Cómo afecta el rechazo de un padre

Los padres son un pilar para los hijos/as, pues son quienes aportan los primeros lazos afectivos así como la educación.

13 AGO 2020 · Lectura: min.
Cómo afecta el rechazo de un padre

Desde que nací hasta que cumplí 5 años, mi padre y mi madre tenían una relación difícil y ambos trabajaban en distintos lugares, por eso yo tuve que vivir con mis abuelos, casi no veía a mi padre, que podía pasar meses sin comunicarse conmigo.

La idea de familia ha cambiado con el transcurso de los años, evolucionando de una forma muy positiva. Sin embargo, muchas  veces tendemos a pensar que el papel de los padres en la infancia de un hijo/a es algo secundario que una madre, por ejemplo, puede suplir. Pero de lo que no nos damos cuenta, es que no es lo mismo una familia monoparental, una familia con padres separados o una familia con un padre que no hace caso a sus hijos/as y deja ese peso en la madre.  En este último caso, los hijos/as tendrán un referente paterno y materno en el que uno de ellos está descolgado de la familia y seguramente, no entiendan el por qué.

Una investigación de la Universidad de Connecticut ha expuesto que cuando un niño se siente rechazado, las zonas de su cerebro que se activan son las mismas que equivaldrían a un dolor físico. La diferencia es que un dolor físico como puede ser una torcedura de un tobillo desaparece, pero el rechazo de un padre hacia su hijo permanece creando una herida emocional durante años.

Causas del rechazo de un padre

Existen multitud de razones por las que un padre puede rechazar a su hijo/a, muchas de ellas incluso son de forma inconsciente por actitudes vividas en un pasado. Las más frecuentes son:

  • Repetición de patrones parentales vividos.
  • Mala relación con la madre.
  • Problemas psicológicos por causas como la depresión, alcoholismo u otro tipo de trastorno.
  • A causa de un embarazo no deseado.
  • El hijo/a padece alguna enfermedad que disgusta al padre.

Cómo se manifiesta el rechazo

El rechazo puede producirse de formas muy distintas y según ellas afectar de manera diferente:

  • Agresión: Puede ser tanto física como verbal, desde patadas o puñetazos hasta insultos, gritos u órdenes.
  • Negligencia: Permanecer ausente tanto física como emocionalmente de las necesidades del hijo/a.
  • Indiferencia: Hacer como si el hijo/a nunca hubiera existido.

Consecuencias del rechazo

Las heridas emocionales que provoca una situación así pueden resultar permanentes, durando toda la vida en forma de trauma para el niño/a.

De esta manera nos encontramos con:

  • Baja autoestima: Las personas que han sufrido rechazo de sus padres suelen pensar que nadie les va a querer, que son menos de lo que realmente son e incluso que no merecen amor en su vida.
  • Intentan compensar el rechazo: En muchas ocasiones, intentan compensar el vacío emocional que causa el rechazo de un padre de otras formas como por ejemplo, la ludopatía o adicción al sexo.
  • Complejidad para mostrar sus sentimientos: El hecho de haber tenido un ejemplo paterno que es indiferente a lo que el individuo siente hace que le cueste expresar sus sentimientos y emociones.
  • Necesidad de aprobación: Suelen ser personas autocríticas y demasiado exigentes consigo mismas, necesitando que otras personas les recuerden sus logros.
psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre psicología infantil