Acceso centros Añade tu centro gratis

Diferencias entre los hipersensibles y las personas altamente sensibles

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Crees que eres una persona hipersensible? ¿Sabes las características de una persona altamente sensible? ¿Quieres conocer la diferencia entre ambas personas para ver si te identificas?

19 MAY 2020 · Lectura: min.
Diferencias entre los hipersensibles y las personas altamente sensibles

Actualmente muchas son las personas que están describiéndose a sí mismas como personas hipersensibles o altamente sensibles. En este artículo me dispongo a describir lo más detalladamente posible a ambos tipos de personas para enteder realmente qué les sucede a cada una, conocer sus características y ver qué pueden hacer para manejar mucho mejor las dificultades que ello puede acarrearles.

A continuación, detallo las características de ambas personas. Estas características que expongo te ayudarán a identificarte con uno u otro, o bien a darte cuenta de que no te identificas con ninguno de ellos.

Las personas hipersensibles son las que…

  • Reaccionan en exceso a los estímulos.

  • Su hiper-reacción se explica por su historia personal, carencias, aprendizajes del pasado (por  ejemplo, si no me valoraron o reconocieron en el pasado, actualmente tendré tendencia a pensar que no me valoran e interpretaré desde lo que me ocurrió, llevándome a reaccionar “exageradamente”).

  • No saben gestionar sus emociones lo que les lleva a “estallar” o reaccionar excesivamente.

  • Sus reacciones o conductas son en ocasiones impulsivas: al no saber gestionar las emociones “estallan” sin mecanismo de razonamiento.

  • Son extremadamente sensibles a las opiniones de los demás: al sentirlo todo en exceso, sienten también en exceso sus propias inseguridades personales y ello les lleva a buscar la valoración en las personas que les rodean. La no-valoración o los comentarios pueden llevarlos a sentirse atacados.

  • Debido a su extrema sensibilidad, todo lo interpretan desde su propia realidad: lo que los demás hacen, dicen, lo que ocurre… es dirigido hacia ellos. Se sienten contínuamente “en el ojo de mira”.

  • Estas características les afectan en su vida diaria y se sienten siempre excesivamente emocionales (por ejemplo, excesivamente preocupados -y no por algo en concreto y puntual-, excesivamente inseguros…).

En cambio, el concepto de personas altamente sensible fue acuñado por la psicóloga Elaine Aaron en 1995. Aaron describió las 4 características o pilares básicos conocidos como “D.O.E.S” (Deep processing, Overstimulation, strong Emocions y Sensitive). Para ser considerado una persona altamente sensible deben estar presentes los 4.

  1. Deep processing: realizan un procesamiento profundo de toda la información que reciben. Perciben muchos detalles del entorno y los analizan en exceso.
  2. Overstimulation: perciben muchísimos estímulos del entorno, lo que los puede llegar a saturar y sentirse bloqueados.
  3. Strong Emotions: sienten sus emociones en exceso, lo que hace que sientan sus emociones en la mayor de las intensidades.
  4. Sensitive: son muy sensibles y tienen los 5 sentidos muy desarrollados, lo que les lleva a percibir diferencias en el entorno que aparentemente pasarían desapercibidas.

Las Personas Altamente Sensibles son aquellas que...

  • Son altamente sensibles, no como reacción a situaciones vividas o experiencias personales, sino como rasgo y manera de sentir. Nacen con un sistema sensorial mucho más fino y perciben el entorno con mayor detalle.
  • Tienen una gran capacidad de empatizar con los demás.
  • Se implican muchísimo emocionalmente (sintiendo las emociones positivas y negativas en exceso).
  • Pueden ser personas con tendencia a la soledad: el contacto con los demás puede abrumarles (la soledad es su manera de protegerse de la intensidad emocional).
  • Prefieren actividades solitarias.
  • Perciben las sutilezas, aquellos pequeños detalles que para otros pasaría desapercibidos: son muy observadores.

Y si creo que soy hipersensible, ¿qué puedo hacer?

Te recomiendo coger papel y boli.

1. Reflexiona y escribe sobre lo siguiente. Piensa sobre el último año y responde:

  • ¿En qué situaciones observas que tus emociones son muy intensas?
  • ¿En qué situaciones te sientes atacado?
  • ¿En qué situaciones sientes que no tienes el control de tus reacciones?
  • ¿En qué situaciones siempre experimentas la misma emoción?

