Acceso centros Añade tu centro gratis

Los niños desobedientes

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Los niños que son desobedientes suelen tener un carácter muy fuerte y necesitan que los padres estemos más pendientes de ellos.

18 NOV 2014 · Lectura: min.
Los niños desobedientes

Los niños que son desobedientes suelen tener un carácter muy fuerte y necesitan que los padres estemos más pendientes de ellos. El hecho de que un niño sea desobediente puede responder a varios factores, como puede ser un retraso en el desarrollo personal del niño, pero siempre nos indicará que hay una situación que debemos tratar y manejar.

Cómo actuar si mi hijo es desobediente

Manejar y educar a un niño desobediente puede ser complicado y de lo más agotador para los padres, pero si tenemos ciertos principios claros, veremos que nos será mucho más fácil.

- No se negocia: cuando el niño está en pleno momento de acción no se puede negociar con él. Los padres no podemos negociar con el comportamiento de los niños y debemos mantenernos firmes ante nuestras directrices.

- Las normas claras: no podemos esperar a que un niño se porte bien si no tenemos normas. Debemos establecer las normas de la familia y las debemos hacer cumplir en todo momento, sin excepciones.

- Actuar rápido: cuando el niño desobedece no podemos perder ni un minuto de tiempo y debemos actuar de manera inmediata. Por ejemplo, si le decimos que no más televisión y que vaya a hacer sus deberes y el niño no lo hace, debemos parar automáticamente la televisión y llevarlo a su cuarto.

- Riñas y llanto: lo normal es que el niño llore cuando su autoridad no pueda con la de los padres. No porque llore tenemos que perdonarlo o ablandarnos, pues le enseñaríamos a usar las lágrimas de cocodrilo.

- Provocaciones, mejor no entrar: cuando el niño se empiece a quejar no le podemos seguir el juego porque gana tiempo para ahorrarse sus obligaciones. Debemos pasar a actuar rápido.

- Disciplina en todo y todos los días: los niños, y concretamente los niños desobedientes, tienden a mejorar cuando están acostumbrados a hacer una cosa. Por ello, es siempre mejor que tengamos unas rutinas establecidas y que las sigamos a diario.

- Autoridad positiva de los padres: los niños que se comportan de esta manera es porque, en su interior, no se sienten seguros y los padres debemos ayudarlos con nuestra actitud.

Consecuencias del carácter del niño desobediente

El hecho de que un niño se porte mal no es simplemente agotador para los padres, sino que afecta al desarrollo del niño. Por ello, si no se trata a tiempo, la desobediencia puede traerle problemas mayores cuando vaya creciendo. Debemos corregir este aspecto no solo para mejorar nuestra calidad de vida, sino también para darle un futuro mejor a nuestro hijo.

Escrito por

Centro Formación El Núcleo

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre psicología infantil