Acceso centros Añade tu centro gratis

Gaslighting: una forma de manipulación y abuso

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Quizás no sepas qué es el gaslighting pero, y si digo: ¿alguna vez te has sentido manipulado/a por alguien hasta el punto de creer que has perdido el juicio? Descubre qué es y qué hacer

4 ABR 2017 · Lectura: min.
Gaslighting: una forma de manipulación y abuso

El Gaslighting es una forma de manipulación en la que una persona te hace creer que tu criterio es falso, que lo que crees que ocurrió nunca pasó o lo que dijiste o dijo la otra persona es mentira. Llega un punto en el que empiezas a creer que estás loco/a, que desvarías y que ya no sabes qué forma parte de la memoria y qué es fruto de tu imaginación. Se trata de una manipulación de tu percepción, memoria y juicio hasta el punto de dudar de tu salud mental.

La palabra Gaslighting tiene como origen la película "Gaslight", en la que un hombre hace creer a su mujer que está loca para robarle. La manipula poco a poco haciéndole creer que ha hecho cosas que en realidad no hizo, e incluso regula la luz de gas (de ahí el nombre de la película) y le hace creer que la llama tiene la misma intensidad.

Puede que te hayas encontrado alguna vez en alguna discusión en la que se hace mención al pasado. Recuerdas o crees recordar lo que sucedió en la escena en cuestión pero te lo ponen en duda y acabas cuestionándote la veracidad de tu criterio o de tu memoria. Las frases que suelen utilizar son: "yo no dije eso, no lo recuerdas bien", "eso no fue lo que pasó", "te lo estás inventando", "que mala memoria tienes", "eso no lo hizo con esa intención, te lo tomas todo muy a la tremenda, eres un/a exagerado/a", "estás loco/a, te crees tus propias mentiras".

Hace unos meses atendí a un chico en consulta víctima de gaslighting. Había pruebas más que evidentes de que su mujer le era infiel. Él había actuado fruto de los celos y mirado el móvil de su pareja. En ese móvil encontró mensajes comprometidos, fotos en ropa interior e incluso vídeos sexuales. Su mujer le reprochó que no confiara en ella, le explicó que todo formaba parte del cariño que se tenían como amigos y que él era un celoso compulsivo que rompía su intimidad mirándole el móvil. Este chico vino a consulta por su inseguridad, baja autoestima y por sus "celos patológicos".

Lo que consigue la persona con este tipo de abuso es que desconfíes de ti, siembra la semilla de la inseguridad y acabas dependiendo de la opinión de los demás. Aparece la ansiedad, confusión y no confías en tu criterio o percepción. Eso merma tu autoestima, desconfías hasta de tus sentidos y necesitas la confirmación externa de tus recursos.

Los ámbitos en los que se suele dar este tipo de manipulación es en el ámbito familiar (a nivel de pareja, entre hermanos o entre padres e hijos) o entre amigos íntimos pero también se puede dar entre jefe y empleado.

¿Cómo detectar que soy víctima del gaslighting?

  1. Dudas constantemente de tu criterio y opinión. Necesitas que los demás te confirmen si lo que dices es cierto.
  2. Empiezas a dudar de tu memoria cuando antes te considerabas una persona con buena retentiva. Esas dudas aparecen porque alguien te dice que tienes mala memoria y te recuerda cómo sucedió "realmente" algo.
  3. Siempre te sientes culpable de todo, y aunque creas que no lo eres, alguien te acaba convenciendo de que lo eres. Es por este motivo que siempre te estás disculpando por todo.
  4. Consideras que eres excesivamente sensible porque alguien te dice que todo te lo tomas muy a pecho o que buscas los tres pies al gato.
  5. Tienes dificultades para tomar decisiones, por pequeñas que sean y antes no te ocurría.
  6. Te infravaloras, sientes que todo lo haces mal y que no te mereces que te quieran. Notas que no puedes fiarte de ti misma y prefieres alejarte de los demás para no hacerles daño (familiares y amigos).

¿Qué puedes hacer para salir de esto?

  1. Cuestiona la veracidad de lo que te dice esa persona: Si sólo te cuestiona tu criterio alguien en concreto, ¿por qué tienes que ser tú quien esté equivocado/a?
  2. Cree en ti: Si antes te funcionaba tu intuición, ¿Por qué va a ser diferente ahora? No te fíes de las cosas que no acaban de cuadrar. Tú sabes lo que sientes y nadie más puede ver ni notar lo que sientes tú. Confía en ello.
  3. Deja de querer contentar o agradar a los demás: Piensa en tus creencias y opiniones. Que nadie te haga dudar de ellas. No se trata de que seas inflexible, pero tus ideas nucleares no tienen que cambiar. En lugar de decir: "tienes razón", di: "no nos ponemos de acuerdo, da igual" o "así es como lo viví yo, aunque tú lo vivieras de forma diferente".
  4. Confía en tus recursos y valores: Todo lo que sea fundamental para ti no lo cambies, forma parte de tu esencia. Piensa en tus rasgos de personalidad y valores, y lo que no quieras cambiar, que no te lo modifiquen. Del mismo modo, pon los límites que consideres necesarios. Si crees que alguien los está sobrepasando, házselo ver.
  5. Intenta ver las cosas con perspectiva: Si lo que tú estás viviendo te lo contara un amigo, ¿qué le aconsejarías?, ¿qué pensarías si lo vieras en una película? Intenta ver la situación desde fuera.

Si sufres o has sufrido la pérdida de la confianza en ti mismo/a, recuerda esta frase: "claro que hablo conmigo mismo/a, a veces necesito la opinión de un/a experto/a". Así que ya sabes, habla con tu yo experto.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Anónimo

    ¿Y si es al revés? O sea, ¿si es verdad que la persona se inventa cosas, cambia lo que ha dicho, se toma todo a la tremenda etc? ¿Qué pasa si todo esto lo hace de verdad, le hago Gaslighting porque de lo digo? ¿Como actúo entonces para que deje de hacerlo?

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal