¿No puedes desplazarte a ningún centro?
Encuentra un psicólogo online
Acceso centros Añade tu centro gratis

Los celos

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Por qué sentimos celos? ¿Qué podemos hacer para superarlos? Hemos oído muchas veces que los celos son buenos, que si nuestra pareja siente celos es porque nos quiere realmente.

9 FEB 2016 · Lectura: min.
Los celos

Hemos oído muchas veces que los celos son buenos, que si nuestra pareja siente celos es porque nos quiere realmente. Sin embargo ¿Cuánta gente conocemos que se queja de que su pareja es celosa? Si son buenos… ¿Por qué cuando los sufrimos no nos sentimos bien? ¿Por qué cuando estamos celosos nuestra pareja se enfada y le molesta? ¿No se da cuenta que es porque le quiero?

Los celos son una respuesta emocional, son un sentimiento de malestar causado por la certeza, la sospecha o el temor de que la persona querida, a quien se desea en exclusiva, prefiere y vuelve el afecto hacia una tercera persona. Pueden aparecer en cualquier momento de la vida y de la relación, sin embargo hay momentos de nuestra vida donde es más fácil que los celos se disparen, como el inicio de la vida en pareja, tener que viajar, nuevo trabajo, tener un hijo…

Cuando una persona siente celos, a nivel emocional comienza a anticipar todo tipo de situaciones donde el miedo a perder a la persona amada por un rival es la base de todo.

La experiencia emocional, fundamentalmente anticipatoria, se basa en un miedo profundo a perder a la persona amada ante un(a) rival. Habitualmente hay incertidumbres que los mantienen: la persona celosa no tiene claro quien saldría ganando si se la compara con una tercera persona, no sabe que ́ esta ́ pasando realmente en la vida o en la mente de la persona amada, y tampoco si sus propias reacciones son puramente subjetivas o se basan en una situación de traición real. Puesto que esta anticipación le produce un estado de alerta, de "Peligro", la persona tiene la necesidad de ponerse a salvo, de evitar que eso pase, lo que le lleva a realizar todo tipo de conductas como mirar el móvil, controlar con quien habla, realizar interrogatorios, enfadarse si sale, etc.

Lo que la persona celosa no se da cuenta es que cada vez que realiza estas conductas de comprobación, lejos de tranquilizarse lo que hace es reforzar ese círculo vicioso y perpetuar ese comportamiento y esa forma de pensar, que cada vez le hará estar peor consigo mismo y con su pareja.

Los celos bajo control pueden ser una manifestación de afecto a la otra persona, su valor adaptativo es salvaguardar la estabilidad familiar, sin embargo, cuando nos desbordan y son ellos los que nos impulsan a actuar el efecto conseguido es el contrario, lo único que conseguimos es crear un ambiente hostil y distanciarnos de la otra persona.

Cuando esto ocurre estamos siendo presa de celos patológicos. Estos celos podemos identificarlos porque cuando los sentimos no hay provocación por parte de la otra persona, es decir, no hay una causa que justifique los celos pero estamos tan centrados en nuestra preocupación, que el mínimo detalle nos hace sospechar y explotar.

Las emociones que nos provocan tales como el enfado, ira, tristeza, agresividad, etc. son muy intensas, nos sentimos incapaces de poder controlarlas y por ende son ellas las que nos terminan controlando a nosotros.

Todo esto al final termina intercediendo en nuestra vida, en todos los ámbitos, comienza debilitándose la relación de pareja, poco a poco, se ha convertido en una guerra donde cada una de las partes intenta ser superior a la otra <>. Y así comienza una escalada que hace el camino duro, pesado, angustioso para las dos partes. Pero los celos no solo interfieren en nuestra relación de pareja, sino que también influencias nuestras amistades, las que obviamente esperas que te den la razón y te apoyen, la familia, con quien seguramente estemos más irascibles.

¿Qué podemos hacer para no dejarnos llevar por los celos?

Bien, el primer paso para poder solucionar cualquier problema es ser consciente de que tenemos un problema. Algunas de las estrategias que podemos seguir para controlarlos y superarlos son las siguientes;

  1. Los celos suelen aparecer por la percepción o anticipación de una amenaza en la relación. Cuando nos encontremos en esta situación, debemos comprobar si nuestro miedo es real o no, debemos parar y pensar si eso que estamos sintiendo nos sirve para algo, si realmente el miedo está justificado o no.
  2. Establecer una buena comunicación con nuestra pareja, debemos comunicarlo en el momento adecuado y con un tono conciliador, la idea es cotejar nuestra percepción con la realidad de una forma tranquila, mostrando nuestros sentimientos e inquietudes, ya que podemos estar equivocados.
  3. Realiza aficiones sin tu pareja, retoma tus gustos y pasiones olvidados y disfruta de lo que te gusta, de esta forma reducirás tu ansiedad y te sentirás más seguro de ti mismo.

Recuerda que tu pareja no es de tu propiedad y que el único motivo por el que está contigo es porque ha decidido que quiere estar contigo y no por la presión que tú ejerzas.

Rocío Navarro

Escrito por

Psicolari

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre celos