Acceso centros Añade tu centro gratis

Cuando la solución llega con la ciencia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Los científicos del Virginia Tech Carilion Research Institute han conseguido desarrollar una técnica de diagnóstico rápido para personas que padecen el Trastorno del Espectro Autista.

16 FEB 2015 · Lectura: min.
Cuando la solución llega con la ciencia

Los científicos del Virginia Tech Carilion Research Institute han conseguido desarrollar una técnica de diagnóstico rápido para personas que padecen el Trastorno del Espectro Autista.

Read Montague, profesor de tecnología del Instituto de Investigación Carilion, dirigió una serie de estudios en los que, mediante el uso de imágenes por resonancia magnética funcional, se podía determinar si una persona padecía un trastorno del espectro autista.

Primer estudio en 2006

En este primer estudio, se escaneaban los cerebros de una serie de sujetos mediante imágenes por resonancia magnética funcional (IRM) mientras éstos jugaban a un juego en el que tenían que esperar su turno.

De estas imágenes, los científicos pudieron extraer que el giro cingulado se hacía más activo cuando le llegaba el turno al sujeto y se dieron cuenta de que esta era la parte responsable de distinguir entre el "yo" y "los demás".

Segundo estudio en 2008

Montague y sus colegas de profesión seleccionaron a un grupo de atletas y les proyectaron un vídeo con imágenes de actividades físicas como chutar una pelota o bailar. Al mismo tiempo, los cerebros de estos atletas estaban siendo controlados mediante imágenes por resonancia magnética funcional.

Después del visionado del vídeo, los científicos pidieron a los atletas que reprodujeran las imágenes en sus mentes o que se imaginaran a sí mismos participando en estas acciones. Gracias a las imágenes, se pudo observar que cuando los sujetos se imaginaban a sí mismos bailando o, es decir, reconociéndose a ellos mismos en la acción, el giro cingulado se mantenía activo.

La novedad en este segundo estudio fue que se descubrió que en los sujetos con Trastorno del Espectro Autista, cuanto más débil era la respuesta del giro cingular, más graves eran los síntomas.

Habemus hipótesis

Después de las conclusiones que se pudieron extraer de estos dos estudios, Montague y su equipo formularon la hipótesis de que existía un claro biomarcador que hacía referencia a la autoconocimiento, del cual podían hacer un seguimiento a través de la resonancia magnética funcional. Y, por otro lado, se empezó a vislumbrar cierta utilidad de los estudios como herramienta en el diagnóstico clínico de personas que sufrían un Trastorno del Espectro Autista.

En el estudio que se está llevando a cabo con niños actualmente, les enseñan 15 imágenes de sí mismos y 15 de un niño de su edad y género durante cuatro segundos por imagen en un orden aleatorio.

De este estudio se derivó que los niños sin ningún trastorno tuvieron una alta respuesta en el giro cingular al ver sus propias imágenes mientras que, los niños con Trastorno del Espectro Autista experimentaron una respuesta muy poco significativa.

Con todos estos estudios, Montague y su equipo descubrieron una herramienta que podía detectar este tipo de trastorno utilizando una sola imagen, lo cual es destacable puesto que permite un diagnóstico rápido.

Además, ¡cuanto más rápido sea el diagnóstico, antes se podrá poner al paciente en tratamiento!

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre psicología jurídico social