Acceso centros Añade tu centro gratis

Cómo se recupera tu salud cuando dejas de fumar

Aunque muchos fumadores no lo sepan, los beneficios que conllevan dejar de fumar se notan desde el primer instante. Aquí te los contamos.

22 NOV 2018 · Lectura: min.
Cómo se recupera tu salud cuando dejas de fumar

Dejar de fumar es difícil. La ansiedad por la adicción y el síndrome de abstinencia hacen que los fumadores se lo piensen mucho antes de iniciar el proceso que supone abandonar el tabaco. A ello se suma el hecho de que la mayoría piensa que, después de muchos años, es imposible que su cuerpo se recupere de este mal hábito. Es más, casi ninguno de ellos sabe que los beneficios se notan desde el primer momento.

Por ese motivo, desde MundoPsicólogos queremos mostrar cómo, desde casi el primer instante, la salud de los fumadores mejora de manera sorprendente y no está expuesta a los peligros que conlleva la adicción al tabaco. Una razón más que suficiente para atravesar el largo camino que nos espera para superar el tabaquismo.

Primer día sin tabaco

Como ya hemos adelantado, desde el primer momento nuestro cuerpo comienza a notar los beneficios. Cuando ya llevamos algunas horas sin fumar la presión arterial y el ritmo cardíaco descienden, lo que repercute en la circulación sanguínea. La consecuencia más clara es que las posibilidades de tener un problema cardiovascular, como un ataque al corazón, disminuyen.

Pero lo más evidente es que gracias a la ausencia del monóxido de carbono de los cigarrillos, el oxígeno de nuestros pulmones se incrementa, lo que se traduce en que respiramos mejor. Por eso, ya desde el primer día nos sentimos más cómodos cuando subimos escaleras, caminamos…

Primera semana sin tabaco

Conforme avance la semana nuestro cuerpo elimina no solo el monóxido de carbono de los pulmones, sino también la nicotina de nuestro cuerpo. Es entonces cuando comenzamos a sentir los efectos negativos que atraviesa cualquier persona que abandona una adicción: irritabilidad, síndrome de abstinencia, ansiedad nerviosa, cansancio… Son síntomas completamente normales que sufriremos solo durante un tiempo. Si no somos capaces de superar este momento solo, podemos pedir ayuda a un profesional especializado en tabaquismo para que nos ofrezca herramientas que harán más llevadera esta fase.

Desde el punto de vista de la salud, además de experimentar una importante mejoría a la hora de respirar y realizar actividades físicas que antes nos costaban esfuerzo, comenzaremos a notar que algunos sentidos, como el del olfato y el gusto, vuelven a despertarse, por lo que disfrutaremos mejor de los platos que tomamos.

Primer mes

A medida que pasan las semanas seguiremos sintiendo los beneficios: respiraremos mejor, notaremos que nos resfriamos menos y, sobre todo, que no tenemos la molesta tos que nos acompañaba cada vez que nos acatarrábamos.

Primer semestre

Aunque no lo parezca, hemos superado lo peor. Después del primer mes el síndrome de abstinencia disminuye y los efectos negativos que acompañan a todo proceso de desintoxicación descienden: estamos menos irritables, notamos menos ansiedad y nuestro estado de nerviosismo también es menor.

Pero si hay un aspecto evidente es que mejora notablemente nuestra capacidad pulmonar. Los niveles de oxígeno se incrementan, por eso respiramos mejor, apenas tosemos y podremos desarrollar actividades físicas sin que nos ahoguemos. Es un buen momento para retomar el ejercicio o comenzar a realizar alguno, como andar, nadar o montar en bici.

Primer año

Si llevamos más de doce meses sin fumar habremos comprobado que ya no enfermamos tanto. La razón es que nuestras defensas aumentan y los pulmones recuperan el estado que tenían antes de comenzar a fumar, es decir, sanan. Por supuesto, la circulación también mejora notablemente y las posibilidades de que suframos un ataque al corazón han disminuido de manera notoria.

Pero estos beneficios no se quedan ahí. A medida que avancen los años, este riesgo seguirá descendiendo hasta casi igualarse a los que tiene una persona que no haya fumado en su vida. También desciende la posibilidad de desarrollar afecciones directamente relacionadas con el tabaquismo, como el cáncer de pulmón o de garganta

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre dejar de fumar