Acceso centros Añade tu centro gratis

Estrés, salud y enfermedad

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El estrés es una experiencia subjetiva, emocionalmente negativa, que va acompañada de cambios predecibles a nivel bioquímico, fisiológico, cognitivo y conductual.

25 JUN 2019 · Lectura: min.
Estrés, salud y enfermedad

Estos cambios van dirigidos a modificar el evento estresante o a adecuarse a él, por tanto, el organismo se prepara para enfrentarse a situaciones de emergencia movilizando todos sus recursos para el afrontamiento de dicha situación cumpliendo una función adaptativa de supervivencia.

Sin embargo, si el organismo se activa repetidamente ante situaciones estresantes, o no se desactiva una vez que dichas situaciones han cesado, probablemente el sujeto desarrolle algunas de las enfermedades asociadas al estrés (Vila, 1996).

Eso no quiere decir que el estrés sea el factor causal de dichas enfermedades, si no que el estrés incrementa el riesgo de que el organismo contraiga algunas patologías, llegando a debilitarlo y provocando que este enferme.

El cuerpo se defiende de distintas maneras ante situaciones estresantes, moviliza las defensas para combatir el estresor, liberando adrenalina y provocando el aumento de la presión sanguínea, respiración acelerada, desvío de sangre a músculos esqueléticos, activación de glándulas sudoríparas, disminución de la actividad gastrointestinal…, estas reacciones son adaptativas a corto plazo, pero gran parte de los estresores actuales implican una exposición prolongada al estrés y no requieren una respuesta física inmediata.

Nuestro cuerpo intenta adaptarse a la situación de estrés, que no ha disminuido y dependendiendo de la intensidad del estresor y la capacidad de adaptación del organismo la activación disminuye o seguirá siendo superior a lo normal, si los factores estresantes siguen manteniéndose en el tiempo se producirán una serie de cambios fisiológicos y hormonales que están relacionados con la etiología de enfermedades cardiovasculares, úlceras, colitis ulcerosa, hipertiroidismo, artritis, asma…, provocando también cambios en el sistema inmunológico.

Si la situación de estrés dura mucho se producirá una drástica reducción de energía y de nuestros recursos disponibles para poder resistir el estrés y aumentando la probabilidad de enfermar.

Por estos motivos es importante conocer algunos de los factores de protección que nos ayudarán a combatir el estrés como son un estilo de vida saludable, una autoestima adecuada, sentimiento de control, un estilo de afrontamiento constructivo, una red de contactos sociales que posibiliten apoyos en casos de dificultades, fortaleza personal (compromiso, reto, control y optimismo) sano y realista y un sistema de valores y creencias que posibiliten afrontar con firmeza y tenacidad las dificultades de la vida.

Escrito por

Psicóloga Verónica Martínez Barnés

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre estrés