¿No puedes desplazarte a ningún centro?
Encuentra un psicólogo online
Acceso centros Añade tu centro gratis

Disfruta de tus vacaciones gestionando tu estrés vacacional

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Cuando nos encontramos de vacaciones es necesario que disfrutemos de este más que merecido descanso, desconectando de todo aquello que nos preocupa. En este artículo te damos unos consejos.

23 AGO 2017 · Lectura: min.
Disfruta de tus vacaciones gestionando tu estrés vacacional

Hace unas semanas, nuestro compañero de Psicopartner Ángel Luis Guillén, nos ilustraba sobre el estrés y las consecuencias del exceso de trabajo en los días previos al comienzo de las vacaciones describiéndonos una situación en primera persona, en su interesante y original artículo "estrés prevacacional".

Partiendo de esa situación, pongámonos en un momento posterior en la que esta persona, se encuentra ya de vacaciones, ha conseguido superar todas las tareas estresantes que implica la preparación de los días de descanso, ha organizado el trabajo que tenía pendiente de la mejor manera posible, ha pasado por la situación también estresante de reservar el viaje deseado con su pareja y sus hijos, y en el que se han gastado más de lo que deberían, y la revisión del coche ha costado también más de lo previsto.

Es posible que haya dejado quizás a algún familiar con alguna enfermedad o problema que le resulta preocupante, algún conflicto con un amigo o compañero de trabajo no resuelto, la preparación de la vuelta al cole… Todas ellas consideradas situaciones estresantes para cualquiera, y que en su lugar de descanso le provocan pensamientos y sentimientos negativos de todo tipo: "no debería irme", "yo de vacaciones y un montón de cosas sin resolver", dudas, culpa, remordimientos, etc, y que pueden impedir que disfrute de sus vacaciones, convirtiéndolas incluso en algo que le provoque de nuevo, una alta ansiedad.

Muchos de los lectores saben que esto es más común de lo que pensamos, y es cierto que nos afectará en diferente grado dependiendo de cada persona y de variables como implicación emocional, momento personal, responsabilidad etc.

Lo importante es que, sea como fuere, cuando nos encontramos de vacaciones, y porque así lo hemos decidido, es necesario que podamos disfrutar de este más que merecido descanso desconectando de todo aquello que nos preocupa y sin sentirnos mal por ello.

En estas situaciones, en las que los problemas nos agobian, si no estamos todo el día pensando y dándole vueltas a estos temas pasándolo mal, nos sentimos peores personas, y lo cierto es que hay muchas cosas en nuestra vida que tendremos que solucionar y resolver, y personas a las que atender, conflictos pendientes, pero en este momento estamos de vacaciones y vamos a intentar disfrutar de ello con estos pequeños consejos:

  • Lo que nos preocupa, seguramente no tiene tanta intensidad como pensamos, analizar la realidad con tranquilidad rebajará en gran medida nuestro malestar.
  • Así por ejemplo, el trabajo pendiente será realizado por otra persona mientras estemos fuera o en el peor de los casos lo haremos cuando volvamos, pero ahora no podemos hacer nada.
  • Nuestro familiar seguro que estará atendido por otras personas o familiares.

Los conflictos y tareas pendientes podremos resolverlos en unos días cuando volvamos, ya que por mucho pensarlo no van a solucionarse. Viéndolo de esta manera, nos daremos cuenta de que estas preocupaciones son en este momento menos importantes de lo que en principio nos creemos.

  • Si aun así es necesario llevarnos el trabajo de vacaciones, no lo dejemos pendiente y sin planificar, pues solo lograremos volver a sentir estrés, agobio y malestar. Establezcamos momentos concretos y definidos para realizarlo en el que podamos concentrarnos en ello, para que no nos agobie y no interfiera en el resto del tiempo de descanso o actividades que hemos planificado.
  • Hagamos, en lo posible, lo que realmente nos gusta y relaja durante estos días de vacaciones, paseos, visitas, playa, lectura, etc., disfrutando también de las personas que tenemos alrededor y con las que vamos a convivir más tiempo del que solemos el resto del año, procurando en todo caso, actividades que nos resulten agradables a todos o alternando las mismas.
  • Apliquemos la atención plena (mindfulness), siguiendo los sencillos pasos que nos explica Ángel Luis en su artículo, y en el que utiliza la respiración como fijación de la atención.
  • No se trata de una técnica milagrosa, es importante dedicarle tiempo todos los días, pues necesita entrenamiento. Aprovechando la variedad de estímulos que nos encontramos estando de vacaciones, podemos también fijar nuestra atención en un sonido como el de las olas del mar, el sonido del viento en los árboles, diversos sonidos de la naturaleza, algo que estemos viendo y que permanezca disponible durante un tiempo, un olor, recreándonos en ello como si no lo hubiéramos experimentado nunca, como si fuera la primera vez, analizando en profundidad lo que nos sugiere, las sensaciones de todo tipo que nos produce.
  • Durante la realización de este ejercicio nos vendrán también pensamientos, imágenes, sensaciones de las que hemos hablado antes. Simplemente debemos aceptarlas sin enfadarnos o sentirnos mal por ello, es normal, en cuanto las percibamos las dejamos pasar sin analizarlas y sin juzgarlas y volvemos a lo que estábamos viendo o escuchando. Esto nos puede ocurrir muchas veces, no pasa nada, incluso si algo nos distrae, volvemos de nuevo y con tranquilidad a lo que estábamos fijando nuestra atención.

Siguiendo estos consejos podremos rebajar tensiones y encontrarnos mejor en los momentos en los que sentimos más agobiados, teniendo en cuenta que aunque es sencilla de aplicar, el dominio de esta técnica requiere tiempo y repetición.

Recordemos en todo caso, que no se trata de ignorar ni olvidar los posibles contratiempos y conflictos a los que nos enfrentamos en el día a día, es simplemente poder decidir cuando dedicarle nuestra atención de forma consciente e intencionada en busca de posibles soluciones para intentar mejorarlos o resolverlos, y sin que tengan que estar presentes en nuestra mente de forma descontrolada y continuada.

David Ramallo. Psicólogo Sanitario

Equipo Psicopartner

Escrito por

Psicopartner ® - Centro de Psicología, Mindfulness y Coaching

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre estrés