Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Cuáles son las claves para adaptarse a un nuevo puesto de trabajo?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Empezar un nuevo trabajo puede ser difícil y sentirte como un elefante en una cacharrería. Hoy te explico cuáles son las claves para adaptarte al nuevo puesto en el menor tiempo posible.

13 SEP 2018 · Lectura: min.
Encarni Muñoz Psicoterapia

Ser el/la nuevo/a en un trabajo es algo que genera cierta ansiedad y malestar a cualquiera. Por mucha confianza que tengas en ti mismo/a y por muy habilidoso/a que seas, te sientes patoso/a y poco resolutivo/a en los primeros días de cualquier empleo. Eso sí, tu adaptación al nuevo puesto de trabajo puede durar más o menos en función de lo que hagas. Hoy voy a darte unas claves para conseguir que ese proceso de adaptación al nuevo puesto sea lo más corto posible.

El primer paso lo debes dar antes de empezar tu primer día. Seguramente ya lo habrás hecho para la entrevista, pero si no es así, busca en internet su web y empápate de la filosofía de la empresa, a qué se dedica y cuáles son sus principios fundamentales. A demás, habla con amigos o personas que hayan trabajado o trabajen en puestos similares e infórmate sobre las dinámicas, tareas a desempeñar, etc. Aunque cada empresa es un mundo, algo de camino tendrás hecho si conoces un poco aunque sea desde fuera, tu futuro trabajo.

Por otra parte, y a fin de evitar posibles inconvenientes imprevistos, infórmate antes de empezar a trabajar de la mejor manera para llegar a tu puesto de trabajo, los horarios del transporte público o si vas a ir en vehículo propio, las horas a las que es más fácil encontrar atasco. En base a eso calcula el tiempo aproximado que puedes tardar en llegar al trabajo e incluso puedes hacer una prueba piloto. Si tienes la oportunidad, intenta ir al trabajo en el mismo horario que irías tu primer día y en base a eso decides si has hecho bien el cálculo o no. Si no tienes oportunidad de hacer el simulacro, entonces calcula el tiempo para llegar con bastante antelación y poderte enfrentar a posibles contratiempos.

Ahora sí, llegó el gran momento, el primer día, ¿qué puedes hacer para adaptarte rápido y bien?

  1. Intenta causar una buena primera impresión: No se trata de mostrarte diferente a como eres, pero sí de adaptarte a la nueva situación. Para ello es importante que vayas vestido/a de una manera que sea acorde al nuevo puesto de trabajo (dentro de tu estilo) y que llegues puntual. Saluda a los compañeros y preséntate pero no te precipites para parecer gracioso/a o hábil, observa el comportamiento de los demás y la manera que tienen de relacionarse y así evitarás posibles meteduras de pata.
  2. Pregunta las dudas que tengas y sé cauto/a: Si hay algo que no sabes hacer, haz un listado de todas las dudas que te vayan viniendo y luego busca el momento de consultarlas. Es importante que no vayas preguntando constantemente interrumpiendo el trabajo de tus compañeros/as, de la misma forma que también es importante que preguntes antes de hacerlo sin saber y cometer errores que luego tengan que resolver otros. Además, lleva contigo una libreta donde puedas anotar las respuestas a todas tus dudas. Como consultarás más de una cosa, es probable que te líes con las respuestas, así que anotarlo te ayudará a no mezclar y no tener que formular varias veces la misma pregunta.
  3. Acepta que al principio estarás como pez fuera de agua: Es normal que al principio te sientas torpe, incluso desempeñando un mismo trabajo las empresas pueden funcionar de forma diferente o utilizar métodos que desconoces y te tienes que empapar de todo. Así que no te autocastigues ni te desmoralices. Permítete a ti mismo/a un periodo de "prueba" y recuérdate tus recursos y virtudes.
  4. Trata de absorber todo lo que te expliquen lo más pronto posible: Presta el máximo de atención a todo lo que te expliquen e intenta hacerlo por ti mismo/a la próxima vez. Se trata de memorizar y ser resolutivo/a, así que cuanto antes lo hagas, mejor. Si te has apuntado la respuesta a las dudas en la libreta, practica todo aquello que no sabes hasta que lo automatices.
  5. Un exceso de autoconfianza no es bueno: De la misma forma que no te ayudará pensar que eres un/a inepto/a, creerte el rey/reina del mambo tampoco. El exceso de confianza te hará no prestar suficiente atención, cometer errores y además, ni siquiera ser consciente de ello. Por no hablar de la opinión que se crearán de ti tanto tu jefe/a como tus compañeros/as, que seguramente no será buena. La humildad es importante, así que si cometes errores, acéptalo y rectifica.
  6. Trabaja en equipo: Hay personas a las que les gusta trabajar individualmente y les cuesta delegar y/o aceptar trabajar con otras personas. Si eres de esas, intenta cambiar el chip. Trabajar en equipo enriquece mucho y además puedes aprender de lo que te aportan tus compañeros así como enseñar cosas que ellos no sepan. Por otra parte, hace que el trabajo no sea tan monótono y repetitivo, así que aprovecha todas estas ventajas.
  7. Pide que te digan cómo te ven, acepta la crítica y rectifica: Solicita feedback, es decir, pregunta a tus jefes y compañeros cómo te ven, qué cosas haces bien y en qué te equivocas o tendrías que hacer diferente. Recuerda que has pedido una evaluación, por lo que te toca aceptar las posibles críticas que te hagan, así que no te enfades cuando te digan lo que no te gusta oír. Y entonces, a partir de ahí, rectifica tus errores para mejorar en el menor tiempo posible.
  8. Relaciónate con tus compañeros: No se trata de que os hagáis mejores amigos, pero sí que tener un mínimo de relación social (hablar de temas que no sean laborales) puede ayudar a naturalizar más el ambiente de trabajo y a hacerlo más ameno. Eso quiere decir que trates de implicarte en las rutinas establecidas. Por ejemplo, si comen todos juntos, haz lo mismo en lugar de irte a comer solo/a o delante del ordenador. Aunque tengas mucho trabajo y prisa por aprender, es importante que no te aísles. De esa forma se generan lazos con los compañeros y esos lazos pueden ayudar al trabajo en equipo o simplemente al compañerismo. Eso sí, antes de abrirte en canal, sé un poco precavido/a cuando hables sobre tus vivencias (no conoces a esas personas y no sabes qué cosas puedes confiar y qué no, así como cuánto de confiables son) así como sobre temas conflictivos (política y temas de debate en general).

Ahora ya no tienes excusa para adaptarte mejor a tu nuevo puesto de trabajo, sigue estos pasos y en poco tiempo te sentirás como en casa.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918
Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal