Acceso centros Añade tu centro gratis

Los diez pasos para alcanzar el cambio con éxito

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

¿Cuál es la actitud ante el cambio? ¿Qué podemos hacer para ir hacia él? ¿Cómo doy ese paso a ciegas? Aquí tienes algunos pasos que pueden servirte de guía.

7 SEP 2015 · Lectura: min.
Los diez pasos para alcanzar el cambio con éxito

La semana que viene empiezo mis vacaciones de verano, con ellas vienen a mí un sinfín de reflexiones acerca de mi trabajo, de cómo ha acontecido en los últimos meses, las terapias que van a finalizar, y las que van a continuar en septiembre a mi vuelta; lo que hago bien, lo que podría mejorar, cosas que me gustaría incorporar…

Haciendo un repaso general me doy cuenta de que hay algo común entre mis pacientes, algo que se repite de diferentes formas, vistiendo distintos trajes, que les angustia y les dificulta avanzar; es el miedo al cambio, a la novedad, a la elección de un nuevo rumbo que implique alejar al anterior.

Nos afianzamos a lo que tenemos como si esa vinculación no fuera efímera. Como si de un ancla atorada en la tierra se tratase nos aferramos a la realidad por miedo a desanclar y navegar a la deriva, por miedo a perder un rumbo que tal vez hace mucho tiempo que ha dejado de ir en la dirección que nos hace felices, por miedo a perder lo que llamamos "malo conocido" que de alguna forma nos genera una falsa sensación de estabilidad.

Tenemos la necesidad de sentirnos constantemente sobre seguro, de hacer las mismas cosas, de seguir nuestras propias huellas, de pisar una y otra vez por el camino que conocemos, como Dorothy en el Mago de Oz que no sale de sus baldosas amarillas. Es entonces cuando tomamos la decisión de no movernos, de no cambiar de no arriesgarnos, de hacer aquello conocido, en vez de apostar por lo que realmente queremos; por aquello de lo que, a pesar de no tener garantías, puede hacernos felices.

Y es que un día nos damos cuenta de que estamos viviendo más para evitar que para actuar y eso requiere un esfuerzo considerable. Hasta que no percibimos mayor placer en el cambio preferimos quedarnos dónde estamos resistiéndonos a que nuestra vida cambie de dirección.

Pero entonces… ¿Cuál es la actitud ante el cambio? ¿Qué podemos hacer para ir hacia él? ¿Cómo doy ese paso a ciegas? ¿Cómo lo hacemos para conseguir romper nuestros esquemas y enfrentarnos a lo desconocido? Aquí tienes algunos pasos que pueden servirte de guía:

1. Dejar de hacer lo imposible

Ante una situación haz lo solo posible, más allá de lo posible está el dolor, y el sufrimiento improductivo. Si ya has dado lo mejor de ti, si has intentado, y probado; tal vez es hora de cambiar de planes. No caigamos en una lucha infinita e improductiva solo por el hecho de no reconocer que ese camino ha llegado a su fin. No es un fracaso, sino una oportunidad para tener nuevos éxitos.

2. Ser fiel a ti

Reconocer que tienes miedo a cambiar pero que necesitas hacerlo. Es una toma de conciencia necesaria que ya va a producir el primer cambio en sí mismo. En esta etapa será necesario que detectes tus juicios sobre ti, sobre la situación y aprendas a ser amable y tolerante contigo mismo.

3. Detecta los mensajes de tu Zona de Confort

Se trata de ser consciente del beneficio que obtengo de mantenerme dónde estoy. A veces tratamos de evitar el dolor a corto plazo creando con ello un dolor mayor a largo plazo. Date cuenta del coste que conlleva estar evitando el dolor reemplazándolo por un placer inmediato o una situación que nos resulta cómoda. Recuerda, cuanto más importancia tiene aquello que deseamos cambiar, más deseamos conservarlo; por tanto se trata de darle a nuestra Zona de Confort una importancia relativa.

4. Conocerte a ti mismo

Encuentra el origen de tu miedo. Todo proceso de cambio viene de la mano con un duelo por lo que dejamos atrás; y por supuesto con una ambivalencia entre el quiero cambiar y quiero quedarme como estoy. El cambio implica ampliación de metas, reajustes y adaptación a nuevas situaciones y con todo ello es normal que lleguen ciertos temores. Hemos de reconocer estos temores, valorarlos y permitirles el espacio para ser; sin dejar que tomen el timón de la situación.

5. Da alas a tu sueño

Define lo que quieres y dónde te gustaría llegar. ¿Qué harías si no tuvieras miedo? Cuando dejas atrás tus temores es cuando comienzas a sentirte libre. Imagínate allí dónde te gustaría llegar, eso te ayudará a conducirte hacia tu objetivo. Ten en cuenta que no puedes cambiar algo luchando contra la realidad existente; se trata de diseñar un modelo nuevo, que deje obsoleto al anterior.

6. Soltar amarras y cambiar el rumbo

Movilízate hacia el cambio. Haz todo aquello que consideres necesario para que el cambio empiece a producirse. Es el momento de poner en marcha el motor que hace que tu nuevo plan empiece a funcionar. Es hora de tirar los trapos viejos, y empezar a caminar en la nueva dirección. Tal vez esta es una de las etapas más complicadas, porque es la que implica dejar atrás, es una etapa de renuncia. Permite que la tristeza o la melancolía hagan su trabajo, no las temas, pues van a ayudarte a realizar tu duelo; y solo... Continúa.

7. Reinvéntate y navega

Se trata de invertir tiempo energía y espacio para conseguir que aquello que quieres se haga realidad. El cambio tiene que ser genuino, hablar de lo que tú eres, es arriesgar y apostar por lo que quieres. Este es el momento idóneo para cometer errores, para permitirte fallar. Esto le va a dar flexibilidad a tu cambio. Es el momento de navegar, de que todo vaya tomando forma poco a poco.

8. Vivir en el ahora

Resituarnos lleva su tiempo, pero es cierto que tenemos que vivir. Observa los pequeños cambios que vas realizando y date el tiempo necesario para adaptarte a ellos, esto te ayudará a aprender a aclimatarte a la nueva situación. El periodo de ajuste habitualmente es de unas tres semanas (los famosos 21 días); que es lo que normalmente necesitamos para acostumbrarnos a la mayor parte de cambios. Así que paciencia! Deja que tus cambios se afiancen y pasa al siguiente.

9. Permite tus fracasos

Como ya hemos dicho anteriormente hemos de tener en cuenta que todo este periodo de cambio no va a venir exento de fracasos. Date permiso. No hay peor combinación que el miedo y la exigencia; cuando los unimos lo convertimos en una combinación muy dañina para nuestra autoestima. Fracasar es una forma de aprender y forma parte de todo proceso de cambio. ¡Recuérdalo!

10. ¡Disfruta del cambio!

Saborea el momento y disfruta de aquello que has conseguido.

Los diez pasos para alcanzar el cambio con éxito
Escrito por

ARA Psicología

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal