Acceso centros Añade tu centro gratis

Impotencia: una dura experiencia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Te explicamos en que consiste y como empezar a solucionar la impotencia sexual, así como algunas consideraciones importantes a la hora de abordar el problema.

1 JUL 2019 · Lectura: min.
Impotencia: una dura experiencia

Esta disfunción sexual masculina, es uno de los motivos de consulta mas frecuentes en psicología en relación a temas sexuales, por lo que un psicólogo con cierta experiencia ha tratado multitud de casos de esta índole en su práctica diaria.

Para tratar esta disfunción, técnicamente está preparado cualquier psicólogo/a. Como en todas las profesiones su competencia terapeútica dependerá de su experiencia. En España existen masters y titulaciones específicas sobre terapia sexual que habilitan a los profesionales para conocer y tratar la impotencia sexual.

¿Qué es la impotencia sexual?

La importencia sexual es la incapacidad de erección en el hombre, de forma persistente y recurrente (tal y como la define la OMS). Hemos de decir que esta descripción de la OMS implica una incapacidad, aunque paradójicamente las erecciones se dan o no se dan, no en respuesta a una voluntad, sino en respuesta a la excitación sexual, cuestión del todo involuntaria. Continuando con la diagnosis, la alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales y además no se debe al efecto de ninguna sustancia ni a una enfermedad médica, ni a la existencia de otro problema psicológico que explique mejor el trastorno. Es decir, que si la pareja o parejas, no le dan importancia al problema, y además usted tampoco, el problema o trastorno de erección "no existe", ya que no se cumple uno de los criterios requeridos para diagnosticar el problema. Claro que, se nos ocurre, que si sucediera que la primera vez que le ocurrió, ninguno de los miembros de la pareja le hubieran dado importancia, y siguieran divirtiéndose sin ponerle asunto a como está su pene, el problema no se hubiera seguido dando, a no ser que estuvieran involucrados problemas físicos, o consumo de sustancias.

¿Problema físico o problema psicológico?

Para empezar a solucionar el problema, en primer lugar es importante tranquilizarse, ya que estar ansioso o preocupado, y actuar en base a esa preocupación en la esfera sexual y de pareja, solo empeorará el problema. Es muy importante por tanto no seguir teniendo relaciones sexuales ya que esto hará que la angustia aumente y por tanto que la situaciones sexuales se acaben convirtiendo en potenciales amenazas. Lo primero que hay que determinar es si la impotencia se debe a un problema físico o a un problema de base psicológica (aunque siempre existen en los problemas físicos, aspectos psicológicos y viceversa, es importante determinar cual de los dos tiene mas peso y mediatiza la marcha del problema).

En líneas generales, si se dan erecciones al masturbarse, o en la mañana, es improbable que se esté dando un problema físico. Si esto no ocurre, es posible que se estén teniendo erecciones en la noche durante el sueño. Entonces o bien se instruye a la pareja para que verifique si se están teniendo erecciones, o bien se puede poner alrededor del pene sin erección un anillo de papel (ajustado, pero sin apretar, y de papel "blando" poco resistente) antes de dormir, de forma que si al despertar observamos que el anillo está roto, es mas que probable que haya sido debido a una erección en la noche. En ese caso también podremos descartar la existencia de un problema orgánico. Esto es así, debido a que durante la noche no hay control consciente del estado del pene y el sistema nervioso parasimpático (este sistema, también llamado autónomo, que es el mismo que regula la respiración cuando dormimos, y los latidos del corazón) actúa sin que se pueda interferir. Un varón sano tiene varias erecciones en la noche, en caso de no tener ningún problema orgánico o físico. En caso de observar que no han existido erecciones y tener cierta seguridad de ello, entonces es ABSOLUTAMENTE NECESARIO que acuda a su médico, ya que es posible que sea un problema físico y habrá que realizarle un estudio exhaustivo (análisis de sangre, urológico, ecografías, etc...). En caso de que se observe que en determinadas circunstancias hay erección, entonces ya puede acudir al terapeuta sexual que prefiera, aunque nunca está de mas que su médico de cabecera esté al tanto.

En la primera consulta es conveniente que acuda con usted su pareja sexual ya que ahorraremos tiempo y comenzaremos el tratamiento desde el primer día. Aunque en principio, ante este problema, los hombres se suelen apropiar de él, y asumir que tiene que ver con algo que solo les pasa a ellos, el sexo es un modo de relación más dentro de la pareja. Es posible que su terapeuta considere necesario iniciar una serie de sesiones de terapia de pareja, dependiendo de como esté la relación.

No podemos olvidar, que un factor importante en este problema tiene que ver con la reacción de la pareja sexual ante el hecho de perder o no tener una erección. En ocasiones, seguramente por inexperiencia y/o desconocimiento, las parejas reaccionan asumiendo que el problema tiene que ver con falta de atractivo y también es frecuente atribuirlo a posibles infidelidades, lo que provocará un aumento de la ansiedad y la angustia ante las relaciones sexuales por parte de ambos miembros de la pareja.

En caso de no tener pareja, o si lo prefiere, también puede acudir solo

Respecto a las razones o motivos que pueden estar a la base de este problema en caso de que efectivamente esté claro que el problema no es orgánico hágase esta serie de preguntas:

  • ¿Estoy haciendo algo que va contra mi naturaleza? (Si soy una persona que necesita seguridad y confianza, es improbable que mi respuesta sexual sea la habitual si la persona con la que me relaciono me es poco conocida)
  • ¿Estoy haciendo algo que según mi educación y mis valores, no es correcto o me genera problemas de "conciencia"? (Por ejemplo, ser infiel siendo muy tradicional).
  • ¿Como está mi relación personal con mi pareja independientemente del sexo?

La respuesta sexual no está en absoluto desvinculada de nuestra vida, de si estamos pasando por una crisis personal, si tenemos problemas laborales o si nuestra relación de pareja no está bien y nos genera ansiedad, de la misma forma que el sueño, el apetito, o la motivación.

El tiempo de solución de este problema, si se dispone en el momento de acudir, de pareja, y además esta colabora en el tratamiento, en el plazo de un mes, a razón de unas dos consultas semanales, el problema puede estar resuelto (esto desde luego en el mejor de los casos). Promediando, podríamos decir que en la mayoría de los casos, se obtiene una gran mejoría del problema en unos tres meses de tratamiento.

Escrito por

Todo Psicología - Centro Especializado

Ver perfil
Deja tu comentario