Acceso centros Añade tu centro gratis

Delirium tremens en el síndrome de abstinencia del alcohol

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El delirium tremens es un trastorno grave del síndrome de abstinencia del alcohol que requiere atención inmediata. Descubre sus síntomas y el tratamiento adecuado para combatirlo.

14 OCT 2019 · Lectura: min.
Delirium tremens en el síndrome de abstinencia del alcohol

El delirium tremens es el nombre que se le da a un trastorno grave como consecuencia del síndrome de abstinencia del alcohol. La expresión “delirium tremens” proviene del latín, que significa delirio tembloroso y alude a una de las fases más agudas de alucinaciones que sufren las personas que se están desintoxicando de la adicción al alcohol. Se considera un síndrome peligroso puesto que puede provocar mortalidad si no se trata rápida y adecuadamente.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año se producen 3 millones de muertes en el mundo causadas por el consumo nocivo de alcohol y este es también motivo de más de 200 enfermedades y trastornos. Pero estos efectos no solo se centran en su consumo abusivo, que puede crear problemas en el organismo u otros trastornos incluidos en el DSM IV como la intoxicación etílica o el trastorno amnésico persistente, sino también en las consecuencias psicológicas y físicas que se producen al tratar de frenar la adicción. En este caso, el delirium tremens es una de las consecuencias más graves. Veamos qué es el delirium tremens, cómo se manifiesta y cuál es su tratamiento.

¿Qué es el delirium tremens y cómo se manifiesta?

El delirium tremens es un cuadro agudo que forma parte del síndrome de abstinencia del alcohol y que provoca cambios neuroquímicos en el cerebro. Tiene lugar entre los 2 y 4 días tras haber dejado el consumo de alcohol en el caso de personas alcohólicas y puede tener una duración corta de 3 a 10 días pero depende siempre de cada uno de los casos y del historial clínico de la persona.

Según un informe que trata sobre el diagnóstico del delirium tremens, este no es el efecto más común del síndrome de abstinencia del alcohol y solamente se da en el 5% de los alcohólicos. En este mismo documento se destaca que el delirium tremens es más frecuente en los varones, en edades comprendidas entre los 40 y los 60 años, y que para que llegue a manifestarse suele existir alguna enfermedad subyacente.

Este efecto también puede darse a consecuencia de un daño cerebral, infección o enfermedad en personas que han desarrollado un destacado abuso de alcohol. Según los expertos, al margen de las personas con adicción al alcohol, en ocasiones puede darse delirium tremens en adictos a ciertos tranquilizantes y tras el cese de estos.

El delirium tremens es un síndrome peligroso ya que si no se recibe atención médica inmediata puede causar la muerte. De hecho, según algunos informes, hace medio siglo se contabilizaba que contaba con una tasa de mortalidad de un 30% entre los enfermos por alcoholismo. Por este motivo, resulta muy importante acudir al hospital rápidamente si se cree que se está experimentando este efecto.

Síntomas que presenta

Los principales síntomas del delirium tremens son la disminución del nivel de conciencia, la alucinosis alcohólica o alucinaciones visuales, temblores y convulsiones y la alteración de la orientación tempororespacial pero también existen otros síntomas comunes como los siguientes:

  • Delirios en forma de imaginaciones reales o alucinaciones visuales con animales, formas, etc. y también auditivas. Este tipo de trastorno puede ser muy angustioso y desencadenar otros efectos graves.
  • Temblores corporales y convulsiones.
  • Obnubilación de la conciencia puede provocar despiste, pérdidas de memoria o de capacidad para realizar tareas cotidianas. También desorientación espacial y la sensación de no saber dónde se está o no reconocer los objetos de alrededor.
  • Alteraciones del sueño, que puede trasladarse en insomnio parcial o global que puede provocar una desorientación del día y la noche.
  • Labilidad emocional, que implica cambios repentinos de humor como pasar de una euforia desmedida a una profunda tristeza. Asimismo, uno de los posibles síntomas del delirium tremens puede experimentar un estado de hiperactividad o de absoluta pasividad.
  • Ansiedad generalizada y ataques de pánico.
  • Fiebre, hipertermia, deshidratación y dolores fuertes de cabeza.
  • Taquicardia y sudoración con motivo del estado de alteración del sistema nervioso y en el que se ven afectados todos parámetros del cuerpo.
  • Nauseas o pérdida del apetito ya que el aparato gastrointenstinal también resulta afectado en los casos de alcoholismo.

Historia y descubrimiento médico

Este trastorno de alucinaciones y temblores llamado delirium tremens fue identificado hace más de medio siglo por el estudio fundamental de Victor y Adams, que demostraron en 1952 las consecuencias más peligrosas del fin o la reducción radical del consumo de alcohol por parte de un individuo con dependencia alcohólica.

