¿No puedes desplazarte a ningún centro?
Encuentra un psicólogo online
Acceso centros Añade tu centro gratis

La importancia de los logopedas y su trabajo con las personas sordas

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El trabajo que realizan los logopedas con las personas con déficit auditivo es fundamental para su adaptación en la sociedad. Te explicamos aquí en qué consiste.

28 SEP 2016 · Lectura: min.
La importancia de los logopedas y su trabajo con las personas sordas

Hoy es el Día Internacional de las Personas Sordas, una fecha con la que, desde 1958, se reivindican los derechos y necesidades de las personas con déficit auditivo, a la par que se pretende concienciar a la sociedad sobre la riqueza cultural de la lengua de signos. Por ello, hoy ponemos la atención sobre el trabajo que realizan los psicólogos para fomentar el desarrollo auditivo de las personas con sordera.

En el seno de la comunidad sorda encontramos personas muy diferentes en función del momento en el que hayan sufrido la pérdida auditiva y del grado de dicha pérdida. De este modo, los profesionales que trabajan con las personas sordas identifican dos tipos de déficits auditivos: prelocutivo y postlocutivo. En el primer caso, la pérdida auditiva se ha producido antes de que la persona desarrollara el lenguaje; por su parte, la sordera postlocutiva es la que se produce cuando la persona ya ha desarrollado el habla.

Precisamente por ello, el trabajo con los profesionales debe comenzar lo más pronto posible. La comunicación es vital en la sociedad; de ahí que sea sumamente importante la actuación de los logopedas, ya que su trabajo beneficia el desarrollo socio-afectivo del paciente con déficit auditivo, lo que permite que éste se relacione mejor en los distintos ambientes que conforman la sociedad: la escuela, la familia, los amigos o el trabajo.

¿Cómo es el trabajo de los logopedas con las personas sordas?

Como apunta Raquel Valor, psicóloga infantil, el logopeda «ayuda a la persona sorda en el desarrollo fonológico, léxico, morfosintáctico y pragmático del lenguaje con la finalidad de que exista comunicación, y esta sea lo más normal posible». Para ello, hacen uso de distintos métodos de trabajo, métodos «que combinan la utilización de la audición residual, amplificada con audífonos, con la lectura labio-facial o la lengua de signos».

Pero el trabajo de estos profesionales va más allá, ya que deben incluir también los problemas emocionales que se derivan de la sordera. Por ello, Valor afirma, «la educación socio-afectiva y el apoyo psicológico es muy importante en este tipo de discapacidades en las que hay un desarrollo cognitivo normal y, por tanto, la persona es consciente de sus limitaciones y de las diferencias que los separan del resto de personas consideradas "normales"».

Se trabaja en aspectos clave como la motivación, la frustración, el autoconcepto y la autoestima, sobre todo en aquellos casos en los que el paciente es adolescente, «momento clave de la personalidad de la persona».

La rehabilitación o habilitación auditiva en niños

La labor que realizan los logopedas con las personas sordas consiste en favorecer su adaptación para normalizar sus vidas. Como hemos comentado, hacen uso de distintas técnicas para tratar el déficit auditivo. Entre ellas, destacan los métodos orales puros, que, como explica Raquel Valor, «ponen el acento en la estimulación de los restos auditivos mediante el uso de amplificadores (audífonos) y un entrenamiento logopédico intensivo».

Además de los métodos orales puros, también se apoyan en los sistemas orales complementados, que favorece un mayor acceso de los pacientes al lenguaje oral y que se complementan con el uso de «signos o gestos manuales sin valor lingüístico».

Y por supuesto, se ayudan igualmente de la lengua de signos, que en muchos casos se emplea conjuntamente a la lengua oral para reforzar la comunicación.

Para que la adaptación y normalización sea satisfactoria debe involucrar también al centro educativo (ya sea colegio, instituto o universidad). Por ello, estos profesionales abogan por que se realicen «adaptaciones curriculares y metodológicas» que no solo afecten al trabajo personal del alumno, sino que incluyan también a la propia clase y al resto del centro. «Algunos facilitadores podrán ser la ayuda por parte de un compañero para tomar apuntes, salir del aula para llevar a cabo la rehabilitación logopédica en el mismo centro, la utilización de textos adaptados, que los profesores y compañeros conozcan el código lingüístico que utiliza el alumno con discapacidad auditiva…», afirma la psicóloga. De hecho, la adaptación que ha llevado a cabo la universidad, con la presencia de «intérpretes en lenguaje de signos, tomadores de apuntes y sistemas de información a los profesores», ha permitido una mayor presencia de alumnos con déficit auditivo, lo que supone un paso importante en cuanto a la normalización de esta comunidad se refiere.

El trabajo con adultos

El trabajo de los logopedas con pacientes adultos es distinto, ya que el motivo por los que estos acusan déficit auditivo suele deberse al «deterioro propio de la edad» o a lesiones concretas. Como estos adultos ya han desarrollado el lenguaje, el profesional dirige su trabajo a ofrecer «ayudas técnicas auditivas para proporcionarles la mayor funcionalidad y aprovechamiento de sus restos auditivos residuales. Ayudan a percibir los sonidos del entorno y del habla, amplificando selectivamente cada una de las frecuencias sin superar determinadas intensidades para evitar molestias o incluso lesiones en las personas que los utilizan», apunta Raquel Valor. Entre estas ayudas técnicas destacan los implantes cocleares, los retroauriculares, las prótesis óseas o implantables en la conducción aérea.

En cuanto a la normalización de la vida de las personas sordas en edad adulta, esta es más deficiente en el ámbito laboral, donde suelen ocupar puestos menos especializados y peor retribuidos. De ahí que sea fundamental que la normalización implantada en el contexto académico se transfiera al laboral. Para ello, es necesario que se elaboren «perfiles profesionales previos, análisis de experiencias» y se establezca una «formación específica» que culmine la completa adaptación de las personas sordas en el conjunto de la sociedad.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Raquel Rodríguez

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Clara Gomez Gallego

    Quiero más información sobre la ayuda que me puede brindar el logopeda en mi sordera

últimos artículos sobre logopedia