Dejar de fumar con hipnosis clínica

Con la ayuda de la hipnosis clínica, más del 85% han conseguido dejar de fumar. Desde 1988 he ayudado a muchas personas.

8 SEP 2017 · Última modificación: 22 OCT 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Cómo la hipnosis te puede ayudar a dejar de fumar

Con la ayuda de la hipnosis clínica, más del 85% lo ha conseguido. Muchas personas en una sola sesión. La principal ventaja de dejar de fumar es saber que, transcurridos 10 años sin fumar, nuestro organismo se ha regenerado por completo hasta el punto de que los riesgos de padecer enfermedades derivadas del tabaco son los mismos que los que tiene una persona que nunca haya fumado.

¿Por qué dejar de fumar?

Según el Instituto Nacional del Cáncer, el consumo de tabaco es la causa de muerte más común que puede prevenirse. Se sabe que el 50% de los fumadores morirán a causa del tabaco o por problemas relacionados con el mismo. Según la Organización Mundial de la Salud el tabaco es la primera causa evitable de enfermedad, invalidez y muerte prematura en el mundo. Señala la OMS que en Europa 1,2 millones de personas fallecen por el tabaco.

El tabaco, más que un hábito, es una adicción. Si bien muchas personas lo consideran un hábito, nuevos estudios han demostrado que es una adicción que sólo en España cerca de 50.000 personas mueren por enfermedades derivadas del consumo del tabaco. La presidenta de la Sociedad Española de Cardiología afirma que cada 10 minutos fallece una persona por culpa del tabaco (144 al día).

Pero el tabaco también afecta a quien lo consume indirectamente. Se estima que más de 1.000 no fumadores fallecen anualmente por tabaquismo pasivo.

¿Qué tipo de fumador eres?

Los fumadores se pueden clasificar en función del número de cigarrillos que fumen:

  • Fumador leve: es el que consume menos de 5 cigarrillos al día. Se dice de él que tiene hasta 15 veces más probabilidades de padecer cáncer de pulmón que una persona que no fuma.
  • Fumador moderado: la persona que fuma entre 6 y 15 cigarrillos diarios. Su probabilidad de padecer cáncer de pulmón es hasta 40 veces mayor.
  • Fumador severo: el que fuma más de 16 cigarrillos al día. Estas personas incrementan hasta 60 veces la probabilidad de padecer cáncer de pulmón.

Mitos de los fumadores

Existen algunos mitos, ideas erróneas, sobre los fumadores que debemos tener en cuenta:

1. Fumar es sólo un mal hábito

Esto es Falso. Según recomendaciones publicadas por el U.S Public Health Service, Treaning Tobacco Use and Dependence, la nicotina es una droga muy adictiva. Para algunas personas puede ser tan adictiva como la heroína o la cocaína. Del hábito se pasa a adicción, de ahí a la enfermedad y la muerte.

2. Dejar de fumar es sólo cuestión de fuerza de voluntad

Falso. Ya que fumar es una adicción, dejar de fumar puede ser muy difícil. Muchas veces no es suficiente con la fuerza de voluntad. Para conseguirlo existen varios tratamientos que pueden ayudar.

3. Si no dejas de fumar la primera vez que lo intentas, nunca serás capaz de dejarlo 

Mentira, dejar de fumar es difícil. Muchas personas tienen que intentar dejar de fumar 2 o 3 veces antes de tener éxito. Pero cada vez que lo intentes, te será un poco más fácil conseguirlo.

4. La única manera de dejar de fumar es de un sólo golpe

No. Si bien es cierto que hay personas que dejan de fumar por las buenas, de un día para otro, en la mayoría de los casos se deja de forma gradual, para evitar el síndrome de abstinencia y controlar más fácilmente síntomas como irritabilidad, frustración, ansiedad, dificultades de concentración, insomnio, aumento del apetito o aumento del peso, etc., que pueden aparecer después de la interrupción del consumo de productos que contienen nicotina (tabaco, chicles de nicotina, parches…), tras un consumo diario durante periodos prolongados.

5. Dejar de fumar engorda

No necesariamente. Es cierto que a, corto plazo, es posible que se suba algo de peso (1 o 2 kilos), pero lo importante es controlar la ansiedad que es la que provoca que, en lugar de fumar, se tienda a picotear con el consiguiente aumento de peso.

