiene una relación y cuando no tenemos pareja y queremos tenerla, tendemos a la idealización. Piensa en las relaciones que has tenido y en lo negativo que tenían. Recuerda si cuando tenías pareja el día de San Valentín era tan especial y le dabas tanta importancia como lo haces ahora. Probablemente cuando estabas en pareja no lo valorabas tanto y no le dabas tanta importancia. ¿Por qué ahora sí? Pensar en lo negativo de las relaciones anteriores te ayudará a ver lo positivo de estar sin novio/a.
  • Si nunca has tenido pareja, seguro que sientes ese deseo o "gusanillo". Es normal. Pero no te culpes demasiado por ello. Es importante que valores con un poco más de objetividad las cosas. Dudo mucho que sólo sea culpa tuya el hecho de no haber tenido nunca pareja. ¿Lo has intentado?, ¿te has arriesgado?, ¿has luchado por alguien? Si no lo has hecho, supera tu vergüenza o miedos y atrévete a mostrar que quieres apostar por alguien. Si lo has hecho y no ha salido bien, ¡esa persona se lo pierde! Está claro que no era para ti. No todo es culpa tuya, quizás es un/a cobarde, irresponsable o infantil. Intenta limar tus defectos pero no te castigues por tenerlos, todo el mundo tiene y hay gente con pareja. Así que, ¿por qué vas a ser la excepción?
  • Evita dramatizar con frases como: "nunca seré feliz", "no tendré pareja nunca", "así ¿cómo me van a querer?". Recuerda que para que alguien te quiera primero tienes que quererte a ti mismo/a. Valora tus recursos, tu manera de ser y lo positivo que tienes. El amor de pareja no es lo más importante ni lo único que existe en la vida. Escribe tus virtudes y poténcialas. Recréate en lo positivo que tienes y quien eres a día de hoy.
  • Finalmente, si no tienes pareja piensa que sería mucho peor que estuvieras con alguien que no te llena sólo por el hecho de no estar solo/a. Disfruta de la soledad y del placer de hacer lo que te apetezca en cada momento. Dedícate el día a ti, hazte un homenaje. Piensa en algo que te encante y date ese premio. ¡Celebra tu amor propio! Disfruta de ti mismo/a y de lo bien que te lo puedes pasar contigo. Haz que ese día sea especial, no necesitas a alguien para hacerlo.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria 16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima