Acceso centros Añade tu centro gratis

Labilidad emocional no es bipolaridad

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Labilidad emocional y bipolaridad son lo mismo? La respuesta es no. Conoce las diferencias entre ambos conceptos y sus manifestaciones más frecuentes.

29 AGO 2017 · Lectura: min.
Labilidad emocional no es bipolaridad

La labilidad emocional es una serie de manifestaciones de cambios de humor repentinos y sin causa aparente. Es decir, en otras palabras, pasar de la risa al llanto y de la alegría al mal humor rápidamente y con la ausencia de motivos. Mucha gente piensa que tener cambios de humor significa tener trastorno bipolar. Se habla de él como si no fuera nada grave y se tacha o etiqueta a la gente sin pensarlo dos veces. Pues bien, hoy me gustaría explicar y diferenciar ambos conceptos, la labilidad emocional y el trastorno bipolar, así como concienciar de lo que hacemos cuando decimos: "este/a es bipolar" cuando en su lugar en la mayoría de las ocasiones deberíamos decir “está lábil”.

¿Qué es la labilidad emocional?

Empezaremos por la labilidad emocional. Se trata de una serie de altibajos emocionales que pueden durar horas, días o semanas.

“La labilidad emocional no se considera un trastorno per se pero sí que es un síntoma emocional”.

Puede aparecer en personas que padecen trastornos del estado de ánimo como depresión, ansiedad generalizada, ciclotimia o trastorno bipolar, pero no necesariamente se tiene que asociar a un trastorno.

Cualquier persona puede tener episodios de labilidad emocional también llamada labilidad afectiva, de hecho, todos presentamos en mayor o menor medida episodios de labilidad emocional a los que no damos importancia pero se puede llegar a considerar un problema cuando esos cambios son muy abruptos o chocantes. En el caso de la labilidad emocional, la alegría y la tristeza o el enfado van y vienen constantemente de forma súbita y descontrolada tras pequeños desencadenantes a los que otra persona no daría tanta importancia.

Causas de la labilidad emocional

La labilidad emocional puede tener origen neurológico, de hecho, hay estudios que identifican este síntoma con un mal funcionamiento del sistema límbico y se suele manifestar en personas que padecen epilepsia o en aquellos que sufren autismo. Las manifestaciones más habituales de la labilidad emocional son las crisis de angustia, los ataques de ira o el llanto descontrolado tras un comentario o suceso que activa la emoción cuando previamente la persona estaba tranquila y/o contenta. No obstante, es normal que este síntoma aparezca en momentos complicados de nuestra existencia que nos afecten emocionalmente: una pérdida, una ruptura, una crisis existencial...

¿Qué es el trastorno bipolar?

Hablemos ahora de la bipolaridad. A menudo la gente dice sin tener muy claro qué es este trastorno, que ellos mismos lo padecen o tachan a alguien de serlo. Pues bien, el trastorno bipolar se caracteriza por la aparición de labilidad emocional, especialmente por episodios de estados depresivos combinados con episodios de manía o periodos de exaltación de la felicidad y la autoestima.

Es un trastorno grave que suele presentar un curso crónico y requiere estabilización emocional a través de psicofármacos y psicoterapia. Los altibajos que se producen son muy exagerados, la persona se sume en una profunda depresión de forma repentina y sin una causa justificada. De repente deja de hacer todo lo que hacía habitualmente y aparece una gran apatía. Pueden llegar a perder el trabajo en estos episodios porque no acuden a su puesto y ni siquiera avisan, se producen cambios significativos de peso y actividad y la persona puede llegar a conductas autolíticas o intentos de suicidio.

Pero del mismo modo que aparece el episodio depresivo surge la manía. En estos episodios la persona se siente tremendamente bien, lo cual puede parecer bueno pero en muchas ocasiones el pensamiento es acelerado. Aparece una gran impulsividad e incapacidad para pensar o incluso hablar de forma ordenada y la persona puede sentir el deseo de buscar sensaciones nuevas, por lo que pueden surgir conductas de riesgo como conducción temeraria o experiencias sexuales de riesgo.

Como veis, los cambios de humor repentinos pueden ser sintomáticos o no, pero en el caso del trastorno bipolar estos cambios producen una serie de consecuencias que pueden ser catastróficas. En esos momentos de impulsividad quien padece trastorno bipolar puede arrasar con todo lo que tiene a su alcance y arruinar a los familiares o manipular, mentir y provocar problemas relacionales.

labilidad emocional

Diferencias entre labilidad emocional y trastorno bipolar

  • El trastorno bipolar se considera un trastorno psicológico mientras que la labilidad emocional es un síntoma.
  • La labilidad se puede dar tanto en personas con trastornos psicológicos como en personas sanas mientras que el trastorno bipolar presenta labilidad emocional como síntoma de la enfermedad.
  • La labilidad afectiva es una serie de cambios de humor repentinos que representan poca gravedad o consecuencias leves mientras que en el trastorno bipolar los cambios son muy desproporcionados y con consecuencias graves para la persona y la familia de quien lo padece.
  • En la labilidad emocional no aparecen conductas de riesgo mientras que en el trastorno bipolar sí.
  • La labilidad puede deberse a momentos puntuales de la persona, cambios de ciclo hormonal o sucesos externos mientras que el trastorno bipolar es un problema con curso crónico.

Labilidad emocional en niños

En el caso de los más pequeños es muy común que en ocasiones se sientan desbordados por las emociones y no sepan cómo gestionarlas. No obstante, la labilidad emocional en niños también puede mostrarse si tiene cambios de humor radicales repentinos y aleatorios o si estos son muy seguidos. En ese caso, habrá que estar atento para ver qué le ocurre por si hay algo detrás aunque estas situaciones son de lo más normales cuando están desarrollando su propia personalidad. En el caso de la labilidad en adolescentes, esta va asociada a la propia etapa evolutiva ya que ellos acostumbran a vivir todo con especial intensidad fruto de su necesidad de experimentación.

Para finalizar me gustaría comentar que tenemos que ser conscientes de las etiquetas que ponemos a los demás. Está bien hacer bromas pero hay que tener cuidado con estigmatizar a alguien, ya que el trastorno bipolar es un problema grave que genera muchas dificultades tanto a quien lo sufre como a la gente del entorno más cercano. Y la labilidad emocional es más frecuente de lo que creemos.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº 16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil

Bibliografía

Company, R., Oberst, U. y Sánchez, F. (2012) Regulación emocional interpersonal de las emociones de ira y tristeza. Boletín de Psicología, No. 104, 7-36

Sineiro García, C. y Paz Míguez, MJ. (2007) Labilidad emocional/Afectividad negativa y regulación emocional en hijos de madres ansiosas, Universidad de Santiago de Compostela. Psicothema. Vol. 19, nº 4, pp. 627-633

Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. McGraw-Hill.

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • roxana lazo

    Muy bueno y claro considero interesante la explicación y lo mejor que es fácil asimilarlo desde ya gracias me ha servido bastante

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal