Acceso centros Añade tu centro gratis

La construcción de la autoestima

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

La autoestima es el resultado de la integración entre el "yo soy" y el "yo puedo", se va conformando en función de la mirada que nos devuelven los otros significativos...

19 NOV 2014 · Lectura: min.
La construcción de la autoestima

Mi madre me ha traído a la consulta porque estoy enfadado con mi padre, no nos hablamos, ella dice que últimamente pierdo las formas con él y que me tengo que relajar… Estoy muy agobiado… pero sé que no tengo derecho a quejarme como ellos me dicen porque todo esto lo he elegido yo, llevo este ritmo porque quiero, es así y eso les respondo a mis compañeros cuando me dicen que no entienden cómo puedo vivir de esta manera. Tengo que conseguir sacar la máxima nota y destacar o ser el mejor en todo lo que me propongo, se lo debo a ellos, después de todo su esfuerzo económico no podría fallarles. Cuando estoy entrenando, sólo escucho los chhhsss de mi padre, sólo puedo estar pendiente de los gestos que hace y cuando termina el partido y he perdido me derrumbo porque lo veo a él hecho polvo… (Pablo, 15 años).

Su padre no acudió a consulta porque consideraba que el problema era de su hijo y que él lo tenía que solucionar. Cuando su madre dice que Pablo pierde las formas con su padre, se refiere a esto: "papá, déjame, no tengo ganas de hablar…" (elevando el tono de voz), después de salir de clase el viernes y de camino al entrenamiento. Su hijo considera que ellos están acostumbrados a que no se queje y ahora algo ha cambiado en él...

Este chico está totalmente orientado al logro, ésta es la vida que ha construido o que han construido, su autoestima depende de los éxitos que consiga y aquí las emociones no tienen cabida, en algunos momentos de la entrevista se quedaba pensativo y exclamaba: ¡es que vivo pendiente del reloj y hacía mucho tiempo que no pensaba acerca de mí! Su valía personal depende de los resultados que consiga y de cómo reaccionen sus padres, su gran temor es decepcionar a su padre al que admira profundamente…

La autoestima es el resultado de la integración entre el yo soy y el yo puedo, también es el modo en que uno se mira a sí mismo. Este sentimiento se construye siempre desde el otro, a través de la mirada que devuelve. Citando a Eva Rotenberg, la manera en que uno se mira está muy determinada por cómo fuimos mirados y cómo sentimos que estamos siendo mirados.

Si la mirada ajena está puesta en lo que hacemos, en lo que logramos, muy probablemente nuestra mirada también se dirigirá a lo que podemos lograr, única y exclusivamente, cómo le ocurre a Pablo. Se sentía muy confuso y desconcertado porque a pesar de que su madre le repetía que ellos solo querían que fuera feliz, él sentía que su padre se moría un poco cada vez que él no conseguía los resultados esperados. Es importante que los padres presten atención a lo que dicen y a lo que sienten y que estos dos canales de comunicación sean congruentes y no contradictorios, este aspecto quedó pendiente de una exploración más amplia.

¿Diríais que Pablo tiene una buena autoestima? En mi opinión, no la tiene, ya que si no consigue el resultado esperado se derrumbará, se frustrará y no sé si sabrá cómo mantenerse a flote.

Los problemas de los hijos pueden estar vinculados a ciertas actitudes de los padres, aunque éstos actúen con la mejor intención.

Pablo necesitaba sentirse escuchado y validado por sus padres, tenía derecho a quejarse, a derrumbarse, a decir "no puedo", finalizando la sesión intervino diciendo: "si mis padres me trasmiten de verdad, que he jugado un buen partido a pesar de haberlo perdido, me sentiré mal, pero podré continuar con ilusión y confianza en mí mismo…

En definitiva, la seguridad que necesitan los hijos está ligada a la actitud que les trasmiten los padres, para confiar en sus hijos, primero tienen que confiar en ellos mismos. Si los adultos no pueden afrontar una derrota, un mal resultado, una equivocación, un error… ¿cómo pueden aprender los chicos a hacerlo?

Esta madre acudió con una actitud receptiva, dispuesta a dejarse orientar y a trabajar conjuntamente con su hijo para resolver las dificultades que tenían, entendía que el problema era de los tres y no sólo de Pablo.

Para finalizar, os dejo un decálogo sobre la autoestima y el logro:

  • No tengo que ser perfecto.
  • Tengo derecho a equivocarme.
  • Valgo por lo que soy.
  • No siento vergüenza por renunciar.
  • Puedo sobrevivir a mis fracasos.
  • Hacer lo que pueda para conseguir lo que deseo pero sin someterme a presión.
  • Me concedo el derecho de decepcionar o fracasar.
  • Puedo pedir ayuda sin sentirme inferior por ello.
  • Sé extraer lecciones de mis errores.
  • Me acepto tal y como soy hoy.
psicólogos
Linkedin
Escrito por

Inmaculada López Vivancos-Psicóloga Clínica

Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima