MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Celos = Miedo = Separación

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Artículo sobre uno de los principales problemas a los que se enfrentan los miembros de muchas parejas: los celos.

25 feb 2015 · Lectura: min.
Celos = Miedo = Separación

Los celos son una conducta frecuente en nuestra sociedad. ¡Cuántas parejas han roto su relación después de múltiples discusiones, continuas desconfianzas y un sinfín de ataques mutuos!

Parece que los celos tienen vida propia. Empiezan por ser solo un germen de una posibilidad, solo un pequeño "flash" del "... y si algún día él/ella me engaña o prefiere a otra/o...".

A veces el principio del germen está en una experiencia anterior vivida pero lo importante no es el inicio sino cómo evolucionan y de qué se alimentan.

Las primeras veces que se manifiesta ese miedo, la persona que es "víctima" de la desconfianza, se justifica hasta lo más mínimo con tal de tranquilizar a su pareja: le explica cuánto le quiere, que solo "habla" con otras personas, que solo tiene ojos para él/ella,...

Esto no ayuda ya que la desconfianza provoca en la "víctima" una reacción de volcar toda su atención en la persona celosa y eso le hace estar más cariñoso/a, más atenta, más pendiente del otro, cosa que, si no hubiera existido, dicho temor, puede que el día o la situación hubiese sido más llana, más natural o más monótono.

Los celos solo son una manifestación de pánico; son un miedo atroz a perder a la otra persona y esto provoca cosas como registrarle los bolsillos, la cartera, mirar mensajes en el móvil, mirar el correo electrónico,...

Estos celos llevados a un límite provocan discusiones constantes y se pierde el respeto por la otra persona inmiscuyéndose en su vida o coartándole su libertad de movimientos (dónde va, a quien o qué mira, qué hace...). Se llega a un punto en que las discusiones de dicha pareja parecen una competición a ver quien puede atacar más al otro, quien puede descubrir más secretos o decepciones del otro,... Entonces esto nos puede llevar a una ruptura de la pareja, cosa totalmente incoherente, ya que el principio de la discusión es un amor demostrado en exceso.

A estas parejas les hace falta una terapia psicológica, posición imparcial que les ayude a recordar dónde están los límites y a analizar el porqué del principio de la duda y solucionar las posibles diferencias.

Susana Sánchez Pérez

Psicóloga colegiada nº 8829
Escrito por

Gabinet Psicologic Rehder

Deja tu comentario