6. Cuando hemos dejado de fumar, si se enciende un cigarrillo, se vuelve a fumar como antes o más

No tiene por qué ser así. Esta creencia funciona como una autoprofecía cumplida. Cuando una persona deja de fumar, no tiene por qué volver a generar el hábito si en algún momento enciende un cigarrillo. Para ello hemos conseguir sentirnos como un "no fumador" y no como un exfumador.

¿Cómo afecta fumar?

Está científicamente probado -y prácticamente nadie lo pone hoy en duda- que los fumadores, en general, tienen peor salud que los no fumadores.

Según Linus Pauling, dos veces Premio Nobel (Premio Nobel de Química en 1954 y Premio Nobel de la Paz en 1962), los fumadores mueren más rápidamente por cualquier enfermedad que los no fumadores, ya que su sistema inmunológico está más dañado. El fumador muere unos 8 años más joven que el no fumador, afirma Linus Pauling, que en 1960 calculó que, por cada cigarrillo fumado, la esperanza de vida disminuye 15 minutos.

Las enfermedades que más se relacionan con el consumo del tabaco son:

  • El cáncer. Principalmente, el cáncer de pulmón. Según varios estudios se ha llegado a concluir que aproximadamente el 80% de los cánceres bronquiales inciden en varones fumadores. El cáncer de laringe es también más frecuente entre fumadores que en no fumadores; el riesgo es 10 veces mayor para los fumadores. Además de estos tipos de cáncer, distintas investigaciones han demostrado que los fumadores tienen más riesgo de padecer: cáncer de la cavidad oral; cáncer de páncreas o de esófago; cáncer de riñón o vejiga; cáncer de estómago; cáncer hepático; cáncer de cerviz; cáncer genital; leucemia.
  • Enfermedades cardiovasculares. El tabaco facilita el ascenso de la tensión arterial, la aceleración del pulso o frecuencia cardiaca, así como los espasmos o las oclusiones arteriales. Estos espasmos determinan la llamada angina de pecho tabáquica que predispone para el infarto de miocardio. Además de todo lo anterior, el tabaco afecta al estado general. Produce un aumento de la acidez gástrica favoreciendo la aparición de úlceras de estómago y duodeno, es causa de un enlentecimiento del proceso de cicatrización, etc.

Ventajas de dejar de fumar

¿Qué ventajas tiene dejar de fumar?

La ventaja principal de dejar de fumar es poder evitar todas las enfermedades que puede provocar el tabaco. Según un estudio realizado en 1990 en EE.UU. por el Departamento de Salud:

  • Después de 5 años sin fumar, se reduce en un amplio porcentaje la probabilidad de padecer un cáncer.
  • Transcurridos 10 años de abstinencia, el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular sería el mismo que tiene una persona que no hubiese fumado nunca.
  • Después de unos 17 años, el riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer sería como el de una persona no fumadora.

Más a corto plazo, sentirás que al hacer algún ejercicio físico tendrás mayor resistencia, tu respiración mejorará, percibirás mejor los alimentos y los olores. Tu autoestima mejorará al comprobar que puedes abandonar el tabaquismo. Hoy en día, ser fumador está cada vez peor visto, por lo que te sentirás orgulloso de poder decir "no gracias, ya no fumo".

¿Se puede dejar de fumar?

Todos podemos dejar de fumar. Según un informe de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), desde que entró en vigor la ley antitabaco, alrededor de 1.200.000 españoles mayores de 13 años han dejado de fumar.

Según datos publicados por el Ministerio de Sanidad y Consumo, el 60% de los fumadores han intentado dejar de fumar, pero sólo el 11% logró mantener su éxito transcurrido un año. Esto es debido a que muchas personas, cuando dejan de fumar, se sienten como ex fumadores y aún no han vencido la dependencia psicológica. La hipnosis clínica es una técnica muy eficaz para dejar de fumar. Muchas personas consiguen dejar de fumar con una única sesión, aunque la mayoría dejaban de fumar de forma progresiva y necesitaron varias sesiones.

PUBLICIDAD

Escrito por

Centro de psicología e Hipnosis Clínica

Ver perfil

Bibliografía

  • Bollinger, J. W., Beadling, C. W., & Waters, A. J. (2019). Effect of hypnotic suggestion on cognition and craving in smokers. Addictive behaviors reports. https://doi.org/10.1016/j.abrep.2019.100220
  • Gary R. Elkins and M. Hasan Rajab, (2004). “Clinical Hypnosis for Smoking Cessation: Preliminary Results of a Three Session Intervention”, International Journal of Clinical Experimental Hypnosis. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1076/iceh.52.1.73.23921

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre dejar de fumar