¿Cómo es un vínculo sano? 4 Señales para identificar este tipo de relaciones

¿Cómo son los vínculos saludables? ¿Cómo construir un vínculo saludable en una relación? Descubre los consejos psicológicos para tener un vínculo saludable dentro de una relación.

2 NOV 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Vínculo sano relación

¿Cómo deben ser los vínculos en las relaciones para que sean positivos y saludables? Tener buenos vínculos  favorece a que disfutemos de una mejor salud mental. De hecho, son en las relaciones de pareja en las que, por diversas causas, más se sufre en nuestra sociedad occidental.

¿Cómo es un vínculo sano?

Existen una serie de señales que indican que un vínculo es sano en una relación. Principalmente, las relaciones de pareja con vínculos sanos se distinguen por lo siguiente. 

  1. Comprensión y apoyo mútuo: Formar una relación de pareja debería ser un camino de construcción para la comprensión y el apoyo mutuo entre dos personas. Este camino es desde el cual ambas personas pueden crecer, donde suman la una con la otra, donde cada una de ellas siente un espacio propio y personal, y a la vez puedan formar un lugar seguro compartido.
  2. No se guían por los mitos:  Los mitos y clichés de las medias naranjas deben olvidarse ya que no existen. Claro está que, como en cualquier otra relación, se dan malentendidos y "encontronazos", donde surgen conflictos que para nada son agradables, y es que en eso precisamente consisten las relaciones.
  3. Tienen ciclos: Las relaciones consisten en procesos de "ruptura – reparación", durante toda su existencia. Con estos conceptos no se hace referencia a dejar una relación y volver una y otra vez, cayendo en dinámicas tóxicas e insanas de dependencia emocional y sufrimiento. En realidad se trata de un dinamismo conceptual de "ruptura – reparación" que se define por una dinámica sana y reparadora del vínculo ante la presencia de acontecimientos desagradables y desavenencias entre ambos.
  4. Confianza y respeto: El dinamismo conceptual es posible ante la presencia, en una relación, de elementos tan vitales e importantes como son la confianza, el respeto y el establecimiento de valores mutuos. Pero, ¿a qué llamamos confianza? ¿Qué es para cada uno de nosotros y nosotras el respeto? ¿de qué valores hablamos? Estas preguntas deberían hacérselas en primera instancia cualquier tipo de relación. 

Ejemplos de vínculos sanos

Ejemplo de vínculos poco sanos en una relación

Si ya te has preguntado qué significa para ti estos conceptos, este ejemplo te puede ayudar a ilustrarlos. Un paciente hablaba espontáneamente sobre sus conflictos con su pareja, enfatizando que él confiaba en ella, pero que ella le hacía sentir mal con las cosas que hacía. Cuando se le pregunta qué significaba para él la confianza, respondió, entre diversas frases con el mismo contenido: "La confianza es que ella me permita leer las conversaciones que tiene en su móvil con otras personas". Entonces, estratégicamente, se le preguntó si en las relaciones con otras personas, les pedía registrar sus teléfonos móviles para comprobar la confianza.

Está claro que esto no es confianza, eso era control, y este tipo de control es desconfianza, pero no desconfianza en la otra persona, es desconfianza en uno o una misma. Este tipo de control es también una falta de respeto, tanto hacia sí mismo como hacia la otra persona, y, por ende, es también una falta de valores, de valores personales.

¿Cómo tener un vínculo sano?

Si se crea una base sólida de confianza y respeto, entonces los valores se van creando de manera constructiva mediante el proceso de "ruptura – reparación" del vínculo comentadas anteriormente, las cuales tienen que ver con otros elementos más personales, como la empatía y la comunicación, habilidades vitales de autocuidado y del adecuado desarrollo mental tanto de uno o una misma como para la construcción de relaciones sanas.

Si no se logra sentir confianza y respeto en una relación (aun manteniendo empatía y comunicación),  entonces es mejor romper el vínculo y rehacer vidas separadas, proceso que causa mucho dolor, pero un dolor normal y necesario que genera aprendizaje y crecimiento personal, pues, de no hacerlo así, se entraría entonces en dinámicas tóxicas y perjudiciales para la salud física y mental.

PUBLICIDAD

Escrito por

Natalia Robaina Díaz

Ver perfil

Bibliografía

  • Weir, K. (2018). Life-saving relationships. American Psychological Associaton. http://www.apa.org/monitor/2018/03/life-saving-relationships

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapias de pareja