Acceso centros Añade tu centro gratis

Desbloquea tu vida eliminando la culpa

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Estamos demasiado acostumbrados a vivir cargando con la culpa como algo inevitable.¿Y si te digo que se puede superar? Lee el siguiente artículo para saber cómo no culparte y seguir adelante

12 JUL 2019 · Lectura: min.
Desbloquea tu vida eliminando la culpa

El sentimiento de culpa puede hacer de ti un juez implacable, un corregidor que castiga con saña las 24 horas del día al culpable= tú mismo. Lo tenemos siempre presente, lo llevamos con nosotros allá donde vamos y siempre está dispuesto a recordarnos lo mal que lo hemos hecho y el daño ocasionado (aunque no sea real).

Porque, en realidad ¿qué es bueno y qué es malo? Es solo un concepto humano basado en unos resultados visibles y totalmente subjetivos. Lo que para uno es bueno, para otro puede ser malo…y con el paso del tiempo, a veces, incluso cambiamos de opinión y las consecuencias de algo que pensábamos era un error, a menudo nos sorprende con un giro beneficioso y pensamos: "no hay mal que por bien no venga". No sé si te ha pasado.

Hoy tratamos el hecho de tener siempre presente el recuerdo de haber hecho algo malo, y es que esto supone en sí mismo, un castigo excesivamente duro. Supone traer del pasado un error para sufrir de forma gratuita con su recuerdo. Quizás ese error ha sido cometido sin intención o por ignorancia, quizás por impulsividad o porque en aquel momento hiciste simplemente lo que creías mejor o lo único que podías hacer.

Por supuesto nadie en su sano juicio hace algo convencido que hace mal y que se va a arrepentir después, pero, es muy probable que, si empezamos a atribuirnos la culpa de algo que ha pasado o en general, de todo lo malo que ocurre a nuestro alrededor, las personas con las que tratamos también acabarán pensando lo mismo.

Sentirnos culpables no nos ayuda

Sentirse culpable suma unas características a la personalidad nada beneficiosas, vamos a verlas:

  • Alguien que es culpable de hacer algo malo SE CONSIDERA MALA PERSONA
  • Las malas personas no deben ser felices, así DISCUTE Y SE QUEJA a todas horas y sin motivo
  • Alguien que ha hecho algo malo NO SE MERECE COSAS BUENAS, por eso rechaza o no ve lo bueno que le rodea.
  • Como no merece nada bueno, tampoco merece amigos, SE AISLA, así nadie descubre lo despreciable que es
  • Si por lo que sea resulta que le va bien en la vida, SE BOICOTEA, prefiere darse la razón
  • Cuando se boicotea y se siente mal, SE REGODEA EN SU TRISTEZA TODO EL DÍA, es su zona de confort.
  • NO BUSCA AYUDA, ya que piensa que ni eso se merece, debe pagar por lo que ha hecho
  • Los demás le perciben como EGOÍSTA Y AUSENTE y se lo dicen, con lo cual le baja más la autoestima

Analiza ahora si tú o alguien cercano a ti tiene varias de estas características. Piensa si quieres seguir así o te planteas dar un giro a tu forma de verte/juzgarte/dañarte. Es posible vivir otro tipo de vida ¡por supuesto que sí! Solo es necesario pararse y analizar con boli y papel la trayectoria de tu vida.

Ejercicio para comenzar a dejar atrás el pasado

  • A) Escribe todo lo que recuerdes desde antes de sentirte culpable: cómo eras, qué cosas te hacían reír, con quién te gustaba estar, a que te dedicabas en tu tiempo libre, etc. Dedícale mínimo 4 folios a tu análisis
  • B) Ahora escribe, con todo detalle, qué es eso tan malo que has hecho que hace que te lo recuerdes cada día y que no puedes perdonarte. Escribe el hecho en sí, sin justificaciones, después entenderás qué te ha llevado a hacer algo así.
  • C) Bien, ahora vas a pensar en las lecciones que has aprendido de ello: qué no harías ahora, cómo te comportas ahora si pasas por una situación parecida, si has aprendido a ser más tolerante, comprensivo/a, compasivo/a, etc.
  • D) Finalmente, analiza para qué (no por qué) lo has hecho, y si crees que has dañado a alguien, tómate tu tiempo para reconocerlo, ponerte en el lugar del otro y sentir su dolor, después pídele perdón y prométete a ti mismo/a que no va a volver a pasar...y olvida.

Haz una reflexión profunda sobre tu autoconcepto, permítete perdonarte por aquello que has hecho, sea lo que sea no puede ser tan malo como para que arruines tu vida. No es necesario culparte, tienes derecho a cometer errores y aprender de ellos. Además, equivocándote es la única manera de aprender y mejorar de forma definitiva. Recuerda: nadie aprende en la cabeza del otro, excepto las/os peluqueras/os, debemos aprender de los errores por nosotros mismos y si nos castigamos con la culpa, mantenemos el daño y no hay aprendizaje, con lo que estamos expuestos a cometer el mismo error otra vez.

Escrito por

Rosario Prieto

Ver perfil
Deja tu comentario

Últimos artículos sobre Crecimiento personal