El amor explicado científicamente

La producción de hormonas y la genética influyen en nuestras emociones durante una relación.

23 ABR 2018 · Lectura: min.
El amor explicado científicamente

¿Por qué sentimos lo que sentimos? ¿Por qué no nos podemos quitar de la cabeza a esa persona que acabamos de conocer?

Estas reacciones, que hemos escuchado más de una vez, son completamente normales en el amor y, además, han sido demostradas científicamente. La antropología, la neurobiología, la química e incluso la psicología y la psiquiatría explican por qué sentimos lo que sentimos y cómo evoluciona el amor.

Ha sido amor a primera vista

Seguro que esta afirmación nos parece algo exagerada, pero realmente sí podemos enamorarnos de una persona nada más verla, sobre todo si somos hombres. La atracción física genera dopamina que activa algunas partes de nuestro cerebro. En el caso de los hombres, estimula la corteza visual, lo que hace que puedan sentir algo por una mujer que acaban de ver. Esta atracción está relacionada con la información genética y su evolución como especie, con el hecho de que vean en esa persona a alguien capaz de darle descendencia sana. Y es por eso, quizá, por lo que los hombres son polígamos, porque la monogamia no asegura la descendencia: a mayor número de mujeres con las que tener sexo, mayores son las posibilidades de preservar la especie. 

En el caso de las mujeres, aunque es posible el amor a primera vista, resulta más complicado, ya que en las mujeres la dopamina activa el lóbulo temporal, donde se encuentra el hipocampo, es decir, donde se almacena la memoria. Ello explicaría por qué, en la mayoría de los casos, necesitan relacionarse con otra persona para poder enamorarse por completo.

¿Por qué los sentimientos cambian a lo largo de la relación?

Es normal que, al principio, sintamos mariposas en el estómago, nos pongamos nerviosos, apenas queramos comer y nuestro corazón parezca un caballo desbocado. Nuestro cerebro produce dopamina, norepinefrina, adrenalina y oxitocina, lo que hace que sintamos esa especie de chispa al principio de una relación, que nos sintamos felices (los niveles de serotonina descienden), exultantes, nerviosos, eufóricos, hasta obsesionados con esa persona. Por eso solo queremos pasar más tiempo con ella, solo y únicamente con ella.

Conforme avanza la relación, esas emociones (placer, nervios, euforia) desaparecen. La producción de dopamina deja de influir en nuestro estado y es sustituida por la de oxitocina, aquella hormona que segregan las mujeres cuando dan a luz y que es la encargada de activar el instinto maternal. En una relación sucede algo similar: la producción de oxitocina explica por qué, cuando la relación avanza en el tiempo, esas emociones son sustituidas por las de apego y cariño. Por qué ya no sentimos esas mariposas en el estómago cuando vemos a nuestra pareja, aunque sintamos amor por ella. En definitiva, por qué ya no es como al principio. Si nuestra relación no se basaba en otros pilares además de la pura atracción física, es normal que, después de la primera fase, no sintamos nada más. En cambio, si es fuerte, si hay más cosas aparte de la simple atracción, después de la fase de enamoramiento queda la fase de afecto, de afinidad, de cariño… En definitiva, la fase en la que se consolida el amor en una relación de iguales en que se abandona esa fuerte relación de dependencia del inicio que de continuar llevaría a la ruptura por pura asfixia de las partes. 

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario
2 Comentarios
  • maria torres

    entonces podria haber una posibilidad de que podamos controlar estas emociones ?

  • erika yuliza

    Yo me siento muy triste por la masturbacio de mi pareja yo creo q el necesita ayuda

últimos artículos sobre terapias de pareja