Acceso centros Añade tu centro gratis

Hablemos sobre la depresión post-parto

¿Cuáles son los síntomas de la depresión post-parto? ¿Cuáles son las causas de este problema? ¿Cuándo es indicado pedir ayuda? ¿Cuál es el tratamiento más efectivo?

4 MAY 2018 · Lectura: min.
Encarni Muñoz Psicoterapia

Hace unos meses hablé sobre la depresión post-parto masculina en este post pero hoy quiero dedicar este espacio a profundizar un poco más sobre este problema, cómo surge, sus síntomas y tratamientos más eficaces.

Lo primero de todo es diferenciar entre Baby Blues y depresión post-parto. Es habitual que se produzcan cambios emocionales drásticos tras el parto: pasar de la alegría a la tristeza o la irritabilidad en minutos y sentir dudas acerca de la maternidad: "¿seré capaz de ser una buena madre?", "¿cómo voy a afrontar todo esto?", etc. Esa labilidad emocional es normal y puede durar desde unos pocos días a unas semanas sin llegar a interferir en los cuidados que se tienen hacia el bebé. Esto es lo que se conoce como Baby Blues y no hay que darle mayor importancia, ya que los síntomas son leves y duran poco tiempo. Sin tratamiento alguno la persona es capaz de superarlo y asumir su nuevo rol. Pero ¿en qué se diferencia el Baby Blues de la depresión post-parto?

Síntomas de la depresión post-parto

La labilidad emocional también se presenta en la depresión post-parto, pero ésta es mucho más intensa y los demás síntomas que se presentan son muy intensos y pueden durar meses sin tratamiento, interfiriendo en el apego que desarrolla el bebé así como en los cuidados que se le dan al mismo.

Así los síntomas más frecuentes en la depresión post-parto son:

  1. Tristeza y/o irritabilidad que se presenta cada día la mayor parte del día
  2. Cambios de humor drásticos y severos
  3. Fatiga o cansancio físico
  4. Insomnio (no provocado por los cuidados que implica el bebé sino por el estado emocional)
  5. Falta de apetito que suele provocar una disminución abrupta de peso
  6. Sentimiento de vergüenza, culpa, incapacidad, inutilidad o insuficiencia
  7. Falta de ganas de vivir
  8. Poca unión con el bebé así como ausencia de muestras de cariño hacia el mismo
  9. Aislamiento social y/o familiar
  10. Ideas de suicidio propio o colectivo (hacerse daño ella misma y/o al bebé)

¿Cuándo hay que pedir ayuda?

Si los síntomas son muy intensos y te incapacitan para la vida diaria, no puedes realizar tareas cotidianas, los síntomas duran más de dos semanas y se incluyen pensamientos de muerte, puedes estar sufriendo depresión post-parto. En ese caso es importante acudir aun especialista y ponerse en tratamiento lo antes posible.

¿Qué puede causar la depresión post-parto?

  1. Predisposición a la depresión: Si eres una persona con tendencias depresivas, o has tenido depresión en algún momento de tu vida o tras un parto anterior, puede ser más probable que acabes padeciendo la depresión post-parto.
  2. Problemas de relación con la pareja: Si el bebé nace en un momento de tensión o dificultades de relación conyugal, es más probable acabar sufriendo este problema.
  3. El embarazo no fue deseado: Ya sea porque accediste sin sentirte preparada o porque no deseabas ser madre en ese momento, puede ser un punto a favor para sentirte más incapaz de cuidar al bebé.
  4. Factores externos: Si no tienes apoyos familiares o apoyos en la crianza, no tienes suficientes recursos económicos, en la familia hay alguien enfermo o se está pasando por momentos que conllevan estrés. Todo ello puede propiciar la aparición de la depresión post-parto.
  5. Baja autoestima y madre primeriza: Si eres una persona insegura y con un autoconcepto y autoestima bajos, combinados con el hecho de ser madre primeriza, también puede provocar este estado depresivo.

¿Cuál es el tratamiento para la depresión post-parto?

  1. Terapia hormonal: Otra causa de la depresión post-parto es el salto hormonal que se produce a nivel de liberación de estrógenos y progesterona o la liberación no regulada de la glándula tiroides. Este cambio a nivel de liberación hormonal puede producir la fatiga, cansancio, falta de energía y motivación, por lo que puede exacerbar los síntomas de la depresión post-parto. El tratamiento hormonal regulado por un médico puede ayudar a mejorar los niveles de estrógenos y las demás hormonas que interfieren mejorando así la motivación y la energía y como consecuencia, el estado de ánimo.
  2. Terapia farmacológica: Algunos antidepresivos pueden ayudar a mejorar los síntomas del estado de ánimo sin producir efectos secundarios en el bebé (en el caso de que sea lactante). Hay que recordar que la depresión post-parto es un tipo de depresión, por lo que la medicación que puede ayudar son los antidepresivos. No obstante, estos fármacos se deben recetar por un profesional de la medicina y hay que evitar la automedicación porque ésta puede afectar tanto a la madre como al bebé a nivel de efectos secundarios si los psicofármacos no están prescritos por un profesional que analice el caso.
  3. Tratamiento psicológico: La terapia psicológica tanto individual como a nivel familiar puede ser la mejor alternativa, ya que se pueden trabajar todas las dificultades, pensamientos derrotistas, la baja autoestima o autoconcepto, las preocupaciones e ideas de culpa, vergüenza o inutilidad, problemas de pareja, etc. Algunos aspectos que se pueden trabajar en la terapia son los siguientes:
    • Toma de decisiones de forma autónoma: Mejorar la confianza en una misma a través de la toma de decisiones y dándose permiso para aprender y darse un tiempo de aprendizaje
    • Adaptarse a los cambios de estilo de vida: No vale la pena luchar contra los cambios que se producen en las rutinas. Hay que trabajar la aceptación de estos cambios así como intentar incluir actividades satisfactorias en el día a día (también para ti de forma exclusiva como dedicar un tiempo a la ducha con calma)
    • Aceptar el error: Aprender a no presionarse y exigirse demasiado es fundamental para superar la depresión post-parto así como aprender a pedir ayuda y aceptarla.
    • Trabajar los pensamientos que provocan malestar a través de la reformulación

Si se realiza un tratamiento psicológico y se mantiene hasta que los cambios se hayan consolidado, la depresión post-parto se puede revertir en pocos meses y así podrás disfrutar por fin de esta nueva etapa.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre depresión