Los celos: orígenes del pasado, claves para el presente

Los celos son una de las emociones más desagradables que podemos sentir. Su origen es biológico pero a nivel social los perpetuamos y les otorgamos todo el poder sobre nuestras relaciones.

28 FEB 2018 · Lectura: min.
Los celos: orígenes del pasado, claves para el presente

Los celos son una emoción totalmente visceral. Esto quiere decir que procede de nuestros instintos más animales, y su función primitiva era asegurar la supervivencia. ¿Cómo aseguran los celos la supervivencia? Imaginemos una manada de lobos en la que hay un macho alfa y una hembra alfa. Esta pareja que lidera la manada posee más libertad que el resto de los miembros por lo que pueden aparearse con otros lobos de la manada. Si el macho alfa se aparease con otra hembra diferente, la hembra alfa podría temer por su supervivencia, ya que el macho habría comenzado a desviar su atención hacia otra hembra y la hembra alfa podría quedar excluida por ello, excluida de la manada. Y un lobo sin manada… podría morir más fácilmente. Por tanto, como vemos, la función de los celos es asegurar la supervivencia y la pertenencia al grupo/manada/pareja.

Curiosamente el lobo con sus celos podría volverse agresivo, en este caso estamos hablando de la hembra alfa. Los celos le incitarían a pelear con la otra hembra, y opuestamente a lo que pretende, quedarse en la manada, quedarse con el macho alfa, su comportamiento agresivo haría que le expulsasen de la manada, ya que no sería un miembro adecuado para el grupo con este tipo de comportamientos agresivos.

En las relaciones humanas ocurre de este modo, solo que es más sutil y no lo percibimos como tal. La pareja constituye uno de los vínculos más importantes de nuestras vidas. Igual que para el niño los padres son su vínculo más fuerte, en el adulto ocurre exactamente lo mismo con la pareja. La pareja conforma nuestro hogar. Nos aporta comodidad, seguridad, en definitiva, nos asegura sobrevivir más fácilmente. Es por ello que cuando uno de los miembros de la pareja comienza a coquetear con una persona externa, con otra persona que no es su pareja.

shutterstock-216486811.jpg

Por tanto, los celos tienen un componente animal. Pero también poseen un componente puramente social. En este sentido podemos ver diferencias culturales al respecto. Existen culturas donde el crimen pasional es bastante habitual y la tasa de muertes de mujeres (hombres en muchísima menor medida) a manos de parejas o exparejas que no pueden soportar ver a la persona con una pareja nueva, es altísima. También es cierto que en este sentido estamos haciendo un gran avance ya que cada vez hay más personas que no toleran los celos dentro de sus relaciones y se comienza a poner límites al respecto. Los celos constituyen un problema a nivel relacional, pero también a nivel emocional.

Cuando hay celos en una pareja, sufren muchísimo ambas personas, el celoso/a y el celado/a. ambos sufren. Cuando una persona se ha desarrollado en una sociedad donde los celos son signo de amor, y, además, posee inseguridades de carácter personal debido a una baja autoestima, los celos están asegurados.

Os presento algunas claves para trabajar a nivel introspectivo, es decir, reflexionando y tratando de integrar en nuestro interior, para superar los celos.

Clave 1. La pareja no es una propiedad

Ni tu pareja te pertenece a ti. Ni tu le perteneces a ella. Elegimos pareja LIBREMENTE y SOMOS LIBRES. NADIE ES DE NADIE. No hay que darle más vueltas, esto es así. Por tanto, asúmelo e intégralo. Además, ten presente que cuando tienes celos es como si estuvieses encarcelado/a, no eres libre, dependes única y exclusivamente de tus celos, ellos te guían, así que no decides libremente tu comportamiento.

Clave 2. Los celos son un medio de control

Pregúntate al respecto si eres controlador/a en el resto de parcelas de tu vida. Aprende a soltar el control, porque en realidad únicamente puedes controlar aquello que depende de ti. Te sugiero que repitas la oración que te muestro a continuación en el momento en el que sientas que estás necesitando controlar algo: "El exterior no depende de mí. Únicamente puedo controlarme a mí mismo/a". Repite esta frase de manera sistemática cuando aparezcan en tu mente tanto los celos como la necesidad de controlar en otras áreas o aspectos de tu vida.

Clave 3. Utiliza técnicas para el control de ansiedad

En este sentido los ejercicios de Mindfulness o meditaciones guiadas que puedes encontrar en plataformas como Youtube, pueden servirte. De igual modo, haz ejercicio físico.

Clave 4. Trabaja tu autoestima

Con ayuda de un experto o mediante talleres, curso, libros. Y por supuesto sé coherente: piensa, habla y actúa en consonancia.

Clave 5. Habla con tu pareja sobre este tema

Comunícale acerca de tus celos, no desde el reproche, sino desde el compartir tus emociones.

Clave 6. Elimina totalmente conductas de control

Tales como mirar el móvil de la otra persona, sus redes sociales, preguntas incesantes acerca de dónde, cómo y con quien está. Prohíbete estas conductas. Contrólalas ya que son adictivas y nos acaban encerrando en un bucle con difícil salida.

Clave 7. Radiografíate a ti mismo/a y reflexiona

Piensa: ¿Qué das en la relación? ¿Das el 100%? ¿Cuáles son las necesidades de tu pareja? ¿Las tienes en cuenta? Si no das el 100% ¿con qué derecho tienes celos?

Clave 8. Trabaja constantemente para ser tu mejor versión y dar lo mejor de ti en la relación

Trabaja para salir de la rutina, para sorprender, para cuidar al otro/a, para darle lo que necesita. Pero no te olvides de ti mismo/a.

Recuerda: Es mucho más bonito elegir a alguien desde el amor, no desde la necesidad. Y de igual modo, es más bonito que te elijan desde la libertad, no desde el miedo, no desde restricciones.

El amor verdadero es un amor libre.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre celos