MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

La banalización de la marihuana está detrás del aumento de su consumo

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El aumento del consumo de cannabis crece paralelo al aumento de la percepción de que esta droga no tiene efectos adversos y que no es potencialmente adictiva.

27 jun 2016 · Lectura: min.

Detrás del cannabis hay un enorme negocio que cada vez es más atractivo para oportunistas que tratan de subirse al carro. Hasta ahora los principales beneficiados de este comercio ilegal eran las mafias que se dedicaban a su comercialización y a los que se dedican a su cultivo doméstico y su posterior venta también ilegal.

El consumo de esta sustancia no ha ido mas que aumentando año tras año hasta que en la actualidad está alcanzando dimensiones propias de una epidemia. Tal es así que se ha convertido en un segmento del mercado muy poderoso. No han tardado en aparecer personajes públicos relevantes interesados en su legalización aludiendo a que su prohibición es excesiva tratándose de una planta natural; otros arguyen que la mejor forma de combatir el mercado negro es legalizar esta droga y que se elimine el comercio de las mafias ilegales; otros recurren al potencial efecto terapéutico del cannabis y su uso médico; y otros defienden que si se legaliza se recaudarían grandes cantidades de impuestos que darían al Estado la posibilidad de disponer de más recursos para luchar contra la drogadicción.

Todos estos argumentos tienen como cabe esperar, defensores y detractores por igual. Pero lo que sí está claro es que en los últimos años estamos asistiendo a un bombardeo mediático a través de la red y cada vez más a través de medios más relevantes como la televisión, en los que se banaliza el consumo de cannabis, tratando a esta droga no como tal, sino como una planta inofensiva. Para ello se están extendiendo cada vez más los famosos Grow Shop que son negocios que se dedican a vender semillas y elementos para cultivar esta planta de forma doméstica aprovechándose de un vacío legal que no permite tener la planta como sustancia pero sí permite tener y comercializar las semillas.

Pero el golpe de efecto mayor en este proceso de naturalización del consumo de cannabis lo constituyen la multitud de productos derivados o que contienen alguna cantidad de cannabis justificando sus efectos beneficiosos. Se están extendiendo galletas, helados, cremas solares, aceites hidratantes, miel, y un sin fin de productos derivados que contienen algún compuesto del cannabis.

El fenómeno empieza a recordar al que hace unos años se vivió con la explosión del aloe vera, que se empezó a comercializar en todas sus variantes posibles.

Todo esto está consiguiendo sobre todo entre los más jóvenes, que se considere al cannabis una planta inofensiva, rechazando cualquier recomendación de precaución en su consumo o su efecto adictivo. El desconocimiento de los riesgos que conlleva el consumo de cannabis es cada vez mayor, lo que está provocando cada vez más el aumento no ya de consumidores ocasionales de esta droga, sino el aumento de consumidores habituales, lo que acerca peligrosamente el riesgo de desarrollar una adicción.

En la larga experiencia del equipo de CETPAG, hemos podido comprobar no sólo que el cannabis produce efectos adictivos en quienes lo consumen de forma excesiva y prolongada en el tiempo, algo que está fuera de toda duda; sino de que en contra de lo que popularmente se cree, los consumidores de cannabis están entre los que peor pronóstico tienen en cuanto a su recuperación y además, son los que a menudo presentan mayor nivel de secuelas tras un largo periodo de abstinencia.

Es por ello que no podemos dejar de advertir de los riesgos que conlleva el consumo de cannabis y prevenir sobre este proceso de banalización de esta droga que aumenta potencialmente el consumo y la probabilidad de desarrollar una adicción a esta droga.

psicólogos
Escrito por

Irene L. R.

Deja tu comentario