MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

¿Cómo saber si estoy viviendo con un adicto?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

A veces tienes dudas. Su comportamiento a cambiado, algo no va bien... Estas son algunas claves para identificar si vives con un adicto y qué hacer si descubres que es así.

27 mar 2015 · Lectura: min.
¿Cómo saber si estoy viviendo con un adicto?

Claves para identificar si vivo con un adicto

Mi marido:

  • A veces pienso que bebe demasiado.
  • Cuando se lo digo suele enfadarse conmigo.
  • Entonces me siento culpable y pienso que me estoy volviendo… ¿paranoica?
  • Tiene unos cambios de humor que me desconciertan y a veces ya no sé cómo actuar con él.
  • A veces tengo la impresión de que me miente.
  • A veces me pide que mienta para encubrir su conducta ante el jefe, amigos, familia…
  • Empezamos a tener problemas económicos (últimamente entra menos dinero en casa).
  • Cada vez me evita más y se va aislando de las personas más cercanas.

Mi mujer:

  • Está rara, tiene unos cambios de humor que me desconciertan y a veces no sé cómo actuar con ella.
  • Cumple sus obligaciones, pero observo que duerme demasiado.
  • Ha dejado de hacer vida social y cada vez se queda más tiempo en casa
  • Sale constantemente y cada vez está menos tiempo en casa.
  • A veces tengo la sensación de que me miente
  • Cada vez dedica menos tiempo a la casa, el trabajo, los niños, a mí…
  • Cuando intento hablar con ella se enfada y empieza a echarme en cara…
  • A veces me pide que mienta para encubrir su conducta ante el jefe, amigos, padres…
  • Cada vez me evita más y se va aislando de las personas más cercanas.

Mi hijo/a:

  • Está raro/a, con unos cambios de humor que me desconciertan y a veces no sé cómo actuar con él/ella.
  • Ha cambiado de amigos, apenas les conozco, no me explica porqué ya no sale con los antiguos.
  • Empieza a ir mal en los estudios (o sus actividades), dice que no le interesa…
  • Sale constantemente y empieza a incumplir los horarios habituales.
  • No puedo hablar con él/ella, se enfada o me rehúye.

Si has contestado SI a tres supuestos es muy probable que tu familiar sea un adicto. Si has contestado SI a cuatro supuestos, es seguro que tu familiar sea un adicto.

En ambos casos, consulta inmediatamente con un especialista.

Si descubres que alguien de tu familia es un adicto...

  • NO intentes negociar ni razonar con él/ella (¿cuántas veces ha prometido dejarlo?).
  • NO le facilites dinero para mantenerle alejado del alcohol o la sustancia qué sea.
  • NO le compres su dosis para controlar el consumo.
  • NO pagues sus deudas.
  • NO trates de complacerle o convencerle haciéndole regalos o concesiones.
  • NO le castigues sin hablarle.
  • NO te refugies en tu trabajo.
  • NO hables constantemente del problema con tus amigos.
  • NO mientas por él/ella.

¿Qué hacer?

Planificar y poner en práctica un plan de acción que posiblemente no tenga que ver con lo hecho hasta el momento y que empieza por reconocer que la familia NO puede ejercer ningún control respecto al consumo del adicto. Deben hacer un frente común ante la enfermedad (terminar con el secreto, el encubrimiento), buscar ayuda profesional y unirse para impedir que la situación siga su curso destructivo.

  • Buscar ayuda especializada e incorporaos a un grupo de familiares.
  • Ponerse de acuerdo todos los miembros de la familia respecto al modo de obligar al enfermo a que acepte ayuda terapéutica.
  • Retirada de los privilegios que pueda tener respecto a la familia y sus bienes.
  • Negarse a responder por él ante nadie (deudas, faltas al trabajo…).
  • Protegerse y proteger al resto de la familia de cualquier agresión o abuso.
  • Si todo esto no logra que el enfermo acepte la ayuda terapéutica solo queda el recurso de "la maleta en la puerta". Es decir, plantearle una única opción: el tratamiento, si lo acepta, la familia debe apoyarle. Si no lo acepta, la familia debe darle la espalda. Desgraciadamente, para la mayoría de los adictos, que son incapaces de reconocer su problema, la actuación contundente de la familia constituye el único modo de lograr ese reconocimiento y aceptar la necesidad de realizar un tratamiento.
Desligarse del enfermo y centrar de nuevo la atención en la propia vida, recuperando las actividades habituales que se hayan ido abandonando y recobrando fuerzas para posicionarse ante el enfermo de manera contundente.
Escrito por

Juana María Fernández Galbis

Deja tu comentario