Posteriormente, otros autores mostraron que las personas que ingerían entre 300 y 380 gramos de alcohol cada día durante un período de 6 a 12 semanas desarrollaban hiperactividad y alucinaciones cuando dejaban de consumirlo, tal y como se refleja en el artículo de John B. Saunders y Aleksandar Janca reproducido en la Revista de Toxicomanías.

Así pues, existe una relación proporcional entre la cantidad consumida, la duración del periodo de consumo de alcohol y la gravedad que puede alcanzar el síndrome de abstinencia. No obstante, además de la adicción alcohólica, para sufrir el delirium tremens también existen otros factores de riesgo como la anormalidad de electrolitos y ácido base, la infección concomitante y una operación o un trauma reciente.

El síndrome de abstinencia del alcohol

Como en cualquier dependencia, cesar el comportamiento o dejar de consumir la sustancia que ha creado esa adicción es enormemente complicado. Y no solo por la dificultad del proceso para llegar a hacerlo y cambiar completamente de hábitos y de entorno social sino por las consecuencias físicas y psicológicas que esto conlleva.

Síndrome de abstinencia del alcohol

El síndrome de abstinencia del alcohol provoca cambios en el cerebro debido la reducción de los niveles de alcohol en sangre y debe volver a equilibrarse. Por ello, cuando se está sufriendo la abstinencia el sistema nervioso central pasa por un estado de hiperexcitabilidad. Los efectos de síndrome de abstinencia son confusión, agitación, episodios de ansiedad, dolores de cabeza, irritabilidad, etc. No obstante, como hemos dicho, este síndrome puede acabar desembocando en un número reducido de casos en el delirium tremens.

Delirium tremens: tratamiento

El primer paso del tratamiento del delirium tremens es el más urgente y debe comenzar en el hospital. Requiere de intervención médica urgente e ingreso hospitalario al experimentar algunos de los síntomas ya que estos deben ser tratados con terapias intravenosas, la corrección de los electrolitos, mantener la hidratación y antibióticos. Especialmente, los expertos en salud afirman que este tipo de enfermedad afecta en muchas ocasiones a personas con ya de por sí un estado delicado de salud con desnutrición o cardiopatías por lo que sus efectos todavía son más graves.

En cualquier caso, los objetivos son mantener con vida, paliar los síntomas y evitar posibles complicaciones. Uno de los tratamientos más habituales es el remplazo vitamínico y la estabilización mediante ansiolíticos que le ayudarán a controlar el delirium tremens y el síndrome de abstinencia del alcohol y que deberán ser minuciosamente pautados y con un estricto seguimiento. Posteriormente a recuperar un mejor estado de salud, las siguientes etapas pasan por la desalcoholización y la evitación total y absoluta de estas sustancias de por vida.

Tratamiento psicológico para la adicción al alcohol

Además de los tratamientos médicos, es de especial relevancia saber que tanto el cuerpo como la mente necesitan un periodo gradual de adaptación y el acompañamiento psiquiátrico y psicológico ayuda en gran medida a acostumbrarse a una nueva vida lejos del alcohol. En primer lugar, cabe destacar que el entorno social y familiar es esencial para la recuperación, un pilar fundamental en el proceso. Este aspecto es muy importante para asegurar el éxito de la rehabilitación.

El tratamiento psicológico para la adicción al alcohol por parte de los expertos en salud mental aportará nuevas perspectivas al problema y servirán para indagar en los procesos mentales conscientes e inconscientes que han llevado al paciente a la adicción al alcohol y ofrecerán métodos y recursos para conocerlos y solucionarlos. Desde esta perspectiva se trabajarán las emociones, las frustraciones y las vivencias traumáticas más profundas, por un lado, pero también los mecanismos de autocontrol, de motivación y la confianza.

Igualmente, buscar grupos de apoyo o ir a un centro especializado en adicciones para comenzar una vida con hábitos más saludables es otra de las alternativas para superar la adicción al alcohol y el síndrome de abstinencia aún pasando por sus fases más graves como el delirium tremens. Buscar ayuda es esencial en estos casos.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

American Psychiatric Association. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. DSM-IV.

O’Connor PG (2007). Alcohol abuse and dependence. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine.

Adams D y Victor, M. (1997) Neuropsychiatry, Neuropsychology & Behavioral Neurology.

Díaz Moreno, H; Ramos Zabala F. y Valdivia Martín M.F. (2007) Protocolo diagnóstico y terapéutico del delirium tremens. Medicine. Programa de Formación Médica Continuada.

Deja tu comentario

últimos artículos sobre adicción al alcohol