Fibromialgia y sus implicaciones psicológicas

La fibromialgia fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992 pero aún hoy algunos la llaman “el cajón de sastre”.

11 JUN 2020 · Lectura: min.
Fibromialgia y sus implicaciones psicológicas

¿Qué es la Fibromialgia?

Es una enfermedad que se manifiesta con un dolor muscular generalizado en el aparato locomotor y de origen desconocido.

Sus síntomas comunes son:

  • Dolor en todo el cuerpo o en zonas localizadas, en forma de punzadas, ardor, rigidez, hormigueos, etc.
  • Fatiga y cansancio: pérdida de fuerza física, sensación de agotamiento y cansancio con independencia de la actividad realizada.
  • Trastorno del sueño: el sueño es ligero, no reparador y suelen dormir pocas horas.
  • Problemas cognitivos: falta de concentración y pérdidas de memoria.

“Antes era la que tiraba siempre del carro, ahora me siento apagada. Me da vergüenza porque siento que no sirvo para nada”

Causa o efecto

  • La ansiedad produce tensión muscular y aumento de la sensibilidad o disminución de la tolerancia al dolor. Pero también el dolor es el que puede generar la respuesta de ansiedad en la persona.
  • Los síntomas de depresión suelen estar estrechamente relacionados con la duración de la enfermedad y la intensidad del dolor.
  • El temperamento rígido y los modos de comportamiento que se van adquiriendo generan estrés y tensión muscular. La personalidad perfeccionista suele ser un denominador común en las personas que padecen fibromialgia.
  • Las emociones en cuanto a su intensa vivencia subjetiva como a la dificultad para descubrirlas, reconocerlas y expresarlas hace de que se intensifique el dolor.

Los 18 puntos de dolor

El dolor es localizable a través de una exploración física en 18 puntos principales del cuerpo alrededor del cuello, la columna vertebral, lumbar, caderas, codos y rodillas, sin embargo aún no existen pruebas objetivas que confirmen el diagnostico. 

Controversia

Las personas que sufren esta dolencia, suelen realizar múltiples visitas a especialistas y se someten a un peregrinaje de pruebas objetivas complementarias (analíticas, radiografías, etc.) donde los resultados suelen ser normales.  Sin embargo el dolor persiste a pesar de no haber signos visibles de inflamación o enrojecimiento.

“Llevo años de pruebas y no daban con lo que tenía. Me han hecho de todo pero nada funcionaba y no seguían sin saber de dónde venía hasta que me diagnosticaron Fibromialgia”

Por todo esto aún hoy existe una gran controversia con respecto a su diagnostico y tratamiento, siendo catalogada por muchos como “el cajón de sastre”.

Enfoque psicosomático

Un cambio desde el enfoque biomédico hacia el biopsicosocial, ayuda a entender los síntomas con una visión global y relacional de la persona, donde mente y cuerpo están permanentemente interrelacionados, pero también el entorno y las circunstancias que rodean a la persona.

“Yo antes era una persona muy activa, lo abarcaba todo, pero ahora siento que yo quiero abarcar más de lo que mi cuerpo me permite”

Tener en cuenta las emociones, los posibles conflictos interpersonales y relacionales, los modos de afrontamiento, la capacidad para resolver los conflictos y los mecanismos de adaptación de la persona es esencial para entender el proceso de salud-enfermedad.

Desde este enfoque es vital determinar los estresores psicológicos que intensifican y agravan la sensibilidad y el dolor.  Numerosos estudios confirman la clara implicación psicológica en personas diagnosticadas de fibromialgia, por ello la importancia de llevar a cabo tratamientos psicológicos dirigidos a las personas con este síndrome.

Tratamiento psicológico

El tratamiento suele ser personalizado dirigido a la gestión emocional, cognitiva, conductual y social. No obstante, también es aconsejable el tratamiento de los síntomas físicos. Por ello la importancia de un abordaje multidisciplinar donde médico, fisioterapeuta, psicólogo y terapeuta ocupacional trabajen en conjunto por recuperar la calidad de vida de la persona que sufre esta enfermedad.

La fibromialgia conlleva un gran desgaste físico y emocional haciendo que la persona que lo padece consuma muchos recursos tanto en tiempo, dinero y esfuerzo. Generalmente soporta una importante pérdida de calidad de vida y deterioro de las actividades cotidianas que desarrollaba provocando importantes consecuencias en las relaciones familiares, sociales y laborales.

El objetivo del tratamiento debe ser aliviar el sufrimiento físico y emocional, ayudando a la persona a:

  • Entender la enfermedad
  • Realizar ejercicio físico moderado y regular
  • Seguir las pautas farmacológicas
  • Tener una rutina en técnicas de relajación
  • Acudir con regularidad a consulta de psicoterapia
  • Aprender a dosificar y adaptar su actividad cotidiana
Escrito por

Esther Rodríguez Díaz

Ver perfil
Deja tu comentario
2 Comentarios
  • Laura O.E

    ¡Eres una crack! Gracias por el artículo porque es muy interesante y por darle luz a esta enfermedad que está tan poco reconocida. Besotes!

  • Valentina abbate

    Llevo 6 meses von em diagnostico de fibromialgia, no pense que le podía dae a alguien tan jóven... y me he sentido bien con lls medicamentos y el ejercicios, pero con todo estk de la pandemia yvtrabajae desde la casa el dolor a ajmentado de nuevo

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal