El poder de las afirmaciones positivas ¿Se puede atraer a la suerte?

¿Sabes qué son las afirmaciones positivas y cuál es su efecto en nuestra actitud? Descubre cómo nos afectan este tipo de frases positivas y cómo usarlas para tu beneficio personal.

24 JUL 2019 · Última modificación: 31 MAR 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Qué son las afirmaciones positivas y cómo nos pueden ayudar?

Incorporar afirmaciones positivas en nuestra vida es una forma de empezar a tener una energía mental más positiva con la que podremos afrontar mejor los retos que nos depara la vida. Algunos escritores como la autora y conferenciante Louise Hay, ha mostrado en sus libros, su experiencia con difíciles vivencias personales, que superó con el reforzamiento psicológico de sus creencias e ideas a través de las afirmaciones positivas. Pero, ¿En qué consisten las afirmaciones positivas y cómo nos pueden ayudar?

¿Qué son las afirmaciones positivas?

Como puedes imaginar las afirmaciones positivas son palabras motivadoras que nos permiten desafíar la parte más negativa que hay en nosotros. De esta forma, a través de esta frases positivas conseguimos visualizar la inutilidad de los pensamientos negativos que acostumbran a invadir nuestras mentes. 

Poder lograr una mente positiva con frases de este estilo es cuestión de trabajar en nuestro interior y practicar el confrontar cada uno de los pensamientos o emociones negativos que pueden invadir nuestro diálogo interno.

Por lo tanto las afirmaciones positivas pueden ser una forma eficaz de motivarnos para lograr nuestros objetivos o mejorar todos los aspectos de nuestra vida. La razón es que para saber cómo atraer lo positivo es esencial intentar ver la vida con otros ojos, ya que a través de la negatividad nos perdemos muchas oportunidades para crecer y mejorar. Con la ayuda de las afirmaciones positivas podremos combatir los patrones subconscientes de nuestro cerebro y lograr reemplazarlos con algunas narrativas mucho más adaptativas. 

Aunque no hay una definición consensuada de qué son realmente estas citas motivadoras, podemos definirlas como palabras o frases positivas que realizamos, y que cuando son practicadas de forma regular y mantenidas en el tiempo, pueden producir cambios en las formas de pensar, sentir y actuar de los practicantes. Algunos estudios indican que pueden funcionar porque pueden motivar, ilusionar e incluso programar nuestra mente para alcanzar los objetivos deseados.

¿Qué dice la ciencia de las afirmaciones positivas?

Hay numerosa literatura científica sobre las afirmaciones, y lógicamente existen diferentes opiniones contrarias de los efectos positivos de estas frases positivas. También es cierto, que numerosos estudios experimentales, muestran efectos en la actitud de la persona. Según los autores Critcher & Dunning (2015) las autoafirmaciones positivas disminuyen el estrés que deteriora la salud, y amplían las perspectivas de la persona, reduciendo el efecto de las emociones negativas (Sherman, 2003). Las afirmaciones también facilitan ver los aspectos positivos ante circunstancias adversas, así como una mayor capacidad de adaptación (Nagendra et al., 2012).

Otros autores consideran que las afirmaciones pueden mejorar de forma positiva la salud, ayudando a incrementar la actividad física, reduciendo el sedentarismo, o mejorar la calidad del sueño (Nagendra et al., 2012). También en la reducción de hábitos perjudiciales como el fumar, o la ingesta de alcohol cambiando comportamientos dañinos (Napper, Harris, Epton, 2009), y adquiriendo conductas alimentarias más saludables. No obstante, hay investigaciones que intentan mostrar una relación curativa de ciertas enfermedades con las afirmaciones. Y aunque han mostrado mejoras con algunos estados de ánimos, y niveles de ansiedad, debemos de ser prudente sobre la capacidad de las afirmaciones para sanar patologías graves, porque una buen condición mental ayuda, pero no determina la curación de una enfermedad.

Pruebas científicas de las afirmaciones positivas

Los efectos que se relacionan con las afirmaciones, suceden sin el conocimiento explícito (Sherman et al., 2009), y en este sentido incluiríamos la influencia del subconsciente o inconsciente en los cambios de nuestra forma de pensar y de comportamiento. Lo que probablemente es menos conocido, es las bases científicas de las afirmaciones y que podrían explicar su función, como la teoría de la autoafirmación de Steele (1988), quien promovió estudios experimentales, basados en la idea de que podemos mantener nuestro sentido de integridad personal, realizando afirmaciones de manera positiva de lo que realmente creemos. Las afirmaciones y los ejercicios mentales para ser positivo ante las adversidades también se relacionan con la profecía autocumplida del prestigioso sociólogo Merton (1975), que postula que al realizar una predicción (afirmación) es en sí misma la causa de que se haga realidad y, dicho de otro modo, “cuando definimos una situación como real, esa situación tiene efectos reales”.

