Acceso centros Añade tu centro gratis

La obesidad infantil en España se convierte en una epidemia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Según los últimos datos publicados por la Fundación Thao, un 28,3% de los niños españoles que se encuentran entre la franja de edad de los 3 a los 12 años presenta problemas de sobrepeso y o

7 ABR 2014 · Lectura: min.
España se sitúa en el cuarto puesto de la lista de países europeos que son víctimas de la obesidad infantil.
Según los últimos datos publicados por la Fundación Thao, un 28,3% de los niños españoles que se encuentran entre la franja de edad de los 3 a los 12 años presenta problemas de sobrepeso y obesidad. Se trata de una de las fases más afectadas por este tipo de exceso, que al ir acompañada de un incremento de la edad puede llegar a convertirse en verdaderamente peligroso para la salud.

Mientras que el 16,2% de los niños de tres a cinco años padecen sobrepeso y el 5.7% ya sufren obesidad, en el caso de los niños situados entre los 6 y los 9 años la obesidad se incrementa hasta en un 8,7% de los casos. De los 10 a los 12 años de edad, el sobrepeso aparece en un 23,9% de los menores y la obesidad alcanza el 5,3%. Con estas cifras, España se sitúa en el cuarto puesto de la lista de países europeos que son víctimas de la obesidad infantil, sólo ligeramente por detrás de Italia, Grecia y Malta.

Muchos estudios demuestran que para afrontar de manera eficiente este problema de salud es indispensable que, además del apoyo médico y alimentario, los menores cuenten con el acompañamiento psicológico que tanto necesita la obesidad.

Seguir una dieta apropiada o realizar ejercicio con frecuencia no son medidas suficientes para curar la obesidad. A menudo, sobre todo si se aprecia el sobrepeso desde un punto de vista psicológico, la obesidad puede estar estrechamente vinculada a la percepción que tenemos de nosotros mismos o que recibimos de la sociedad en general.

Junto a los principales problemas de salud que derivan de la obesidad, algunas investigaciones americanas de la Universidad de Nueva York demuestran una disminución de la velocidad cerebral del 100% de los niños analizados, reducida precisamente porque su hipocampo aparece menos desarrollado.

La conexión de esta patología con la psicología es bilateral. Mientras que en algunos casos los factores psicológicos pueden convertirse en los iniciadores de la obesidad, en otros es la propia obesidad la que empeora el aspecto psicológico del paciente y añade nuevos efectos nocivos.

Se ha demostrado que los niños también pueden manifestar trastornos psicológicos y sociales a consecuencia de las dificultades familiares o escolares, estableciendo una mala relación con la comida y desarrollando una hiperalimentación. Cada vez más profesionales están a favor de ofrecer el acompañamiento psicológico como una de las apuestas más efectivas a la hora de combatir la obesidad infantil.

Riesgos y dificultades

Diabetes, problemas respiratorios, problemas ortopédicos, llagas y lesiones provocadas por el exceso de peso son sólo algunos de los posibles efectos de salud que pueden surgir a raíz de la obesidad, convirtiéndose en patologías mucho más complejas al alcanzar la edad adulta.

Desde el punto de vista psicológico, la obesidad puede provocar inseguridades en el niño, así como depresiones, ansiedades o aislamientos sociales. Los riesgos de los problemas psicológicos vinculados a la obesidad son más difíciles de identificar cuanto más pequeño es el niño. A menudo el sufrimiento indirecto de los pequeños de menor edad no suele ser comunicado de una forma directa, aunque puede percibirse en algunos comportamientos.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre bulimia