​Depresión post-parto… ¿masculina?

Parece que la depresión post-parto sea sólo cosa de mujeres, pero... ¿puede existir este trastorno también en los padres? A continuación encontraréis las respuestas.

6 FEB 2018 · Lectura: min.
Encarni Muñoz Psicoterapia

La depresión post-parto es un hecho que se está estudiando desde hace años, ya que en el momento del parto hay una revolución hormonal enorme en la mujer que provoca un "bajón" importante en el estado de ánimo una vez acaba el momento de dar a luz. Y es que el nivel de estrógenos (hormonas femeninas) cae en picado de forma abrupta y eso altera a la mujer a nivel emocional. Si le sumamos a esta causa biológica otras causas a nivel psicológico, el resultado es la famosa depresión post-parto, que pese a estar muy estudiada aún no se considera un trastorno psicológico en el DSM-V (manual de diagnóstico clínico).

Ahora bien, sabemos que a la persona que más le afecta hormonalmente el embarazo es a la que está embarazada, pero… ¿y al padre? ¿Hay alteraciones químicas con el parto? ¿Puede existir la depresión post-parto en hombres?

Realmente no hay muchos estudios al respecto, pero los pocos que hay parecen indicar que cuando la pareja da a luz, se produce una disminución en los niveles de testosterona en el hombre. Pese a que la reducción no es ni de lejos comparable con la revolución hormonal de la mujer, sí que es cierto que el cuerpo del hombre se adapta a la nueva situación estableciendo un reajuste de prioridades. Por tanto, parece ser que sí que se puede producir una afectación química en el hombre tras el evento.

Ahora bien, la afectación principal no es tanto a nivel físico como psicosocial y los expertos dudan de que se pueda hablar de depresión post-parto o más bien sea una depresión perinatal.

Entonces, ¿por qué se produce el estado depresivo?

Cada año que pasa el papel del hombre pasa a ser más importante en los cuidados de los hijos. Si bien hace unas generaciones la crianza de los bebés recaía exclusivamente en la madre y los hombres casi ni se enteraban de qué era eso de ser padre, a día de hoy la baja por paternidad se ha alargado a un mes, y cada vez son más las madres que deciden no dar el pecho o no pueden hacerlo, por lo que las responsabilidades para con el bebé se igualan. Eso implica que el hombre tiene que dedicar más tiempo y esfuerzo a esta labor y es aquí cuando aparecen los miedos: Miedo a no ser capaz, miedo a equivocarse, miedo a ser buen padre, miedo a que se estropee la relación de pareja, miedo a el trabajo se vea afectado y no se pueda seguir prosperando, miedo a perder una parte de libertad que se conservaba, miedo a perder amigos por la falta de tiempo, etc.

Esas dudas y miedos pueden conducir a una reducción en el estado de ánimo, a la aparición del sentimiento de culpa "yo fui quien insistió en ser padres y ahora se me queda grande", a la frustración por querer abarcarlo todo y al periodo de adaptación que supone esta nueva función vital, que muchas veces no se tolera y pretendemos nacer enseñados. Si además le sumamos que la madre está super contenta y tú no te sientes ni de lejos así, te puedes frustrar más, pero si la madre padece depresión post-parto y tú no puedes tirar del carro, igualmente te sentirás culpable.

A todo lo anterior tenemos que sumar el hecho de que culturalmente la figura del hombre tiene que estar asociada a seguridad y fortaleza, por lo que expresar las dudas, miedos y sentimientos puede ser una tarea difícil. El querer aparentar normalidad cuando en realidad se está aterrado o parecer que nada afecta cuando en realidad se está deprimido, es lo que puede llevar a un sentimiento de incomprensión, vacío e incluso vergüenza por sentirse así.

¿Cuáles son las consecuencias de la depresión post-parto?

  1. Rechazo al bebé: Suele pasar más desapercibido que en la mujer, por lo que decía antes de que el rol de la madre debe ser el desvivirse por el recién nacido y si una madre rechaza a su hijo es algo más que evidente. Sin embargo, en hombres no es tan raro que deleguen funciones a la madre, se focalicen en el trabajo o busquen otras obligaciones para hacer que no sea el cuidado del niño.
  2. Síndrome de Peter Pan: De repente puede producirse un retroceso a nivel de responsabilidades; parece que la persona no quiere crecer y empieza a quedar más con amigos después del trabajo, a salir de fiesta o dedicarle mucho tiempo al gimnasio.
  3. Discusiones de pareja: Ya de por sí el hecho de estar estresados, con los miedos antes comentados, con falta de habilidad y tiempo para hacer todo lo que antes se hacía, pueden aparecer discusiones de pareja. Si a eso le sumamos divergencias de cómo enfrentarse a los problemas, suegros o padres que aparecen de repente como lapas y el rechazo al bebé, tenemos una bomba explosiva que detona cada dos por tres.
  4. Apatía: El padre puede dejar de sentir interés por cosas que antes le apetecían hacer. Pasa las horas muertas sin hacer nada y sintiéndose culpable, y muchas veces desatendiendo al bebé, lo cual también produce discusiones en la pareja, que alimentan la falta de ganas de hacer cualquier cosa.

El principal problema con la depresión post-parto masculina es la incomprensión. Serán necesarios más estudios con gran difusión y mayor conciencia social para que los hombres se sientan libres de decir que la padecen, ya que probablemente si lo hicieran ahora serían juzgados y ridiculizados con frases como: "habértelo pensado antes" o "para hacer el hijo sí que estabas dispuesto pero ahora vienen las dudas". Pero para romper cadenas hay que enfrentarse, así que si eres hombre y te sientes identificado, enfréntate al prejuicio y defiende tu derecho a sentir depresión post-parto.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre depresión