​He dejado el alcohol, ¿y ahora qué?

Pensamos que una vez resuelta la adicción al alcohol ya hemos superado el problema pero hoy os hablo sobre el riesgo a la recaída, qué es y cómo evitarla.

15 NOV 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Encarni Muñoz Psicoterapia

El 15 de noviembre se celebra el día mundial sin alcohol y hoy quisiera hablaros sobre lo que hay después del alcoholismo. Hace un tiempo escribí un artículo para ayudar a las personas que conviven o tienen como pareja una persona que abusa del alcohol pero se habla poco sobre qué hay después de haber superado el problema del alcoholismo.

Es muy difícil dejar una adicción y generalmente es necesaria una terapia psicológica e incluso farmacológica para lograrlo con éxito. A veces requiere de ingresos o seguimientos continuados pero una vez logrado el difícil paso de la abstinencia prolongada, viene el miedo a una recaída.

Primero de todo voy a explicar qué es una recaída y la diferencia que hay con respecto a un contratiempo: la recaída consiste en volver a beber alcohol del mismo modo que se hacía antes de iniciar la abstinencia (es decir, volver a lo mismo de antes) mientras que un contratiempo supone ingerir algo de alcohol de forma puntual sin llegar al punto de inicio ni en intensidad ni en frecuencia de consumo.

Las preguntas más frecuentes que me suelen hacer mis pacientes con adicción son: ¿podré volver a beber alcohol?, si es así, ¿cuándo sabré que puedo hacerlo?, ¿cuánto consumo se considera "normal"?. La respuesta suele ser desalentadora para la mayoría por culpa del componente social que tiene el alcohol. Si vuelven a probar una gota de alcohol, se vuelve a activar el deseo por consumir y se puede generar una recaída. Es por este motivo que es fundamental no probar más alcohol nunca más para que no se active la memoria biológica. La gente que piensa que podrá llegar a controlar el consumo se está autoengañando, ya que siempre que se bebe se activa el deseo y es más difícil controlar el impulso. Quien puede controlarlo es porque no ha desarrollado la adicción nunca, y quien ha sido adicto, su cerebro guardará la memoria adictiva que se activará con cada pequeño consumo. Por tanto, quien ha sido adicto, tendrá que estar en abstinencia siempre.

¿Cómo podemos evitar las recaídas?

  1. Conciencia de problema: Puedes haber estado en periodo de abstinencia durante un tiempo pero si consideras que lo que te pasa no es un problema, en cuanto dejes el tratamiento volverás a caer en la "tentación". Para que el tratamiento sea efectivo y duradero es necesario concienciarse de la adicción y valorarlo como un problema.
  2. Descubre la función del síntoma: Durante la terapia seguramente la persona habrá descubierto la función del síntoma, es decir, qué vacío pretende llenar el alcohol en su vida. A veces se consume porque la persona es tímida y necesita desinhibirse, otras veces se consume para no pensar y evadirse de la realidad, en ocasiones se hace como un autocastigo en consecuencia al sentimiento de culpa, también como algo que se hace por costumbre o inercia, porque la vida que llevas no te gusta, etc. Lo que está claro es que el alcohol empieza a consumirse por algún motivo y hay que descubrir cuál es, es decir, hay que aprender a conocerse. Una vez detectada la/s causa/s es más fácil ser consciente de uno mismo y por tanto, cuando la persona se vuelva a sentir de un modo similar tiene que buscar una alternativa al consumo.
  3. Aprende a auto-psicoanalizarte: Para poder evitar la recaída y hacer el trabajo que os he comentado anteriormente, es necesario que la persona aprenda a analizarse psicológicamente, es decir, a ser consciente de él/ella mism@ en cada momento. Hay que valorar los estados emocionales que se tienen para poder hacer trabajo terapéutico y evitar así la temida recaída. Si por ejemplo tu consumo lo haces para no sentir la tristeza y recientemente te has quedado sin trabajo o se ha muerto una persona allegada, es fundamental trabajar esa tristeza y el bloqueo a sentirla (en terapia si es necesario) para no volver a recurrir al alcohol como vía de escape.
  4. No tires la toalla: Antes os he comentado la diferencia entre un contratiempo y una recaída. Si por ejemplo llevas un año sin consumir una gota de alcohol y llega la navidad (época difícil para los ex-adictos) y la noche de fin de año consumes alcohol, eso ha sido un contratiempo. Lo más importante es que lo valores como tal ya que la tendencia habitual es decir: "ya la he cagado, ya da igual" y acabar bebiendo como se hacía antes, por lo tanto, acabar en una recaída cuando sólo se trataba de un pequeño contratiempo. Trabaja cada contratiempo para detectar qué te llevó al consumo y aprender a buscar alternativas para la próxima vez que sientas la necesidad de beber.
  5. Evita situaciones de riesgo: Si ves que tus amistades te incitan al consumo, háblalo con ellos y si no lo entienden, distánciate de ellos y relaciónate con personas que no suelan consumir. Por otra parte, realiza contactos sociales que no impliquen beber como por ejemplo el deporte al aire libre. Si haces actividades donde es muy fácil acceder a las bebidas alcohólicas, es más probable que recaigas.
  6. Abstinencia como filosofía de vida y no como prohibición: Mientras más tiempo pases de abstinencia, menos deseo habrá y más fácil será aceptar la vida sin alcohol. Si percibes la imposibilidad de consumir como una prohibición, será más difícil superarlo, mientras que si lo vives como una elección que tú haces, puede que la vivencia sea mucho más positiva y enriquecedora. En realidad el alcohol no es necesario para vivir, no aporta nutrientes necesarios para el organismo, es un veneno que hemos aceptado en esta sociedad. No seas esclavo de ello.

