Los modelos modernos de familia

Un breve escrito sobre los modelos de familia actuales. Llevamos demasiado tiempo leyendo sobre los modelos clásicos y os ofrezco en este texto los modelos actualizados.

3 ENE 2019 · Última modificación: 5 ENE 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Los modelos modernos de familia

Los nuevos modelos de familia patológicos

La familia ha sido siempre un punto central en el desarrollo humano de la vida y de la sociedad. Desde la antigüedad la familia representa la medida de todo aquello que nos rodea. Ya en tiempos antiguos Cicerón citó una vez en sus escritos: "Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros." Sin duda Cicerón nunca pudo echar una vista al futuro y ver los modelos actuales de familia, si no, su célebre frase hubiera tenido un tono más severo.

Una muestra más moderna, pero ya demasiado repetida y quizás en mi opinión algo obsoleta son los modelos de familia y crianza de Maccoby e Martin expuestos en los años 80. Estos modelos reflejaban a las familias según sí los padres eran negligentes, autoritarios, autorizados recíprocos o extraprotectores. En décadas posteriores apareció el modelo ecológico de Bronfenbrenner, el cual es una división de cuatro sistemas en sí.

En la actualidad seguimos estudiando estos modelos que nos dan una información más descriptiva que operativa, por eso creo necesarios para todos mis -bienqueridos- lectores de la psicología hablar de los nuevos modelos de familia de una forma breve, dinámica e interesante.

Quiero resaltar que la información que remarco es proviene de los estudios llevados acabo en el 2003 sobre modelos de familia, realizados por el prestigioso Centro de Arezzo, principalmente por Emanuela coaut Giannotti, Giorgio Nardone y Rita coaut Rocchi.

Una vez dicho todo esto, quiero destacar que el único modelo sano para una correcta educación parento-filial es el modelo democrático. Este modelo se caracteriza por negociar con los hijos las reglas y las concesiones, pero siempre con un tono conciliador y con unos padres que ejercen su autoridad adaptada a la edad de los hijos.

Antes de entrar al grano quisiera dar solo un dato un tanto inquietante, y es que el 70% de los jóvenes con 35 años aún viven con sus familias de origen. Esto se debe especialmente a un cambio en el modelo de familia que en la década de los 80-90 era más democrático y se centraba más en dejar que el hijo resolviera los problemas solos, a un modelo hiperprotector- permisivo, que es la pandemia educo-familiar actual.

Sin más dilación hablemos de esta pandemia y de los modelos actualmente patológicos de familia (que por desgracia sobreabundan por encima de os sanos).

Modelos Patológicos de familia

  • Modelo Hiperprotector: En este modelo se busca dar al hijo todo lo que necesite para su felicidad, aunque ello sea contraproducente. Se le pregunta además continuamente: ¿Como esta?, ¿Qué necesita?, ¿Cómo podemos ayudarte? etc. Se debe tener en cuenta que en este modelo los padres solucionan continuamente los problemas del hijo. Hay un lema clave en esta familia «Dinos lo que necesitas que nosotros te lo damos». En el fondo toda esta parafernalia solo esconde un terrible mensaje que es: Lo hago por ti porque temo que tú no lo consigas y que puedas sufrir. Este modelo suele crear niños-adultos con miedo a tomar decisiones por sí solos, con muy poca capacidad de superación, en la mayoría de los casos dejan de lado las cosas difíciles y tiene una autoestima bastante deficiente.
  • Modelo Democrático-permisivo: En este modelo los padres intentan establecer normas claras y marcar bien los límites. El problema reside que en cuanto el hijo resiste y comienza con el ciclo llanto-chantaje-amenazas, los padres ceden a sus caprichos, perdiendo así todo su poder. En este modelo se le enseña al niño de forma indirecta a conseguir todo a través de la queja, el llanto, el montar numeritos o incluso la agresividad. En estos casos los niños crecen con un ego desproporcionado por creer que lo pueden conseguir todo fácilmente y que todos les atienden con sus manipulaciones. Gracias a Dios la vida pone a todos en su lugar y cuando se enfrentan a las dificultades reales de la vida, el niño-adulto se derrumba. De este modelo de familia solo pueden salir pequeños tiranos muy sensibles a la frustración que tarde o temprano se vuelve invalidantes en la sociedad.
  • Modelo sacrificante: En este modelo los padres sacrifican totalmente su vida, sus bienes, su tiempo para dar al niño un nivel de vida más elevado del que realmente le corresponde. Los hijos crecen en una pompa de caprichos que les hacen avergonzarse de sus padres cuando no pueden subir su status. Además se fijan en los continuos estereotipos de éxito pero sin llegar a conseguir nada, ni parecerse a ellos, porque no soportan tener que trabajar o conseguir algo por su propio esfuerzo. Estos niños-adultos conforme crecen y no pueden aumentar su nivel de vida desarrollan ciertos trastornos para llamar la atención, y así que sus padres les siguán dando todo lo necesario. Muchas veces toman otra serie de medios poco lícitos para tener el nivel de vida que desean.
  • Modelo Intermitente: Este modelo se caracteriza por una ambivalencia psicoemocional de los padres hacia los hijos; es decir lo que hoy puede ser bueno mañana es malo y en el fondo nada sirve. Son padres que causan en los hijos fuertes dudas, demasiada autoexigencia, una necesidad continua de una aprobación que jamás llegará y una duda sobre sí lo que hacen está bien o mal.
  • Modelo delegante: En este modelo los padres intenta tener la autoridad desde el primer momento, finalmente ceden y esta pasa a los abuelos, tíos, u otros familiares. Esto provoca que los hijos nunca tenga una figura de referencia clara, además los hijos crecen manipulando las relaciones para obtener lo que desean de cada miembro. En su adultez los criados bajo este modelo familiar no sabrán tener relaciones sin el uso de la manipulación y serán personas con una fuerte dependencia de una persona destacada en sus vidas.
  • Modelo autoritario: En estos modelos los hijos deben ser súbditos de una figura parental que impone con una filosofía del deber como debe comportarse el hijo. En general crea a niños con problemas de frialdad emocional, muy reservados y bastante rebeldes en cuanto a las normas y reglas, tanto familiares como sociales. Los hijos en estas familias buscan una pronta emancipación y escapar continuamente de la familia.

Todos estos son los modelos patológicos familiares en la actualidad, todos ellos a través de la psicoterapia tienen solución para volverse familias funcionales y felices.

Como decía Frankl «Cuando no somos capaces ya de cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiar nosotros mismos».

PUBLICIDAD

Escrito por

AC Psicología l Javier Aparicio l Terapia Presencial y Online

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapias familiares