Más recientemente, las aportaciones de la neurociencia y la neuroimagen como la resonancia magnética funcional (fRMN), muestran estudios sobre los procesos neuronales asociados con el acto de las autoafirmaciones positivas y de las palabras motivadoras. Los resultados indican que las afirmaciones generan una mayor actividad en las regiones de recompensa del cerebro. Esta regiones incluyen el cuerpo estriado ventral (EV) y la corteza prefrontal medial ventral (CPMV), según los estudios de Bartra, McGuire y Kable (2013), las afirmaciones podrían funcionar al enfocar las personas hacia una autoestima positiva, que lleven a éxitos personales, debido también al uso de los recursos psicológicos de las personas con la práctica con autoafirmaciones (Sherman, 2013).

De acuerdo con lo comentado, las afirmaciones cuando son realistas y se practican con persistencia, pueden ser una herramienta sencilla de autoayuda, con capacidad para motivar, aumentar la autoestima y confianza, elementos necesarios para adoptar cambios positivos, y a alcanzar las metas deseadas.

¿Cómo empezar a usar las afirmaciones positivas?

Para poder obtener los beneficios y el poder de las afirmaciones positivas debemos tener conciencia de la forma en la que pensamos y cómo nuestros pensamientos afectan a nuestra actitud. Estas frases positivas para la vida las tenemos que integrar de una manera natural para que nos motiven a conseguir nuestros objetivos. Para que las afirmaciones positivas tengan éxito debemos tener en cuenta estos consejos.

1. Pronúncialas en voz alta

Decir las cosas en voz alta hace que reforcemos más estos mensajes motivacionales y los tengamos más presentes en nuestra mente. Si además de ello haces una acción harás que estas palabras positivas sean más accesibles a tu cererbo. De esta forma, pones el foco de tu atención en una mente positiva y las frases que te remiten a este tipo de sentimientos. 

2. Intenta estar en el presente

Al pronunciar estos lemas motivadores o afirmaciones positivas es esencial que estés concentrado al completo en el presente. Por ejemplo si deseas mejorar tu rendimiento físico puedes expresar 'Hoy conseguiré resistir este entrenamiento'. Así la afirmación será mucho más directa y podrás conseguir poco a poco grandes objetivos.

¿Cómo usar las afirmaciones positivas?

3. Céntrate en solucionar problemas

Para usar estas afirmaciones positivas para tu beneficio debes intentar dejar de pensar en aquello que podrías haber hecho mejor en el pasado. El poder de las afirmaciones está precisamente en intentar tomar el control de lo que tenemos en nuestra mente. De esta forma, solo podemos usar frases positivas para intentar mejorar el presente y tener un mejor futuro.

 4. Cambia tu actitud

En muchas ocasiones nuestra actitud es la que nos hace borrar estas afirmaciones positivas o mantras para la felicidad de nuestra mente debido a nuestra actitud. Cambiar nuestros hábitos en el momento de pensar es muy difícil ya que estamos constantemente recurriendo a ellos. Nuestras conexiones neuronales ya están muy establecidas y por ello es complicado cambiarlo, pero aun así no es imposible. A través de intentar cambiar pequeñas cosas junto a estos decretos positivos o frases positivas hará que al final acabes siendo una persona completamente diferente. 

5. Visualíza tu éxito

Una buena manera de usar las afirmaciones positivas es precisamente intentando motivarnos con la visualización de la meta o el éxito que queremos lograr. Pensar que ya somos esa persona o que ya hemos llegado a nuestro objetivo será sin duda un método eficaz para conseguir mejorar nuestras vidas.

Utilizar las afirmaciones positivas es un buen recurso para cambiar nuestra manera de ver la realidad. A pesar de ello existen personas que les es casi imposible cambiar sus pensamientos negativos por positivos. En estos casos es necesario consultar con un psicólogo profesional. En tus manos está el control de tu actitud ante la vida. 

PUBLICIDAD

Escrito por

Adela Amado

Ver perfil

Bibliografía

  • Critcher, C. R. & Dunning, D. (2012). Self-affirmations provide a broader perspective on self-threat. Personality & Social Psichology Bulletin, 41(1), 3-18.
  • Nagendra, R., Maruthai, N. & Kutty, B. (2012). Meditations and its regulatory role on sleep. Frontiers in Neurology, 3(54), 1-4.
  • Napper L., Harris P.R., Epton T. (2009). Developing and testing a self-affirmation manipulation. Self and Identity, 8(1), 45-62.
  • Sherman D.K., Cohen G.L., Nelson L.D., Nussbaum A.D., Bunyan D.P., Garcia J. (2009). Affirmed yet unaware: exploring the role of awareness in the process of self-affirmation. Journal of Personality and Social Psychology, 97(5), 745.
  • Sherman D.K., Hartson K.A., Binning K.R., et al. (2013). Deflecting the trajectory and changing the narrative: how self-affirmation affects academic performance and motivation under identity threat. Journal of Personality and Social Psychology, 104(4), 591.
  • Steele C.M. (1988). The psychology of self-affirmation: sustaining the integrity of the self. Advances in Experimental Social Psychology, 21(2), 261–302.

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal