Acceso centros Añade tu centro gratis

El arte de culpar a los demás

La tristeza, la ira y el miedo son sentimientos que nos llevan a buscar un culpable de un problema. Pero ser maduro significa dejar de culpar a los demás, ¿verdad?

30 SEP 2019 · Lectura: min.
El arte de culpar a los demás

Una personalidad orgullosa tendrá problemas para reconocer sus errores al considerarse superior a los demás y siempre culpará a los demás. Pero no solo las personas con este tipo de personalidad no desean cuestionarse a sí mismas, por temor a las consecuencias o por protegerse culpando a los demás. ¿Por qué ser responsable mientras que otros pueden serlo? ¿Qué se esconde de no querer asumir nunca la responsabilidad? ¿Por qué estas personas se están victimizando a sí mismas y no se sienten responsables?

Cuando somos niños, estamos protegidos por nuestros padres, ellos son responsables de nosotros. Nos protegen y nos cuidan, pero a medida que crecemos aprendemos que la comodidad y la seguridad son nuestros principales garantes de nuestra libertad. Al asumir plenamente nuestras elecciones, nuestras decisiones, llevamos nuestras propias vidas como lo creamos conveniente. Nos convertimos en el actor de nuestra propia vida. Todo comienza con la búsqueda de un trabajo para sostenerse, y luego aprendemos a relacionarnos con los demás como mejor nos parezca y cuidar nuestra salud mental. Aprendemos poco a poco, a nuestro propio ritmo, a asumir la responsabilidad.

Aquí es donde se juega todo, y hay que marcar la diferencia entre crecer y madurar. Si el tiempo pasa para todos, crecemos inexorablemente, pero la forma en que manejamos esta responsabilidad sobre nuestras vidas determina nuestra madurez. Asumir la responsabilidad de lo que nos está sucediendo es esa madurez.

¿Por qué culpar a otros?

Si no es liberando la culpa de uno de la culpa del otro, usamos diferentes estrategias para evitar errores. ¿Pero por qué?

  • Ser culpable es hacerse frágil a los ojos de los demás y de nosotros. Cuestionarse es difícil, uno queda atrapado en estos momentos y nuestra imagen de nosotros se altera. Debemos asumir la responsabilidad, pero ¿podemos decepcionarnos? Preferimos entonces que sea culpa del vecino salvarnos de pensamientos dolorosos y una mala autoestima.
  • También es posible que tengamos miedo a las consecuencias, ya sea perder la estima o el amor de una persona, o encontrarnos solos. Odiamos sentirnos rechazados, viciados o desagradables. Por lo tanto, todos prefieren anticipar en caso de culpa para evitar la sanción, y las excusas que nos encontramos a menudo son numerosas.
  • También hay otro mecanismo de defensa inconsciente mediante proyección. Esta técnica equivale a culpar al otro por lo que nos pertenece, pero que nos negamos a admitir, ya sea un rasgo, un sentimiento o un hecho extraño. Entonces proyectamos en el otro lo que no nos agrada.

Para superar estas diferentes estrategias conscientes o inconscientes, debemos aceptar su vulnerabilidad. Nadie es perfecto y todos somos vulnerables, con nuestros defectos y errores. Admitirlos es hacerse más fuerte y más ligero. Uno debe permitirse sentirlos para no juzgarse y escucharse a sí mismo. Pregúntate qué sucederá si te consideras culpable y te ayudará a comprender mejor tu escenario interno.

¿Qué significa madurar?

Crecer y madurar es aprender, sin lugar a dudas. No puedes aprender sin equivocarte, ya que para las matemáticas, francés, tienes que entrenar y practicar para mejorar. Por lo tanto, el proceso de aprendizaje presupone que uno se equivoca al pasar por un complejo proceso de reflexión y análisis de los hechos. Y aquí es donde tendemos a señalar razones externas de nuestros errores. Nuestra mente buscará a los culpables.

Como prueba, cuando nos topamos con un objeto en una habitación, nos preguntamos qué demonios está haciendo allí. Luego criticamos directamente a la persona que podría ponerlo aquí o directamente al objeto en cuestión. Este proceso es natural y se genera por frustración. Pero a veces el obstáculo que se interpone en nuestro camino es más importante que un objeto. ¿Qué sucede cuando no estás de acuerdo con un amigo? ¿Que no apruebas un examen? ¿Que recibes una multa? ¿Cuándo tienes problemas de comunicación en tu relación? Y los ejemplos son numerosos...

Cuando no pensamos, tendemos a pensar que este es el otro problema porque se nos presenta. Tus emociones te dominan en ese momento y buscas a un culpable que esté en tu mente. Luego rechazamos el fallo en otros, en las circunstancias o en usted mismo. ¡Para! Detente por dos segundos y pregúntate qué es realmente encontrar un culpable. Una vez que se encuentra al culpable, ¿qué te trae? Cuando nos enfocamos en acusar a otros o culparnos a nosotros mismos, nos enfocamos en actitudes y emociones negativas como tristeza, enojo, frustración o resentimiento, pero no nos movemos en absoluto. Por el contrario, nos hace infelices.

Si más bien trabaja en la solución, busca cómo cambiar la situación, comprenderá muy rápidamente que más allá de perder el tiempo buscando al culpable, verá que es posible resolver la situación y trabajar en ello. ella.

Es que madurar, ir más allá de las emociones para tratar de comprender de dónde viene el error y cómo solucionarlo o mejorarlo para la próxima vez. Cuando busque a un culpable la próxima vez, piense rápidamente en pasar la página para dejar que las emociones negativas lleguen sin resolver, y busque soluciones en lugar de culpables. Esto te permitirá alcanzar nuevas metas y dejar atrás esas emociones negativas.

La solución está en ti, y nadie más puede cambiarla. Deja que otros te corrijan, deja de lado tu orgullo y sé sincero contigo mismo y luego con los demás. Atrévete a decir "Estaba equivocado", y esta oración parecerá cada vez más fácil de decir con el tiempo.

Dicho esto, nadie es completamente responsable de lo que les sucede. Y las responsabilidades a veces se comparten. En este caso, más bien intente comprender, encontrar soluciones, en lugar de luchar para descubrir quién es el más culpable.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima