Dolor psicológico

Existen distintos tipos de dolor en función de cual es su origen y sintomatología.

7 SEP 2020 · Lectura: min.
Dolor psicológico

Existen distintos tipos de dolor en función de cual es su origen y sintomatología. Así pues, podemos tener un dolor físico provocado por un golpe, un daño emocional que nos ha causado una perdida o conflicto, y por último un dolor psicológico que esta únicamente en la mente pero que no tiene que tener una causa tangible.

Qué es el dolor psicológico

Cuando hablamos de dolor psicológico es aquel que provoca la ansiedad, como ejemplo más claro. No existe tras él una causa física, y tampoco muchas veces una causa que podamos atribuir, sino que es por así decirlo una causa interna.

¿Es lo mismo que somatizar?

Cuando estamos somatizando es algo distinto en la causa, porque aquí si tenemos una causa, o un origen que podamos encontrar y tratar directamente. En el caso de una somatización, estamos hablando de que la persona que sufre algún tipo de problema o tensión canaliza esa situación o malestar en forma de un dolor o malestar físico real y tangible.

Un ejemplo sería, que la persona con gran tensión nerviosa llega a generar dolores de espalda, o musculares en general, que son una expresión externa de ese dolor interior. En mi caso, me encontré con una persona que era capaz de somatizar los problemas emocionales en forma de una especie de gripe, que aparecía cuando sus problemas se hacían importantes.

¿Cómo se manifiesta en nosotros?

En el caso de un problema de dolor psicológico, este se muestra más en forma de dolores de cabeza, de malestar general, o incluso de inseguridad con uno mismo o atacando la autoestima. Cada persona lo refiere de formas distintas, en función de diversas intensidades y de que otras patologías tenga en ese momento.

En conjunto lo normal es que la persona no nos sabrá decir exactamente ni causa, ni origen, ni situación incluso de ese malestar, más allá de que es una sensación que les está afectando, incluso hasta llegar a paralizar a la persona.

¿Qué tratamiento es necesario?

En estos casos lo mejor es la terapia cognitivo conductual, puesto que esta tiene protocolos claros y procedimientos que ayudan en este tipo de casos. Estamos ante un problema real que necesita de un trabajo importante. No es algo que la persona este imaginando, o algo que este creyendo que siente, y por lo tanto es algo sobre lo que podemos trabajar.

Aunque sea algo inconsciente, en este caso lo que haremos será trabajar sobre los efectos que esta produciendo, buscando poco a poco cambiar todo aquello que nos esta llevando al problema, buscando como gestionar la situación y avanzar lentamente a la solución. Y recuerda que lo mejor siempre es tener un profesional con la calificación para tratar los problemas y evitar caer en falsas promesas de curación.

Escrito por

Jaume Guinot Linkedin

Psicólogo nº colegiado: 17674

Su trabajo como psicólogo incluye también el trabajo de sexólogo y de hipnoterapeuta. Entre otros temas, se ha ido especializando en temas de adolescentes, parejas y adicciones. En los temas de sexología trabaja las dificultades o disfunciones sexuales. Dentro de la hipnosis actúa sobre la adicción al tabaco o adelgazar, pero también control de impulsos y ansiedad.

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal