Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Cómo puedo lograr ser asertivo?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Ser asertivo es el punto medio entre la agresividad y la inhibición. A continuación os explico cómo salir de la inhibición a partir de una serie de claves.

20 DIC 2016 · Lectura: min.
¿Cómo puedo lograr ser asertivo?

La asertividad es un concepto con el que cada vez estamos más familiarizados y se define como el reconocimiento de los propios derechos y la defensa de ellos, respetando a su vez los derechos de las otras personas. Visto así parece algo fácil de conseguir pero hay muchas personas que tienen grandes dificultades para poder mostrar sus derechos; las personas inhibidas tienden a poner por delante a los demás, unas veces por miedo al rechazo y otras por el qué dirán o simplemente porque la baja autoestima hace que se sientan menos que cualquier otra persona. En el otro polo del continuum se sitúan las personas agresivas, las cuales muestran sus derechos sin tener en cuenta a la otra persona.

Hoy voy a hablaros del patrón inhibido y qué hacer para salir de esa manera de comportarse.

¿Qué puedes hacer si sientes que no eres asertivo/a?

1. Redacta tu propio listado de derechos vitales: Las personas inhibidas normalmente tienen baja autoestima. Sienten que los demás están por encima de ellos mismos y por eso no tienen en cuenta sus propios derechos. El primer paso para salir de esta situación es conocer cuáles son tus derechos. Seguro que conoces la lista universal de derechos humanos. Se trata de que redactes tu propio listado. Si no te salen muchos, piensa en lo que dirías de otra persona a quien aprecies y valora si podrías aplicártelo. Una vez hecho esto (mientras más larga sea la lista mucho mejor), es cuestión de leerla cada día, recordarte que tienes esos derechos y aplicarlos.

2. Técnica del sándwich. Aprende a dar tu opinión sin miedo a parecer borde o maleducado/a. La técnica del sándwich se basa en decir primero algo que te gusta de la otra persona, luego lo que no te gusta y acabar con algo positivo. Por ejemplo, imagina que tienes que decirle a un amigo que lo notas distante. Una manera de hacerlo podría ser: me encanta cuando estamos juntos, nos lo pasamos muy bien y te aprecio mucho, pero últimamente te noto distante, como si no pudieras quedar nunca. Me gustaría recuperar al amigo que siempre ha estado ahí porque eres importante para mí. De esta manera estamos haciendo una crítica pero la suavizamos con cosas positivas que tiene la persona. ¡Ojo! No se trata de mentir, sólo resaltar lo positivo.

3. Me gustaría, necesito, me siento: Haz peticiones sin que parezcan imposiciones. Las personas inhibidas acaban haciendo lo que los demás quieren y no dicen lo que piensan por miedo a las discusiones y por miedo a que parezca que están imponiendo algo. Lo primero de todo es recordar que las discusiones no son malas, tenemos que intentar llegar a acuerdos y para ello es necesario discutir (lo cual no es sinónimo de pelearse o faltar el respeto). Empieza las frases con muletillas como: me gustaría, necesito, siento, me encantaría. Ayuda a que la otra persona se ponga en tu lugar y así puedes mostrar tu punto de vista. Por ejemplo: Hoy me gustaría escoger a mí la película en el cine, ya que me apetece mucho ver XXXXX y estaba esperando que la estrenaran.

4. Aprende a decir NO: Las personas que se comportan de forma inhibida tienen miedo a negarse. Tienden a hacer todo lo que los demás quieren y para más inri, normalmente no les valoran ese esfuerzo, muchas veces porque ni siquiera son conscientes de que es un esfuerzo. Ante todo saca tu listado de derechos y léelo, todos tenemos derecho a negarnos a hacer algo que no nos apetezca. Utiliza la técnica del sándwich también para negarte a hacer algo que no quieres. Por ejemplo, imagina que estás en una fiesta y todo el mundo está bebiendo alcohol. Te ofrecen repetidas veces e intentas ignorar la pregunta sacando otro tema o directamente mientes con frases como: "estoy tomando antibiótico" o "tengo que conducir luego". En esta situación para ser asertivo lo adecuado sería decir algo como: "me lo estoy pasando bien, no me apetece beber alcohol; con un refresco tengo suficiente pero muchas gracias por ofrecerme".

5. Quítate la máscara y acepta el rechazo: Es imposible agradar a todo el mundo. Por mucho que lo intentemos no podemos gustar a todos, y si lo hacemos, eso irá en contra de nuestra salud psicológica, ya que estaremos poniendo a los demás por encima de uno mismo. Muchos pacientes en terapia me dicen que si se priorizan ellos mismos son egoístas. Mi respuesta es la siguiente: cuando te montas en un avión y te explican a través de una pantalla qué hacer en caso de que salten las máscaras de oxígeno, en la pantalla sale un adulto y un niño. Lo que dicen es que primero te pongas tú la máscara y luego se la pongas a los demás (aunque sea un niño, primero tú y luego los demás). Eso no es ser egoísta, es protegerte y cuidarte, y por tanto, en la vida hay que funcionar de la misma manera. Ayuda si puedes y no perjudiques a los demás, eso sí, siempre y cuando eso no implique perjudicarte tú.

A modo de conclusión me gustaría añadir que ser asertivo no significa ser maleducado. Cuídate, si no lo haces tú mismo/a, los demás no lo harán por ti.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria 16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre asertividad