MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

Hablemos sobre la hipocondría

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Sabemos exactamente qué es la hipocondría y qué supone? Descubre qué es, cuáles son sus síntomas, causas, prevalencia y tratamiento más eficaces.

8 oct 2018 · Lectura: min.
Encarni Muñoz Psicoterapia

El término hipocondría pese a ser una palabra técnica, se ha extendido a la población y quien más o quien menos la utiliza en su discurso cotidiano (a veces mal empleada) para referirse a aquellas personas que tienen miedo a padecer enfermedades físicas. Digo que a veces está mal empleada porque se puede llegar a utilizar de una manera frívola sin saber exactamente a qué nos referimos cuando decimos eso de "¡no seas tan hipocondriaco/a!"

¿Qué es la hipocondría?

Según el manual diagnóstico de psiquiatría (DSM-V), la hipocondría o como se llama actualmente: TAPE (Trastorno de Ansiedad Por Enfermedad) se define como el miedo o temor, preocupación excesiva o incluso convicción de que se padece una enfermedad grave a partir de una interpretación subjetiva de algunos síntomas físicos reales.

El más mínimo síntoma se suele interpretar como algo grave pese a que los profesionales de la medicina hayan descartado cualquier patología severa y esa preocupación acaba provocando un cuadro ansioso que agrava la convicción de la persona de que se está muriendo o tiene algo grave que no le descubren. Se produce por tanto, una desconfianza total a los profesionales de la medicina e incluso a las pruebas médicas realizadas y ese temor es una preocupación que ocupa la mayor parte del tiempo de la persona, llegando a producir interferencias en la vida personal y familiar.

Es tal la preocupación que las personas que padecen hipocondría necesitan acudir con cierta frecuencia al médico y realizarse un sinfín de pruebas. Si un médico no le da importancia a lo que le sucede, pide una segunda, tercera o cuarta opinión. Las que hagan falta hasta conseguir que el profesional prescriba la realización de más pruebas diagnósticas. En un primer momento la ansiedad se calma cuando se reciben los resultados negativos, pero al poco tiempo vuelve a aparecer el temor a padecer la misma enfermedad u otra nueva, ya que la hipocondría no siempre aparece de la misma forma.

La preocupación siempre aparece en relación a enfermedades médicas importantes, no a aspectos relacionados con la imagen corporal, y puede llegar a ocasionar deterioro en la vida laboral, personal y social de la persona. Un ejemplo de esto es que una persona puede llegar a perder un trabajo como consecuencia de repetidas ausencias del puesto para acudir a la consulta del médico.

Ejemplos de hipocondría sería ir al médico cada vez que un lunar se oscurece un poco o pensar que te va a dar un ictus cuando tienes un poco de dolor de cabeza.

¿Cuáles son los síntomas que te pueden hacer alertar de la hipocondría?

  1. Cada vez que tienes algún síntoma de algo lo asocias con una enfermedad grave y te da mucho miedo llegar a sufrirla.
  2. Te da mucho miedo morirte y padecer una enfermedad grave y lo piensas recurrentemente.
  3. Vas al médico con mucha frecuencia para hacerte revisiones y cada vez que tienes algún síntoma pides que te realicen pruebas médicas para descartar enfermedades graves o por el contrario, no vas al médico nunca por miedo a que te encuentren algo grave.
  4. Estás constantemente observando tu cuerpo. Te fijas en cualquier pequeño dolor o molestia. Por ejemplo, unos simples gases te pueden parecer una apendicitis aguda o un tumor en el estómago.
  5. Te informas sobre enfermedades, entras en foros médicos y lees continuamente en Internet todo aquello que esté relacionado con las enfermedades que crees padecer. A veces puede pasar todo lo contrario, es decir, que niegues informarte sobre las enfermedades e incluso que no puedas ni nombrar la palabra por temor a que te suceda (pensamiento mágico).

¿Cuándo aparece? ¿Cuál es su frecuencia y sus causas?

  1. El TAPE suele aparecer al inicio de la vida adulta (sobre los 20 años) y se puede hacer especialmente intenso a partir de los 35 o 40 años.
  2. No hay diferencias evidentes entre hombres y mujeres y tiene una frecuencia de un 5% en la población general, lo cual supone un elevado porcentaje de la población.
  3. Las causas de este trastorno son de origen aprendido, es decir, no se nace siendo hipocondríaco. Suele aparecer más en personas inseguras, desconfiadas y perfeccionistas o por un miedo aprendido a nivel familiar. Las dudas sobre salud pueden ser algo normal pero acaban convirtiéndose en una fijación cuando se dan patrones de personalidad obsesivos.

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

La psicoterapia es el tratamiento por excelencia para esta patología, aunque se puede combinar con terapia farmacológica (tratamiento para paliar los síntomas de ansiedad y depresión que se asocian al trastorno).

El tratamiento psicológico se suele enfocar en detectar la causa de la hipocondría y elaborar los miedos, así como retomar la rutina normal y reparar todos aspectos de la vida de la persona que se hayan visto afectados. El objetivo a nivel conductual es que la persona deje de comprobar continuamente si está sano/a o no y aceptar que no se puede controlar todo, aunque eso suponga asumir el riesgo de tener una enfermedad y no saberlo. Para ello hay diferentes terapias que resultan efectivas: la constructivista, la cognitivo-conductual y la breve estratégica entre otras.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918
Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Deja tu comentario