Acceso centros Añade tu centro gratis

Cómo afrontar las vacaciones con suspensos

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Las vacaciones escolares están a la vuelta de la esquina, pero algunos niños, además de descansar y divertirse, tendrán que repasar y estudiar. ¿Cómo les motivamos para que lo hagan?

18 JUN 2019 · Lectura: min.
Cómo afrontar las vacaciones con suspensos

Llegan las vacaciones escolares, ansiadas por todos los niños y niñas para descansar, divertirse y alejarse por una larga temporada de deberes y exámenes.

Sin embargo, sabemos que algunos de ellos no solamente tendrán que dedicarse al ocio, sino que tendrán que reforzar algunos contenidos, ya sea por haber suspendido o por haber aprobado con dificultad. Y aquí es donde empiezan las dificultades. ¿Cómo les motivamos a ello? ¿Cómo compaginar estudio y descanso?

Consejos para motivar al estudio en verano

  • Planificar. La planificación es siempre necesaria para que el estudio sea satisfactorio. Planificar los temas a repasar, cómo, dónde y cuándo hacerlo, son claves para que los menores se vean capaces de abordar esa tarea de estudio. Si el niño es pequeño, podéis aprovechar para realizar la planificación con manualidades.
  • Establecer metas a corto, medio y largo plazo. Otra clave para motivar, es tener unas metas que alcanzar. Así, es conveniente que establezcamos metas con ellos, por ejemplo, para el primer mes de vacaciones, el segundo y el final de las mismas. De esta forma, se pueden ir viendo los progresos. Es importante, eso sí, que estas metas sean realistas, y que puedan llegar a ser alcanzadas.
  • Recompensar. Para que las personas repitamos una acción determinada, ésta nos tiene que reportar alguna consecuencia positiva. Es por eso que los refuerzos son tan importantes en los niños. Alabar sus progresos en el estudio, la calidad de los ejercicios que ha hecho ese día o darle un abrazo tras su tiempo de tarea es básico para que la motivación se mantenga e, incluso, aumente. También podemos establecer algunas recompensas para el cumplimiento de las diferentes metas que se hayan marcado: realizar una actividad o excursión en familia, elegir una cena...
  • Dejar espacios para el descanso y las actividades lúdicas y familiares. Ante todo, no debemos olvidar que están de vacaciones, y que tienen que tener tiempo para el descanso y el ocio. Sino, será imposible que rindan después en el estudio o en los deberes.
  • Utilizar metodologías lúdicas. A la hora de motivar, es clave introducir elementos originales. Una forma de hacerlo con el estudio en verano es utilizar formas diferentes de aprendizaje, más divertidas. Algunos ejemplos pueden ser los juegos educativos (tanto de mesa como en el ordenador), el uso de películas, vídeos, ilustraciones, etc., la exploración en la naturaleza...
  • Evitar comparaciones o descalificaciones. Las comparaciones con hermanos, primos o amigos/conocidos pueden ser perjudiciales para los niños, ya que afectan a su autoestima. Y, con peor autoestima, se verán menos capaces de afrontar el estudio y las tareas del verano.

Con estos consejos, y un poco de paciencia, seguro que conseguís unas vacaciones satisfactorias para todos.

¡Feliz verano!

Escrito por

Patricia Sánchez Rubio. Psicóloga General Sanitaria

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación profesional