Acceso centros Añade tu centro gratis

El efecto placebo en la psicoterapia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Sabes de lo que hablamos cuando decimos que algo es placebo? Descubre este efecto y como puede estar relacionado con la psicología y la psicoterapia.

25 MAY 2017 · Lectura: min.
Encarni Muñoz Silva

Seguro que alguna vez habéis escuchado la palabra placebo, pero, ¿Sabéis lo que es? Se trata de la aplicación de una sustancia, que en principio es neutra, es decir que no tiene propiedades curativas, pero que produce efectos beneficiosos en la persona. La sustancia en sí no ayuda a que la persona se sienta mejor, la mejora se produce tras la sugestión, es decir, se cree que servirá de ayuda y así sucede.

Lo verás mejor con un ejemplo: Imagina que son las 15h, hora crítica, y empiezas a experimentar somnolencia. Decides tomarte un café y a los pocos minutos de la ingesta te notas mucho más despejado/a y activo/a. Cuando vas de nuevo a la cocina te das cuenta de que te has tomado un café descafeinado. ¿Cómo puede ser que el café descafeinado haya hecho el mismo efecto que un café con cafeína? Pues bien, éste es el efecto placebo.

Otro ejemplo que os puede resultar familiar es cuando tienes algún tipo de dolencia y acudes a un centro médico. Imagina que llevas 3 días con mucosidad agarrada al pecho y tos. Vas al médico porque te genera mucho malestar esta situación y cuando estás en la sala de espera pendiente de que te citen te sientes mucho mejor y de repente no toses tanto. Esto se debe a la confianza que depositas en el médico. Cuando llegas allí sientes que ya estás haciendo algo para mejorar tu situación y por tanto, se produce una cierta mejora, una vez más, el efecto placebo.

En psicología hay múltiples estudios que hablan sobre este efecto. Se realizan continuamente para comprobar qué tratamientos farmacológicos son más efectivos. La base de estos experimentos es la siguiente: se recoge una población y se divide en dos grupos de forma aleatoria, la experimental y la de control. Si por ejemplo se selecciona una población de pacientes depresivos, el experimento se centra en administrar fármacos antidepresivos al grupo experimental, y una píldora con azúcar al grupo control (evidentemente sin que lo sepan). Hay múltiples estudios que demuestran que muchos individuos del grupo control mejoran tras la ingesta del placebo, simplemente porque creen que esa medicación les va a ayudar a estar mejor, tienen esa expectativa.

¿Existe el efecto placebo en psicoterapia?

La respuesta sin lugar a dudas es . He tenido pacientes que el primer día de terapia me han comentado que desde el día anterior se sienten mejor no saben por qué. La razón es el efecto placebo. Cuando alguien da el difícil paso de venir a terapia previamente ha pensado y meditado mucho sus opciones. Generalmente se le da vueltas a si pueden hacerlo por ellos mismos o necesitan ayuda y el hecho de realizar esa primera toma de contacto, el solicitar día y hora hace que uno mismo sienta que ya está poniendo todas las cartas sobre la mesa. Esa sensación de hacer lo correcto genera bienestar y de ahí la sensación de mejora.

Además, junto al efecto placebo encontramos el efecto Pigmalión, o más comúnmente llamado, profecía autocumplida. Se trata de un cambio conductual que se produce como consecuencia de confiar en la terapia. Si confías en la terapia, harás cosas y te comportarás de una manera beneficiosa para ti, lo cual te llevará a lo que estás esperando. Por ejemplo, si estás deprimido/a y empiezas psicoterapia, quizás te apuntarás al gimnasio, conocerás gente nueva y eso te llevará a sentirte mejor contigo mismo/a, simplemente porque te apetece hacer cambios y eso te conduce a la reducción de la depresión.

Además, el efecto placebo muchas veces va de la mano del efecto Hawthorne, que no es más que la evolución positiva simplemente por el hecho de ser observado/a y evaluado/a. La presión inconsciente ejercida por la figura de referencia, el psicólogo, hace que la persona se comprometa más hacia el cambio y por tanto, haga más cosas beneficiosas para él/ella que si los cambios no fueran a ser revisados.

No obstante, el efecto placebo es un arma de doble filo por varias razones:

  • Efecto placebo versus efecto nocebo: Del mismo modo que podemos confiar en que nos va a ir bien la terapia, podemos desconfiar de ella. Ya sea porque pienses que la psicología no es una ciencia efectiva o sea por la sensación que te transmite el/la terapeuta o el centro, se puede producir el efecto nocebo, es decir, si crees que el/la terapeuta no te podrá ayudar, probablemente la terapia te vaya mal. No estarás abierto/a al cambio ni generarás un vínculo terapéutico y por tanto, la terapia seguramente será un fracaso. Me he encontrado varias veces en terapia personas que han pasado por más de 4 ó 5 profesionales de la psicología y siempre les ha ido mal. Generalmente es difícil encontrarse el 100% de los casos con psicólogos incompetentes. Este resultado forma parte del efecto nocebo.
  • Comodidad y falta de evolución: El efecto placebo puede ser perjudicial para la terapia ya que a veces me encuentro con personas que se sienten bien simplemente por el hecho de venir a terapia. Eso les hace sentir que ya están cumpliendo, que están haciendo todo lo posible por mejorar pero en ocasiones no es así, utilizan la terapia como un desahogo y no como una fuente de cambios. Eso provoca que las terapias se eternicen y el pronóstico sea negativo. Evidentemente está en la mano del terapeuta hacer consciente a esa persona de lo que sucede y no dejarse llevar por esa comodidad. A terapia se viene a buscar alternativas y ponerlas en marcha.
  • Miedo a volar solo: A veces los pacientes sienten que se encuentran mejor porque siguen viniendo a terapia y no confían en su propia evolución y recursos. Cuando tienen un contratiempo no intentan resolverlo y esperan al día de la sesión para hacerlo. Desconfían de su propio criterio y eso es producido por el efecto positivo que tiene venir a terapia. Se vuelven personas dependientes a las que hay que ayudar a confiar en ellos mismos para poder dejar el tratamiento (sucede lo mismo con los psicofármacos, mucha gente tiene miedo de dejarlos por si recaen).

Finalmente cabe decir que la psicoterapia no funciona únicamente gracias al efecto placebo. Éste sólo produce un alivio de los síntomas de forma temporal y poco profunda. Los cambios significativos se producen gracias al tratamiento que realmente es efectivo.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Virginia Barba

    Me parece un artículo de gran interés. El efecto placebo es un afecto increíble al producir un alivio de forma temporal. la mente es increíble.

últimos artículos sobre psicoterapia