Acceso centros Añade tu centro gratis

El recurso a la mediación familiar, una solución frente al litigio

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Las rupturas familiares son una realidad cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Generan cambios y alteraciones que implican una adaptación, no siempre fácil, a la nueva situación. Merece la pena intentar agotar todas las opciones antes de dar este paso o, si es inevitable, hacerlo en un clima lo más conciliador posible.

25 OCT 2011 · Lectura: min.
El recurso a la mediación familiar, una solución frente al litigio

Las rupturas familiares son una realidad cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Generan cambios y alteraciones que implican una adaptación, no siempre fácil, a la nueva situación. Merece la pena intentar agotar todas las opciones antes de dar este paso o, si es inevitable, hacerlo en un clima lo más conciliador posible.

La mediación familiar es un proceso voluntario, flexible y participativo para resolver pacíficamente conflictos en el ámbito de la familia. Las partes con problemas recurren  a un tercero imparcial (el mediador) que supervisa la negociación de su acuerdo para que garantice los intereses de ambos.

Sus objetivos son: facilitar que hay una nueva relación entre las partes, aumentando el respeto y la confianza entre ambos, corregir tergiversaciones y malas interpretaciones, crear un marco que favorezca la comunicación y transforme el conflicto.

Para conseguir su propósito, el mediador no puede perder de vista unos principios que son inherentes al procedimiento. Son los participantes quienes ejercen el control durante todo el proceso, en el que el mediador debe mantenerse absolutamente imparcial. La garantía de confidencialidad sobre todo lo que se dice en las reuniones es sagrada, no podrá usarse nunca frente a un tribunal. Y, requiere del acuerdo libre y explícito de los  participantes, no puede obligarse  a nadie a establecer relaciones o firmar acuerdos.

Una modalidad específica es la mediación intrajudicial, que actúa una vez en proceso el contencioso. Pese a estar ya actuando los tribunales de Justicia, se da la oportunidad a las partes de llegar a una solución consensuada o, por lo menos, a que se reduzcan las materias en discordia. Es un sistema muy valioso en los casos en que la relación va a tener que continuar porque hay menores.

Los datos son alentadores. El 80% de las parejas que recurren a la mediación llegan a acuerdos consensuados para la tramitación de su separación y cumplen el convenio regulador el 90%.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapias de pareja