2. Con las distintas situaciones escritas reflexiona sobre:

  • ¿En qué otras situaciones (más allá de 1 año, incluso cuando eras más pequeño) también has experimentado estas emociones?
  • Si pudieras describir en palabras la emoción… ¿qué significaría lo que sientes? ¿Qué es lo que realmente te lleva a sentir esa emoción?
  • ¿Qué es aquello que más deseas y que no tienes en esas situaciones?
  • ¿Qué te gustaría que fuera diferente y que te lleva a sentir esa emoción?

3. Empieza por poner palabras a lo que sientes y analízalo desde esa “herida” del pasado que te lleva a sobre-reaccionar en el presente.

4. En la medida en que vayas siendo más consciente de lo que realmente sientes, empieza por poner en práctica estrategias de “freno” y evitar la sobre-reacción. Por ejemplo, antes de reaccionar parar y cambiar de lugar, antes de reaccionar beber un vaso de agua, antes de reaccionar escribir lo que querrías decir… Estarás aprendiendo a manejar tu impulsividad.

5. Cuando te des cuenta de que estás analizando una situación desde “tu antigua herida”, permítete parar  y encontrar un nuevo significado a lo que estás interpretando (por ejemplo, tal vez no me ha llamado porque está ocupado en lugar de porque no le caigo bien o ya no quiere hablarme más).

6. Busca un psicólogo que te acompañe en un proceso de aprender a gestionar tus emociones y a reconducir tus “sobre-reacciones”. Con la ayuda externa es muchísimo más fácil conseguirlo.

Y si creo que soy una persona altamente sensible, ¿qué puedo hacer?

Tu manera de sentir y percibir la realidad no es algo que puedas cambiar, pero sí que puedes mejorar la manera de interpretarlo. Percibir las sutilezas y tener una gran capacidad para empatizar son  características que pueden ser muy positivas siempre y cuando estén bien dirigidas y no te lleven al sufrimiento personal.

  1. Haz un proceso de autoconocimiento y observa aquellas situaciones que sientes en exceso o en las  que puedes sentirte muy abrumado por toda la información que te rodea.
  2. Acepta tu capacidad de percibir las sutilezas y de tu capacidad de recibir muchísima información del entorno y que ello te lleva a sentir diferente a los demás. Ni mejor ni peor,  diferente. El entorno puede  no entenderte, no porque no quieran, sino porque no perciben esas sutilezas que tú sí. El primer paso  es que tú te aceptes a ti mismo.
  3. Acepta de que tienes la capacidad de sentir las emociones en exceso y en su máxima intensidad, y pregúntate “¿Qué haría de diferente si la sintiera un poco menos?” y empieza por poner en práctica lo que vayas descubriendo qué harías distinto.
  4. Aprende a decir que “no” y a saber qué quieres para ti: tu alta capacidad para empatizar puede llevarte  a no poner límites con los demás y sentirte mal si no haces lo que te dicen. Permítete un poco más de “no” y poner tu atención en ti.
  5.  Utiliza tu sistema más fino para tu beneficio (por ejemplo, con profesiones que impliquen ayudar, o con alta necesidad de concentración, o actividades muy creativas…).
  6.  Apóyate en un psicólogo para dirigir tu rasgo y encontrar tu bienestar personal. Tu rasgo y capacidad bien dirigidos puede enriquecer muchísimo tu día a día.

¿Qué puedo hacer si no sé exactamente si soy una persona hipersensible o PAS?

Si sientes malestar en tu día a día, sufrimiento, si no sabes cómo dirigir tus emociones… lo mejor que puedes hacer por ti es consultar con un psicólogo. Un proceso de autoconocimiento y de psicoterapia te permitirá saber más de ti y poder dirigir tus cualidades, experiencias personales y habilidades de una forma adaptativa y positiva para ti.

Escrito por

Montse Marsà

Ver perfil
Deja tu comentario
3 Comentarios
  • Maria Dioni

    Gracias por escribir esto, tengo muchos problemas, porque siempre me siento abrumada en exceso, por lo que las femas personas a mi alrededor hacen y de cierta manera me afecta.

  • Melisa Pérez

    Nunca nadie me habló de esto (tampoco en terapia)! Entonces si me emocionan los actos escolares, un día en el campo, las miradas de ancianas, el sufrir ajeno, la alegría ajena (incluso de gente que no conozco)... No es que sea una boluli!! ¡Que bueno!

  • Montse Montero

    Gracias por el artículo ...ayuda mucho leer y saber que hay personas en estas mismas condiciones. Me hubiera ayudado tanto leer estos artículos en mi adolescencia. Gracias por la labor q hacéis. Saludos

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal