9 Motivos de las autolesiones: ¿Por qué las personas empiezan a hacerse daño a sí mismas?

¿Por qué las personas se autolesionan? ¿Qué implican las autolesiones? Las autolesiones son respuestas impulsivas que ayudan a través del dolor a liberar malestar. Descubre el motivo.

9 FEB 2017 · Última modificación: 19 AGO 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Por qué se cometen las autolesiones?

Cuando vemos en un familiar, amigo o ser querido cortes en el brazo o cortes en la piel, es normal que nos preguntemos qué ha podido desencadenarlos. En muchas ocasiones este tipo de cortes en las piernas, brazos en cualquier parte del cuerpo, si suceden de forma frecuente y la persona intenta taparlos, esto puede ser una clara señal de que hay un problema grave detrás. Pero, ¿Por qué las personas empiezan a autolesionarse?

¿Qué son las autolesiones?

Las autolesiones son daños que la persona se provoca voluntariamente en su cuerpo sin intención de suicidarse. Suele ser un acto compulsivo del que no se tiene el control y que cuesta parar. A diferencia del acto suicida, a través de una autolesión se busca el dolor y sufrimiento. Mucha gente no entiende este tipo de comportamiento, y es lógico que no esté aceptado socialmente ya que carece aparentemente de sentido provocarse daño así porque sí. No obstante, las autolesiones tienen una razón de ser asociado a un problema psicológico.

Seguro que alguna vez tú o algún familiar o amigo os habéis mordido las uñas. No paras cuando las tienes cortas sino que se suele continuar hasta que ya no se puede morder más y te queda un muñoncito. Puedes llegar a hacerte sangre y luego te cuesta coger objetos por lo cortas que te las has dejado. Además, muchas veces el morderte las uñas va acompañado de mordisquear pieles y o padrastros sin ton ni son. Te duele quitártelos y sabes que no es bueno pero no puedes parar.

En otras ocasiones lo que ocurre es que te ves un granito y te lo tienes que quitar aunque sepas que no puedes hacerlo porque no hay nada dentro. Aprietas y aprietas hasta hacerte una herida con sangre y luego te cuesta que cicatrice porque a la mínima que ves una costra la tienes que arrancar. ¿A que esto no es tan raro? Pues no deja de ser una autolesión (en menor medida, pero una autolesión al fin y al cabo).

Las personas que se autolesionan, muchas veces no viene a terapia porque se avergüenza de lo que hacen y lo esconden. Quien viene a terapia es porque esa autolesión se hace demasiado frecuentemente o interfiere en su vida de forma significativa. Las autolesiones más frecuentes son: cortarse la piel, pincharse agujas, quemarse, golpearse la cabeza, morderse los labios o los dedos, pellizcarse o presionarse los ojos.

¿Por qué aparecen las autolesiones?

En muchos casos, las autolesiones son una forma de autoagresión que se usa para calmar una emoción, pensamiento o sensación negativa. Según los psicólogos, los adultos, niños y los adolescentes que se autolesionan lo suelen hacer por las siguientes razones. 

1. Ansiedad

Cuando estamos nerviosos necesitamos hacer algo (mover las piernas, caminar, coger algo con las manos, comer…). Este tipo de comportamiento no nos hace daño, pero a veces las personas recurren a la autoagresión para liberar la ansiedad. Cuando la persona se inflinge un daño, el cerebro se relaja porque deja de pensar en la preocupación o lo que le está estresando.

Cuando sentimos dolor se bloquean los pensamientos, el cerebro se centra en ese dolor y por tanto, las preocupaciones desaparecen temporalmente. Del mismo modo, cuando sentimos emociones que nos desbordan como tristeza, rabia o aburrimiento, provocarse dolor hace que dejemos de sentir esas emociones. Por otro lado, cuando el dolor desaparece, la sensación es de relajación y calma así que muchas personas cuando se autolesionan buscan esa sensación final de liberación y relax. En estos casos las personas que se autolesionan lo hacen para calmar los diferentes síntomas propios de la ansiedad.

2. Soledad y vacío

Sería el caso contrario a sentir en exceso las emociones. Algunas personas sienten un vacío tan importante, una ausencia de emociones, se sienten aplanados, "ni siento ni padezco", que se autolesionan para poder sentir dolor y al menos sentir algo, que siguen siendo humanos y no robots o para sentirse vivos. De esta forma la autolesión les proporciona un alivio ante el vacío y a la soledad que pueden estar sufriendo en estos instantes. 

Motivos de las autolesiones

3. Culpabilidad

En ocasiones nos sentimos culpables de algo que hemos hecho/dicho o que no hemos hecho/dicho. Pueden ser aspectos pasados o dinámicas que se repiten. Del mismo modo, podemos sentirnos poco válidos, aptos o simplemente no nos sentimos merecedores del bienestar. En estos casos, la culpabilidad puede generar un motivo para acceder a la autoagresión y poder descansar de los pensamientos negativos que surgen alrededor de esta.

El origen de esto suele ser una baja autoestima y como consecuencia, uno puede recurrir a la autolesión como forma de castigo. Un ejemplo: una chica con anorexia se corta la barriga cada vez que come algo que considera un exceso.

Otro ejemplo: golpearse la cabeza cada vez que se recuerda el episodio de abuso sexual que sufrió en la infancia y que aunque sabía que no estaba bien lo que estaba haciendo, no frenó al abusador. O también: rascarse compulsivamente cada vez que alguien recuerda que no fue capaz de despedirse de su padre enfermo de cáncer cuando sabía que sería la última oportunidad de verlo con vida.

4. Llamar la atención

Aunque la mayoría de personas que se autolesionan no lo hacen por este motivo, hay quien sí que lo hace como una manera de sentirse cuidado y protegido. Si alguien se autolesiona la respuesta natural del ser querido es preguntarle, estar más encima de él o ella y protegerle para que no vuelva a hacerlo.

Cuando alguien lo hace para llamar la atención lo suele hacer con cosas muy visibles y llamativas y muchas veces amenazan con autolesionarse si no se le hace el suficiente caso o para conseguir algún beneficio. Un ejemplo: "si te vas de cena con tus amigos ya sabes que me quedaré sola y me haré daño". Este tipo de autoagresión suele surgir más a menudo en los casos de autolesiones en adolescentes. 

5. Tentativas de suicidio

Quien está pensando en suicidarse normalmente quiere hacerlo de la manera que le ocasione el menor dolor posible y por tanto, no suele autolesionarse. No obstante, a veces estas personas pueden hacer un "ensayo" de lo que será el acto en sí, aunque con menor intensidad (cortes menos profundos por ejemplo o ingesta de pastillas menos copiosa) para observarse, ver si serían capaces de llevarlo a cabo o para saber lo que se siente.

6. Para sentir control sobre uno mismo

A veces las circunstancias de la vida hacen que sintamos que no tenemos control sobre nuestra vida y sobre lo que nos rodea. Es por este motivo que a veces alguien puede recurrir a la autolesión, como una manera de controlar algo de su vida. "si no puedo dejar de beber, al menos controlo lo que me quemo el brazo".

7. Expresar el dolor

En algunos casos las personas acceden a realizarse cortes en el brazo, cortes en las piernas o cualquier tipo de cortes en la piel como una manera de expresar sus emociones. Esto sucede cuando existen casos en los que las personas no saben comunicar lo que sienten por dentro a los demás y debido a ello, acuden a la autolesión. 

Este tipo de autoagresión puede aparecer por problemas asociados al bullying o moving, un mal ambiente familiar o a las discusiones o los problemas con amigos. 

8. Depresión y baja autoestima

Las autolesiones en adolescentes y adultos pueden aparecer como una manera de 'solventar' una depresión o una situación en la que la autoestima de la persona está bajo cero. En estos casos, la persona alivia su frustración o su odio hacia si mismo/a a través de cualquiera de las formas de autolesionarse. 

9. Alcohol y drogas

Finalmente, otro de los factores que pueden desencadenar en que una persona opte por hacerse daño a si misma es precisamente el alcoholismo o la drogadicción. En muchas situaciones, aquellos que acuden a la autoagresión por este motivo, acuden a este acto para intentar solventar la frustración por no obtener la droga en si o por los efectos que hay detrás de estas adicciones. 

¿Qué puedo hacer para dejar de autolesionarme?

Todas las causas anteriormente citadas tienen un factor común: cuando se siente dolor, se desprenden endorfinas (hormona de la felicidad) y por tanto, después de hacerse daño la persona siente un cierto placer o bienestar temporal. Esa sensación hace que la persona se vea obligada a repetir el acto cada vez que se encuentre en una situación similar, ya que no tiene otros recursos para enfrentarse y se genera así una rutina o "manía" difícil de eliminar. Por ello, los psicólogos recomiendan que para paliar todas las formas de autolesionarse, las personas pueden realizar lo siguiente. 

  • Lesiona a un objeto

Mientras te cueste gestionar la autolesión de otro modo, compra plastilina o arcilla. Déjala en un lugar visible y cuando tengas la necesidad de autolesionarte construye con ella una escultura de ti mismo y ponle algún objeto o prenda tuya. En lugar de lesionarte tú, haz vudú con tu muñeco. Lesiónale a él y repite la frase, no hace falta que me autolesione más, ya lo he hecho.

  • Piensa en posponerla

Si con el primer consejo no se alivia el malestar, intenta posponer la autolesión 30 minutos. Como es una respuesta impulsiva, si logras esperar quizás ya no tengas ganas de hacerlo luego. De esta forma, cuando hayas esperado ese tiempo es muy probable de que ya no tengas ganas de realizar una de estas conductas autolesivas. 

  • Escribe un diario

El primer paso para eliminar las autolesiones es darse cuenta de cuál es la causa que la genera. Cada autolesión puede tener una causa diferente y en función del momento puede ser por un motivo o por otro. Haz un pequeño diario de autolesiones; cada vez que te autolesiones escribe lo que estabas pensando y sintiendo antes del acto.

A veces son frases cortas y fugaces o imágenes que se vienen en un segundo. Estate atento/a a esas señales y sé consciente de lo que provoca que empiecen los pensamientos relacionados a hacerse daño. Ejemplo: antes de cortarme el brazo estaba viendo una serie, me he comparado con la protagonista que es una persona de éxito y he pensado "soy una inútil, nunca llegaré a nada".

¿Cómo dejar de autolesionarse?

  • Afronta los pensamientos negativos

El siguiente paso es rebatirse esos pensamientos negativos relacionados con lesionarse o pegarse a uno mismo. Siguiendo el ejemplo: "que no haya aprobado las oposiciones para profesora no me convierte en inútil, sé hacer muchas cosas bien y puedo opositar de nuevo. Si no lo consigo, buscaré una solución pero no por eso soy inútil".

  • Escribe o dibuja lo que sientes

Otro recurso que puedes utilizar para combatir cualquiera de las conductas autolesivas es escribir lo que sientes, las emociones que experimentas, las preocupaciones que tienes o dibuja y pinta ese malestar en la hoja. Normalmente cuando expresamos por escrito lo que sentimos, se libera el malestar. Si no es suficiente, coge un cojín y golpea el sofá con él mientras gritas lo que sientes. Libera la rabia que tienes dentro. Saca tu frustración y no pares de golpear hasta que te sientas cansado/a o te tiemblen los brazos. Luego coge una pelota, sal a la calle y golpea con el máximo de fuerza que tengas ese balón una y otra vez hasta que no puedas más.

Una vez sacada la rabia o tensión, busca recursos alternativos a la autolesión: libera la emoción de una manera "productiva" como hacer ejercicio físico, date una ducha de agua caliente y fría, haz ejercicios de relajación, haz algo que te guste y se te dé bien, etc. Se trata de sustituir la autolesión por algo que te haga sentir bien contigo mismo/a.

  • Pide ayuda

El siguiente paso es hablar con alguien de confianza lo que te sucede. Pide ayuda, explícale a alguien que sepas que puede ser comprensivo y entenderte. Desahógate y explica tus hipótesis a cierta de el por qué de autolesionarse. Después pide ayuda profesional. Normalmente este tipo de conductas no se resuelven por uno mismo.

¿Qué puedo hacer si sé que alguien se autolesiona?

Muchas veces la gente que se rodea de alguien que se autolesiona no sabe cómo gestionarlo. O bien se le hace sentir culpable o se evita por completo el tema. Otras veces se siente un cierto temor a la persona, o bien a que se haga más daño por hablar con él/ella o bien a que te ocasione daño a ti. Recuerda que quien se autolesiona no es peligroso, simplemente no sabe gestionar sus emociones de otro modo.

Os servirá de mucho hablar con la personas que han empezado a autolesionarse; escúchale, ponte en su lugar e intenta entender por qué lo hace. Por otro lado, intenta convencerle para que acuda a un especialista que le ayude a controlar sus impulsos (psicólogo y/o psiquiatra), proponle recursos que creas que le pueden ayudar y dile que te llame siempre que lo necesite. A veces la mejor ayuda es un hombro en el que poder llorar.

PUBLICIDAD

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil

Bibliografía

  • APA, (2015). Who self-injures? American Psychological Association. R http://www.apa.org/monitor/2015/07-08/who-self-injures.aspx
  • Bhandari, A (2019). Mental Health and Self-Injury. Web MD. https://www.webmd.com/anxiety-panic/guide/self-injuring-hurting

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 2
  • Nayda Villavicencio

    Gracias por el artículo, me parece perico y enriquecedor. Estaré atenta a más artículos sobre este tema.

  • Carolina Ricart

    Yo pase años con esta maña porque aliviaba mi ansiedad y lo que mi psiquiatra hizo fue decírselo a mi madre en frente de mi. Mi madre quedó en shock y me pregunto “tú te quieres morir?” Y eso fue todo, fue tan fuerte ver cómo mi mamá me preguntaba eso que más nunca lo hice, tanto así que veo cortes en otras personas y me causa náuseas. No sé si fue la mejor forma, pero para mí funcionó.

últimos artículos sobre depresión