Estar mal para poder estar bien

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El bienestar es el estado de una persona en donde sus condiciones físicas y mentales le proporcionan un sentimiento de satisfacción y tranquilidad.

19 oct 2016 · Lectura: min.
Estar mal para poder estar bien

"Vive mejor", "Tú puedes", "Está en tu mano", "Sonríe", "Ves a por tu destino", Si quieres, puedes", "Dejar ir", etc.

¿Cuántas veces escuchamos mensajes similares, en dónde parece ser que el bienestar es algo fácilmente alcanzable si seguimos las indicaciones correctas? "Sólo hace falta desearlo" nos recuerda que si no lo obtenemos es porque no queremos. Ya no sólo en los mensajes, sino también en todo aquello que nos rodea. Todo está pensado para nuestro bienestar y confort.

De esta manera, todo aquello que se aleje de esa dirección, está mal considerado. Ya sea incomodidad y malestar, todo es rechazado en la bandera del bienestar como bien supremo. El bienestar se ha convertido en una imposición, con un mensaje subyacente de "si no estás bien es porque no quieres y eso está mal".

Hace tiempo le voy dando vueltas a este tema. Es evidente que nadie quiere vivir en el malestar y quedarse ahí de por vida. Es natural que busquemos el "estar bien", ¡quién no!

El problema surge cuando negamos tanto el estar mal, que estamos negando una parte de nosotros mismos y de nuestro proceso de crecimiento personal. ¿Y por qué?

Es como si estuviéramos haciendo senderismo y notáramos que tenemos una piedrecita en el pie, de esas que molestan a cada paso. A parte, nuestra mochila pesa muchísimo, nos está impidiendo avanzar más rápidamente y, además, nos duele toda la espalda.

Y en vez de pararnos y ver cómo podemos mejorar, seguimos intentando fingir que éstos no nos están perjudicando.

Visto así, suena absurdo, ¿no?

Porque la ansiedad, la depresión, la rabia, la tristeza, el miedo... Todo ello surge por algo y podemos utilizarlo para algo: para aprender de ello y superarlo. Sí, con esfuerzo y un buen acompañamiento es posible. Hay que estar dispuesto a recorrer caminos que pueden ser dolorosos, es inevitable: es nuestro dolor y sólo nosotros podemos hacernos cargo de ello.

De esta manera, estos estados internos van madurando y cambiando. Con un buen acompañamiento de un profesional, se puede hacer frente a todo aquello que nos está bloqueando y que tanto queremos anular.

Se trata de verlo frente a frente, conocerlo, aceptarlo, integrarlo y, así, superarlo. Es como pararse en el camino, sentarse, revisar nuestros zapatos, nuestra mochila y acomodarnos para poder hacer el camino de una manera más liviana.

psicólogos
Escrito por

Nuria Arrebola - Psicóloga

Deja tu comentario
Comentarios 1
  • Ivonne Diaz

    Me ayudó mucho encontrar este artículo porque estoy en una etapa de reacomodar y alivianar la mochila para seguir adelante!