Acceso centros Añade tu centro gratis

El Trastorno Límite de Personalidad

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Entre las consultas más frecuentes se encuentra el Trastorno límite también llamado Trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad, pero ¿qué hay detrás de esos nombres técnicos?

26 JUN 2014 · Lectura: min.
El Trastorno Límite de Personalidad

En primer lugar, hay un gran número de personas con un intenso sufrimiento interior, y un gran número de familiares y allegados que sufren también, a causa de sus relaciones con ellos. Se calcula que entre el 2 y el 3% de la población, y hasta el 15% de las personas atendidas por problemas de salud mental, padecen el trastorno límite de la personalidad.

Las personas con TLP presentan una gran variedad de síntomas, pero los elementos centrales del trastorno son la inestabilidad emocional y la inestabilidad en sus relaciones, junto con las alteraciones en la imagen de sí mismo y las reacciones impulsivas.

Sus relaciones están teñidas de una gran intensidad. No toleran la soledad, hasta el punto de que tan sólo el temor de perder a alguien, les ocasiona terror y da lugar a actuaciones y esfuerzos frenéticos para impedirlo. Pero, paradójicamente, tampoco toleran la cercanía emocional y la intimidad. Por eso, sus relaciones con las personas que más les importan son tan conflictivas y puede decirse aquello de ni contigo ni sin ti. Con frecuencia la persona que antes estaba idealizada y de la que esperaba todo, acaba siendo odiada y rechazada. Y no sorprende que ocurra así, porque se sienten dañados fácilmente, y no toleran las pequeñas frustraciones que se dan en todas las relaciones.

Su sentimiento interior es de un malestar casi continuo, aunque otras veces da lugar a periodos de ira, angustia y desesperación. En ocasiones se producen reacciones de violencia hacia los demás, y con frecuencia también hacia sí mismo.

De este modo, para la persona que padece el trastorno límite de la personalidad y para su familia y las personas cercanas, la vida cotidiana es muy difícil. Se trata de un trastorno grave que ocasiona mucho sufrimiento y es causa de inadaptación familiar, social y laboral.

¿Le parece que sufre usted Trastorno límite de la personalidad? ¿Piensa que alguna persona de su entorno presenta TLP? Es importante que esta información se maneje con cautela, sin sacar conclusiones apresuradas. Si usted o alguna persona cercana presentan algunas de estas características, es conveniente que consulten con un profesional cualificado que pueda orientarles.

Tratamiento del trastorno límite de la personalidad

Sin restar importancia a este trastorno, hay mucho sitio para la esperanza. Este trastorno está ya ampliamente estudiado y también se han desarrollado distintas modalidades de tratamiento para adaptarse a las necesidades de quienes lo padecen. En gran número de casos, la evolución es favorable obteniendo mejorías y cambios muy importantes.

Los elementos clave para el éxito del tratamiento en el Trastorno límite de la personalidad son la motivación del paciente y de sus familiares, y la experiencia y cualificación del profesional que lo atienda. Es preciso que el tratamiento lo lleve a cabo un especialista clínico, sea Psiquiatra o Psicólogo Clínico, cualificado como psicoterapeuta y experimentado en este trastorno.

Dada la amplitud de aspectos afectados, el tratamiento del trastorno límite de la personalidad también debe reunir varios ingredientes. Su elemento central es la Psicoterapia, habitualmente prolongada durante unos años. En ocasiones puede requerir apoyo de medicamentos que no curan el trastorno pero son útiles para reducir la ansiedad, la depresión o la agresividad, y facilitar así la atención psicoterapéutica y la vida cotidiana. No hay que descuidar la integración social que se ve fácilmente dañada. Y es muy conveniente la participación de la familia que suele ser una gran ayuda en el tratamiento, y que también ellos mismos requieren apoyo y orientación.

¿Quiere saber más? El diagnóstico del trastorno límite de la personalidad.

Según los criterios más utilizados (DSM-IV-TR), el diagnóstico del Trastorno límte de la personalidad requiere que se dé un patrón duradero de comportamiento que incluya al menos cinco de los siguientes síntomas:

- Reacciones extremas, como pánico, depresión, ira o acciones frenéticas, incluyendo abandono real o percibido.

- Un patrón de relaciones intensas y tempestuosas con la familia, amigos y seres queridos, que en general cambia entre la cercanía extrema y amor extremo (idealización) a una aversión o ira extremas (devaluación).

- Imagen propia o autoestima distorsionada e inestable, que pueden causar cambios repentinos en los sentimientos, opiniones, valores o planes y objetivos para el futuro (como las elecciones de estudios o carrera).

- Comportamientos impulsivos y con frecuencia peligrosos, como comprar a lo loco, sexo sin protección, abusar de sustancias, conducir de forma imprudente y darse atracones de comida

- Comportamientos o amenazas suicidas recurrentes o comportamientos de automutilación, como cortarse.

- Ánimos intensos y muy cambiables, con episodios que duran desde unas pocas horas hasta varios días.

- Sentimientos crónicos de vacío o aburrimiento.

- Ira inadecuada e intensa o problemas para controlar la ira.

- Pensamientos paranoicos relacionados con el estrés o síntomas severos de disociación, como sentirse separado de uno mismo, observarse desde fuera del cuerpo o perder contacto con la realidad.

¿Qué enfermedades coexisten generalmente con el trastorno límite de la personalidad?

Las personas que presentan TLP, frecuentemente padecen también otros trastornos o síntomas, lo que hace más difícil el diagnóstico y el tratamiento adecuado.

En mujeres, el TLP coincide con frecuencia con depresión, ansiedad o trastornos de la alimentación, mientras que en hombres, la tendencia es a coincidir con abusos de sustancias y conducta antisocial. También coincide frecuentemente con otros trastornos de personalidad.

Un estudioso del tema explica así este trastorno a las personas implicadas:

Las personas con un trastorno límite de la personalidad han crecido con la sensación de ser tratadas injustamente, de no recibir la atención o el cuidado que necesitan. Están enfadadas por ello, y van buscando a alguna persona que pueda proporcionarles aquello que creen que nunca recibieron. Cuando piensan que han encontrado a esa persona, establecen con ella relaciones intensas y exclusivas, que después fracasan debido a que las expectativas con el otro eran poco realistas. Tras el fracaso, se sienten rechazadas o abandonadas, y se reaviva su rabia por haber sido tratadas injustamente, o bien sienten que han sido malas y eso ha provocado el rechazo, en cuyo caso pueden volverse autodestructivas. Algunas veces despiertan en los demás sentimientos de culpa, al describir cómo han sido maltratadas, y generan en ellos el deseo de compensarles de alguna forma. Otras veces su autodestructividad suscita sentimientos de proteccionismo en los demás que intentarán a continuación salvarles. Estas respuestas de culpabilidad o deseos de salvación por parte de los otros dan validez a las elevadas y poco realistas expectativas de los pacientes con trastorno límite de la personalidad sobre la satisfacción de sus necesidades, y el ciclo se vuelve a repetir. (J.G. Gunderson)

Rafael Pareja Flores

Consulta de Psicología Clínica y Psicoterapia, Sevilla.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Rafael Pareja, Psicología Clínica y Psicoterapia

Deja tu comentario
2 Comentarios
  • Ricardo X Pedreño Garrido

    TENGO TLP; COMORBALIDAD CON DEPRESIÖN MAYOR RECURRENTE CON UNA PROFUNDÏSIMA MISOGINIA

  • Flor

    ¿Cómo se puede convencer a una persona a tratarse, si no es consciente del problema que tiene y se siente amenazada constantemente?.

últimos artículos sobre trastornos de la personalidad