El camino hacia la felicidad en la infancia

En el momento en que nos convertimos en madres y padres, el gran objetivo es que nuestros hijos/as sean felices. Esta tarea no es fácil. Descubre las claves para conseguir su felicidad.

11 AGO 2020 · Última modificación: 26 OCT 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Cómo hacer felices a nuestros hijos

Tips para caminar hacia la felicidad de hijos/as

En el momento en que nos convertimos en madres y padres, el gran objetivo es que nuestros hijos/as sean felices. Esta tarea no es fácil. En primer lugar, porque la felicidad es algo instantáneo, como si fuera una foto, de seguramente momentos inolvidables, pero que por el fragor del día a día se desvanece y aparecen situaciones en las que se nos pone a prueba. En segundo lugar, se confunde la felicidad con "tener", desde el punto de vista material y en ocasiones incluso se intenta suplir carencias propias vividas en la infancia y pasamos a convertirnos sin quererlo en cajeros automáticos. Y en tercer lugar, se llega a la confusión al aceptar las propuestas del menor, ya que aparentemente eso le conduce a la felicidad. El motivo de esta reflexión es que para que realmente sean menores felices es necesario que se respire armonía y sobre todo amor. Sin él, el cerebro no se desarrollaría de la misma manera. Sentirse querido/a es la gran clave y enfocarnos por tanto en la transmisión de este amor incondicional como padres y madres. Pero esas esenciales y continúas dosis de amor, tienen que ir de la mano de la confianza y de las normas.

A continuación recogemos algunos tips que pueden facilitar el camino:

1-Ayudarles a que aprendan a tolerar la frustración

Para tener autocontrol en momentos de frustración, hemos de pasar por aprender a aceptar la palabra "NO" y el autocontrol. Como padres y madres no podemos librar a nuestros hijos/as de momentos de sufrimiento o insatisfacción y, esto no es perjudicial, al contario, hemos de verlo desde un prisma positivo, ya que nos abre las puertas al aprendizaje de sobrellevar la frustración.

2-Focalizarse en lo positivo

Fijar el foco en lo positivo y en lo que nos satisface es una de las claves. Muchas veces los niños/as se centran en lo que les falta, es por ello relevante reconducir en casos de fijaciones en carencias, falsas necesidades y /o caprichos. Un ejercicio sencillo y efectivo es que exista un momento destinado a que digan dos o tres cosas buenas que ha tenido su día.

3-Mejorar y cultivar dosis de paciencia

Resulta muy positivo que el cerebro aprenda a esperar ciertos momentos o turnos para alcanzar lo que se quiere. La inmediatez es contraria también a la gestión de la frustración y tolerancia. El trabajo de sobre la calma ante situaciones que no son las esperadas es muy interesante para incrementar la paciencia.

Cómo hacer felices a nuestros hijos

4-Evitar cumplir todos sus deseos

Cuando compramos o regalamos un objeto, lo que experimentan no deja de ser un subidón de felicidad que puede durar entre unos segundos, minutos o varios días en función de la nueva adquisición. Pero seguro que pasará. Por ello, darles de todo no les hará más felices. Incluso el hecho de no cumplir todos sus deseos enseñará a que en la vida no podemos tener todo lo que queremos, que la felicidad no tiene el origen en lo que se tiene sino en sentirse felices por cómo son y cómo se relacionan con los demás.

5-Ayúdarle a engancharse a actividades gratificantes

Sería interesante ayudar a nuestros hijos/as a alejarse de aquellas cosas que no le gustan o le hacen sentir mal. Puedes animarle a jugar con quienes disfrutarían sin sentirse mal. Saber elegir las amistades es también la clave para el bienestar emocional Aquellas personas que dedican tiempo a hacer cosas que les gustan son más felices. Se ha demostrado quelas personas que tienen 'hobbies' y que son capaces de sumergirse en una actividad como la música, escritura, pintura, deporte…, hasta el punto de perder la noción del tiempo, son más felices.

6-Cultivar el agradecimiento

Los estudios han demostrado que aquellas personas que dicen "gracias" con más frecuencia y que se sienten más agradecidas alcanzan mayores niveles de felicidad. Y es que dar las gracias pone la atención en el lado positivo de la vida.

En definitiva, la felicidad es un camino que debemos guiar como padres y madres, no es una meta. Si necesitas ayuda o más información al respecto, contacta con Centro Te Motivan, centro de referencia en Málaga y siempre cerca de ti!

PUBLICIDAD

Escrito por

Rocío Gómez Carrillo

Ver perfil

Bibliografía

  • McLanahan, S. & Adams, J. (1989). The effects of children on adults’ psychological well-being. Social Forces, 68(1), 124–146.
  • Stears, P (2019). Happy Children: A modern emotional commitment. Frontiers in psychology. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.02025

Deja tu comentario

PUBLICIDAD