Así, para poder pasar página con el alcohol hay que ser consciente de que una vez fuiste adict@ y por tanto, es necesario aprender a vivir sin él.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº16918

PUBLICIDAD

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

2 Comentarios
  • V*

    Hace años dejé de beber. Si, era alcohólico pero no lo reconocía. Años y años consumiendo como cinco o seis latas de cerveza, una botella de vino y uno o dos vodkas al día. Hasta llegó el día que me di cuenta que no pude seguir así. Perdí un trabajo nuevo, porque después los primeros días era incapaz de realizar mi trabajo correctamente. Dejé el alcohol radicalmente, sin ayuda sin tratamiento. No ha sido una idea muy buena porque entré en un psicosis bastante fuerte. Aun así decidí no beber más. Y ahora me permito tener mis contratiempos, dos o tres veces al año, aunque creo que ahora por más o menos un año ya no he ver bebido ni una gota. Mis contratiempos los veo así, como contratiempos. No me castigo ni me siento culpable por beber. Sí, las ganas de beber más llega también. La resaca del día después, algo nuevo para mi, me indica que ya ha sido suficiente y no vuelvo a tocarlo por mucho tiempo. Quizás sería más fácil no beber nunca jamás, pero en una manera retorcida me da más fuerza sabiendo que soy más fuerte que mi adicción. Algo impensable con la adicción al tabaco, si pruebo ahora una vez un cigarrillo estaría enganchado otra vez. Por cierto ha sido más fácil dejar de fumar después que dejé el alcohol, que a su vez era más fácil que la primer vez que dejé de fumar. A pesar del psicosis y todo. Anímense dejarlo también, pero mejor con el apoyo de algún tratamiento.

  • nani febrer

    hace 4 meses que salgo con un chico y parece ser que cuando empezamos a salir justo habia decidido dejar el alcohol pues tenia una dependencia importante, durante estos meses ha mejorado su condicion fisica, ha perdido 10kg, se siente fuerte y esta muy feliz con su decision, pero a la vez me dice que si, que claro que le aptece a veces beber pero que no quiere porque para el supondria volver a un problema. es posible le que haya resultado "tan facil" dejarlo?? realmente bebia una barbaridad y le llevo a tener problemas importantes de actitud, yo soy abstemia de toda la vida, y claro, todo esto es totalmente desconocido para mi pues no se ni lo que es una resaca...algún consejo para saber si puedo ayudarlo o animarlo mas en caso de tentacion??? muchas gracias

últimos artículos sobre adicción al alcohol